La FCOMCI presenta el programa de Cruz Roja “Atención Sanitaria en Peligro”

Versión para impresiónVersión para impresiónEnviar por MailEnviar por Mail

La Fundación para la Cooperación Internacional de la OMC (FCOMCI) ha presentado el módulo de formación en español del programa de Cruz Roja “Asistencia de Salud en Peligro”, en la Asamblea General Extraordinaria de la Confederación Médica Latinoamericana y del Caribe (CONFEMEL), celebrada esta semana en Montevideo, Uruguay.  Un programa online para formar a los médicos que se enfrentan a intervenciones humanitarias complejas, en cuya traducción ha participado la Fundación para llegar a los profesionales sanitarios hispanohablantes

Yolanda López Bailón, directora técnica de la FCOMCI, fue la encargada de dar a conocer este programa en la Asamblea de CONFEMEL, organismo en el que están integradas 19 organizaciones médicas de países Iberoamericanos, además de las corporaciones médicas de España y Portugal.
 
El proyecto “Asistencia de salud en peligro” es una iniciativa –según explicó la directora técnica de la FCOMCI- del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja que dispone de un módulo de formación online para fortalecer la seguridad del acceso a la asistencia de salud y de la prestación de atención médica y formar a los médicos que se enfrentan a estas intervenciones humanitarias complejas.
 
“Este proyecto tiene la finalidad de encarar el problema de la violencia contra los pacientes, los trabajadores y las instalaciones de salud y los vehículos sanitarios, y fortalecer la seguridad del acceso a la asistencia de salud y de la prestación de atención médica en conflictos armados, contextos de violencia u otras situaciones de emergencia” aseguró.
 
Con el fin de llegar a los profesionales sanitarios hispanohablantes, la FCOMCI y Cruz Roja Española han trabajado conjuntamente en la traducción de este módulo al español.
 
La FCOMCI se ha adhirió en 2015 a la campaña “Health Care in Danger” (Asistencia de salud en peligro), tras la firma de un convenio de colaboración con el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y la Cruz Roja Española (CRE), que, según aseguró Yolanda López, incluía el objetivo, además de difundir e impulsar esta campaña, de traducir el módulo en Español “para facilitar el acceso a las herramientas de formación a todas las instituciones, sanitarios, Gobiernos y profesionales humanitarios, entre otros, de la comunidad hispanohablante”.
 
Tras poner sobre la mesa la problemática actual de los ataques a la asistencia en salud con los atentados de varios hospitales como el bombardeo al hospital apoyado por Médicos sin Fronteras en Kunduz, Afganistán, donde murieron 14 médicos y 24 pacientes; o el caso de Siria, donde según la OMS, casi el 60% de los centros de salud no están funcionando, porque fueron cerrados, dañados o destruidos. 
 
Yolanda López, puso especial énfasis en las situaciones de extrema violencia no derivadas de conflictos armados, como es el caso de El Salvador donde existen enfrentamientos declarados entre gobierno y maras, y donde hay un número elevado de homicidios. “Hay zonas en las que no ingresa la policía y ni la fuerza armada, por lo tanto los servicios de salud son precarios”, señaló.
 
En tres años, entre enero de 2012 y diciembre de 2014, en sólo 11 países, el CICR documentó casi 2.400 ataques contra el personal de atención de la salud, las instalaciones, el transporte y los pacientes, por una serie de autores. Más de 2 incidentes por día. En más del 90% de estos casos, los proveedores de salud locales se vieron afectados.
 
Ante esta situación, la representante de la FCOMCI, expresó que existe un marco normativo que se está incumpliendo, que es el que recoge el derecho internacional humanitario (DIH), un conjunto de normas que, por razones humanitarias, trata de limitar los efectos de los conflictos armados y protege a las personas que no participan o que ya no participan en los combates y limita los medios y métodos de hacer la guerra. 
 
“Para que este derecho se cumpla en la práctica, el personal, las instalaciones y los vehículos sanitarios deben ser protegidos: están prohibidos los ataques contra ellos siempre y cuando desempeñen una labor neutral y traten a todos los pacientes por igual, independientemente de su ideología política, credo religioso u origen étnico”, recalcó.
 
Por todo ello, Yolanda López animó a las Sociedades Nacionales de Cruz Roja y los Colegios Médicos de Latinoamérica y Caribe que trabajen en planes nacionales con sus instituciones para mejorar la seguridad de profesional médico y la atención sanitaria.