Big data, conflictos de intereses y redes sociales, centran los nuevos temas de la actualización del Código Deontológico

Versión para impresiónVersión para impresiónEnviar por MailEnviar por Mail

El V Congreso de Deontología Médica, celebrado en Segovia, abordó la actualización que se está realizando del Código Deontológico y que estará lista para finales de año o los primeros meses de 2019. Entre los temas que han sido llevados al primer plano del debate figuraban aquellos casos en los que la legislación y el Código Deontológico se contradicen, la exigencia propia en los conflictos de intereses y la crítica ante la permisividad de la publicidad engañosa o la importancia de inculcar el Código entre los médicos jóvenes


Segovia medicosypacientes.com / R. M. P.
 

En la mesa ‘Construyendo el futuro de la Deontología Médica. Nuevo Código’ intervinieron el Dr. Juan José Rodríguez Sendín, presidente de la Comisión Central de Deontología de la OMC; y los doctores Ángel Hernández, Juan Antonio Pérez Artigues y Antonio Blanco Mercadé, miembros de la misma. 

El Dr. Rodríguez Sendín señaló  respecto a los conflictos de intereses que "la innovación biomédica hoy por hoy se ha convertido en el mecanismo más perverso de transferencia de dinero público a bolsillos privados que existe”, con cierta frecuencia a cambio de nada o de sufrimiento. "Algunos médicos son unos títeres peligrosos en manos de intereses financieros fuertes que marcan lo que la profesión médica tiene que hacer, se han dejado deteriorar moralmente por intereses ajenos a nuestra profesión, mientras que otros lo hemos permitido con nuestro silencio y pasividad", incidió.

Otro asunto de relevancia en el Código será la inteligencia artificial y big data, tema sobre el que el Dr. Rodríguez Sendín expuso que "la investigación como imperativo moral supone que la misma ha de ponerse al servicio de la humanidad con el fin de buscar respuestas a los problemas de salud y extender lo antes posible sus logros a todos los seres humanos que puedan beneficiarse de ella". Además, comentó que "esto es absolutamente novedoso y los hipotéticos beneficios pueden estar en respuestas más agiles, control del gasto en función de resultados, pero es cierto que aparecen muchos riesgos". 

Por su parte, el Dr. Juan Antonio Pérez Artigues recalcó que “el médico tendrá que asumir que, dentro del profesionalismo, no sólo tiene que estar al día de los conocimientos técnicos, sino que debe saber cuáles son sus deberes respecto al Código",  antes de adelantar que la actualización del documento tratará, entre otros asuntos, la calidad de la atención y la definición del acto médico especializado, cuestiones sobre el secreto médico y el tutor MIR como figura ejemplarizante, la continuidad asistencial entre niveles y especialistas o la responsabilidad de las sociedades científicas ante actuaciones que vayan en contra de la Deontología. 

El Dr. Antonio Blanco Mercadé explicó que "la sociedad es cambiante, los códigos éticos son plurales y no hay una moral única que se imponga", por eso  se han recuperado temas que en 2011 no se llegaron a tratar y que ahora la actualidad ha vuelto a poner el foco sobre ellos, como las pseudociencias. 

Respecto a esta actualización del Código,  el Dr. Ángel Hernández apuntó  que abordará la violencia de género, "porque el médico tiene el deber de combatirla y prestar su colaboración activa para erradicarla", y también juega un papel importante en la detección de agresiones a niños o ancianos. Otro apartado relevante será el de la responsabilidad, porque "la relación médico-paciente debe sustentarse en la lealtad, veracidad y honestidad, y el profesional tiene la obligación de denunciar las conductas o disposiciones que generen riesgo o daños a los pacientes". Además, tratará la influencia de las redes sociales, área en la que conviene "separar lo profesional de lo personal, y se deberán cumplir las normas establecidas en el Código  respecto a la publicidad".   

Pie de foto: Los Dres. Blanco Mercadé, Pérez Artigues, Hernández Gil y Rodríguez Sendín.