La FCOMCI se reúne con Cruz Roja Argentina y Uruguaya para trabajar conjuntamente contra la violencia a la asistencia sanitaria

Versión para impresiónVersión para impresiónEnviar por MailEnviar por Mail

La Fundación para la Cooperación Internacional de la OMC (FCOMCI) y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) se han reunido con las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja Argentina y Uruguaya, así como con las representaciones nacionales de la profesión médica, en el marco del Proyecto Asistencia de Salud en Peligro, para trabajar conjuntamente frente a la violencia contra la asistencia sanitaria, identificar los principales problemas regionales de violencia contra las estructuras y personal sanitario y formar a los profesionales en este ámbito

Esta reunión de trabajo, buscaba poner en común a los representantes nacionales de la profesión médica y las instituciones de la Cruz Roja Argentina y Cruz Roja Uruguaya para identificar necesidades y trabajar de forma conjunta en la implantación y desarrollo de medidas nacionales para proteger la atención sanitaria.
 
La reunión de Argentina contó con la participaron del Dr. Serafín Romero Agüit, vicepresidente de la Organización Médica Colegial de España (OMC); Yolanda López, directora técnica de la Fundación para la Cooperación Internacional de la OMC y el Dr. Bruce Eshaya-Chauvin, asesor médico de la Campaña Asistencia de Salud en Peligro del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), entre otros.
 
La Fundación, a partir de su convenio de trabajo con el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y la Cruz Roja Española en relación al proyecto Health Care in Danger – Asistencia de Salud en Peligro, para la protección de la asistencia sanitaria en contextos de conflicto armado y violencia, se ha reunido con los profesionales médicos nacionales y la Cruz Roja Uruguaya y Argentina para potenciar su trabajo conjunto, en el marco del proyecto, con las instituciones nacionales para la  implantación de medidas que favorezcan la intervención sanitaria en contextos complejos de violencia.
 
A partir de la firma de colaboración de la Fundación para la Cooperación Internacional de la OMC con Cruz Roja Española (CRE) y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), las tres instituciones han trabajado de forma conjunta en su difusión e implantación. 
 
El pasado 26 de abril, la Fundación presentó el módulo de formación en español del programa de Cruz Roja “Asistencia de Salud en Peligro”, en la Asamblea General Extraordinaria de la Confederación Médica Latinoamericana y del Caribe (CONFEMEL), celebrada en Montevideo, Uruguay. 
 
Un módulo de formación online para dotar de herramientas a los profesionales sanitarios que dan asistencia en contextos de violencia, y cuya traducción al español ha sido el eje central que motivó la firma de un convenio de colaboración, en septiembre de 2015, por la Fundación, Cruz Roja Española y el CICR. 
 
El objetivo principal de esta colaboración era dotar de una herramienta de trabajo y formación a los profesionales sanitarios hispanohablantes y las instituciones sanitarias y actores humanitarios de Latino América y el Caribe, que desarrollan su labor en contextos de violencia.
 
En el marco de esta colaboración con el CICR y la CRE, el pasado 29 de abril, se mantuvo un encuentro en Buenos Aires, para trabajar en la incorporación de la Campaña Asistencia de Salud en Peligro, a nivel nacional, a partir de la identificación de los problemas de violencia que afectan a los profesionales sanitarios del país, principalmente en el ámbito de la asistencia pre hospitalaria en contextos de violencia. 
 
La reunión de trabajo, buscaba poner en común a los representantes nacionales de la profesión médica y las instituciones de la Cruz Roja Argentina para identificar necesidades y trabajar de forma conjunta en la implantación y desarrollo de medidas nacionales para proteger a atención sanitaria. 
 
La reunión contó con la participaron de: Bruce Eshaya-Chauvin, asesor médico de la Campaña Asistencia de Salud en Peligro del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Serafín Romero Agüit, vicepresidente de la Organización Médica Colegial de España (OMC),  Yolanda López, directora de la Fundación para la Cooperación Internacional de la OMC, D. Jorge Coronel, presidente de la Confederación Médica de la República Argentina (COMRA), Luis Mazzuoccolo, director Distrito IV- Caja de Previsión y Seguro Médico de la Provincia de Buenos Aires, Diego Tipping, presidente de la Cruz Roja Argentina, María Cecilia Villafañe, directora general de la Cruz Roja Argentina y miembros del Consejo de Gobierno de la Cruz Roja Argentina, que representan las 63 filiales de la organización en el país, como son, Caba, Buenos Aires, Chaco, Chubut, Córdoba, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, La Pampa, Mendoza, Misiones, Neuquén, Salta, San Juan, San Luis, Santa Cruz, Santa Fe, Santiago del Estero, Tierra del Fuego y Tucumán.
 
Un encuentro similar tuvo lugar entre la Fundación con la Sociedad Nacional de la Cruz Roja Uruguaya y el Sindicato Médico del Uruguay, para identificar las necesidades de protección de la atención sanitaria en la Región y la formación de profesionales sanitarios en este sentido. A esta reunión asistieron, la presidenta de la Cruz Roja Uruguaya, Mary Zapata, la Dra. Nívea García de Meerhoff, miembro de la Junta Directiva de la CRU, Yolanda López, directora de la Fundación para la Cooperación de la Organización Médica de España y el Dr. Alfredo Toledo, vicepresidente del Sindicato Médico del Uruguay.
 
La Fundación, la CRE y el CICR están trabajando en la difusión de la campaña y en la puesta en común de las Sociedades Nacionales de la CR y los profesionales médicos, y otros sanitarios, con el fin de identificar a nivel país los problemas de violencia que afectan a la atención sanitaria, apoyarse en las herramientas que el programa pone al servicio de los profesionales sanitarios y humanitarios, así como potenciar el desarrollo de herramientas legales, normativas y políticas desde las instituciones nacionales que hagan frente a la realidad de la violencia contra profesionales, infraestructuras e instrumentos sanitarios en cada país.
 
La Campaña Asistencia de Salud en Peligro – Health Care in Danger 
 
La Campaña Asistencia de Salud en Peligro – Health Care in Danger, es una iniciativa del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja cuya finalidad es encarar el problema de la violencia contra los pacientes, los trabajadores sanitarios, las instalaciones y vehículos sanitarios, y fortalecer la seguridad del acceso a la asistencia de salud y de la prestación de atención médica en conflictos armados, contextos de violencia u otras situaciones de emergencia.
 
Esta campaña surge para denunciar y establecer medidas internacionales y regionales, que hagan frente a la violencia contra la asistencia de salud y para hacer respectar las herramientas del Derecho Internacional Humanitario. 
 
El ataque a la asistencia sanitaria no se reduce a contextos de conflicto armado. En países como el Salvador, la violencia obstaculiza la prevención y el acceso sanitario a ciertas zonas del país tomadas por las pandillas, la delincuencia y el narcotráfico.
 
En otros países Latinoamericanos las agresiones al personal sanitario son frecuentes en centros sanitarios y atención pre hospitalaria. Según el ranking del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal A.C. de México, 42 de las 50 ciudades más violentas del mundo se encuentran en América Latina y el Caribe. Según los datos recopilados por Fernando Casado Cañeque, fundador del Centro de Alianzas para el Desarrollo dedicado a promover alianzas globales para lograr los Objetivos del Milenio, de las 50 ciudades del ranking, 21 se ubican en Brasil, 8 en Venezuela, 5 en México, 4 en Sudáfrica, 4 en Estados Unidos, 3 en Colombia y 2 en Honduras. El Salvador, Guatemala y Jamaica completan el listado.
 
La Región contienen el 9% de la población y el 30% de los homicidios del mundo, con la tasa de homicidios per cápita más alta del mundo: más de 10 asesinatos por cada 100.000 habitantes, según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Tener herramientas para hacer frente a la violencia, no se limita a los contextos de guerra. La violencia en Latinoamérica y el Caribe, viene de la mano del crimen organizado, el narcotráfico, y las bandas juveniles.
 
En Centroamérica existen 900 maras, con un total de 70.000 miembros, según datos del Banco Mundial en su informe Crimen y Violencia en Centroamérica Un Desafío para el Desarrollo 2011.
 
En tres años, entre enero de 2012 y diciembre de 2014, en sólo 11 países, el CICR documentó casi 2.400 ataques contra el personal de atención de la salud, las instalaciones, el transporte y los pacientes, por una serie de autores. Más de 2 incidentes por día. En más del 90% de estos casos, los proveedores de salud locales se vieron afectados. Según datos del CICR, más de 4.200 fueron víctimas directas de la violencia contra la salud; más de 598 trabajadores de la salud fueron asesinados, heridos o agredidos; más de 700 trasportes sanitarios fueron afectados directa o indirectamente en el desarrollo de su labor. 
 
En 2008, el CICR empezó a recoger y analizar los incidentes para ver cómo la violencia afecta a la prestación de asistencia sanitaria en países en conflicto o con altas tasas de violencia, donde el CICR trabaja.  
 
El Derecho Internacional Humanitario (DIH) 
 
El Derecho Internacional Humanitario (DIH) es un conjunto de normas que, por razones humanitarias, trata de limitar los efectos de los conflictos armados. Protege a las personas que no participan o que ya no participan en los combates y limita los medios y métodos de hacer la guerra. 
 
Para que este derecho se cumpla en la práctica, el personal, las instalaciones y los vehículos sanitarios deben ser protegidos: están prohibidos los ataques contra ellos siempre y cuando desempeñen una labor neutral y traten a todos los pacientes por igual, independientemente de su ideología política, credo religioso u origen étnico.
 
Estas disposiciones, consagradas en los cuatro Convenios de Ginebra de 1949 y en sus Protocolos adicionales, así como en el derecho internacional consuetudinario, vinculan el derecho a recibir atención médica con la obligación de todas las partes en un conflicto de buscar y recoger a los heridos después de la batalla, y facilitar el acceso a las instalaciones de salud. 
 
Estas leyes son de obligado cumplimiento para todos los Estados y las partes en los conflictos de todo el mundo. Pero no siempre se respetan.
El problema no es la falta de un marco normativo internacional sino su incumplimiento y la impunidad. 
 
La Comisión Internacional Humanitaria de Encuesta emana de los Protocolos Adicionales a los Convenios de Ginebra, y es el único órgano permanente creado específicamente para investigar violaciones del Derecho Internacional Humanitario. 
 
Aunque esta Comisión existe desde 1991, aún no ha sido utilizada. Se requiere que uno de los 76 Estados firmantes auspicie una investigación. Los gobiernos hasta ahora han sido demasiado condescendientes o han tenido miedo de sentar un precedente. La herramienta existe pero nunca ha sido activada.