Dr. Francisco Javier Rodríguez Del Río: Día Atención Primaria

Dr. Francisco Javier Rodríguez Del Río. Médico de Familia de Horcajo de los Montes (Ciudad Real). Secretario Vocalía de Atención Primaria Rural. Coordinador Grupo  de Trabajo AP25. Vocal de Atención Primaria Rural de Ciudad Real.

EL 12 de abril de 2020 fue el día más triste de la Atención Primaria, en primer lugar por todos los Especialistas en  Medicina de Familia que han fallecido en relación a la pandemia de Covid-19, al igual médicos de otras especialidades médicas y sanitarios tanto de Atención Primaria como de Atención Hospitalaria y en tercer lugar por la escasa dotación de medios de protección para los profesionales sanitarios, en especial, los que trabajan en Atención Primaria.

Todos los años en estas fechas reivindicamos acceso a pruebas complementarias, estabilidad laboral, aumento de la dotación presupuestaria, formación… pero este año, el día de la Atención Primaria, ha brillado por el concepto de desprotección. Desprotección en cuanto a EPIs, mascarillas, gafas… material que en los medios de comunicación, nuestros gestores explican que  se compra en multitud, pero que desgraciadamente llegan escasos a los hospitales y en Atención Primaria casi ni los vemos, y menos aún cuando hablamos de la Atención Primaria rural.

La población está muy agradecida a sus profesionales, sin embargo, no lo está de los gestores del sistema sanitario, porque en estos momentos de necesidad es la profesionalidad de sus sanitarios la que les garantiza su asistencia, a pesar de la multitud de carencias que se reivindican todos los años en este día, su asistencia no se ha visto disminuida, y esto a su vez la población nos lo ha correspondido.

La celebración del día de la Atención Primaria la estamos viendo con los aplausos de la población todos los días a las 8 de la tarde, porque el enfermo que llega al centro de salud o consultorio nos ve con batas no impermeables (salvo excepciones), con mascarillas quirúrgicas, con gafas que no realizan un adecuado aislamiento y valoran que sus Sanitarios están dando la vida por su asistencia y la de sus seres queridos, por este motivo nos están fabricando delantales con bolsas de basura, mascarillas, nos dan sus gafas de protección laboral para ayudarnos a mantenernos.

Hace 4 días se me rompió la mascarilla ffp2 que tengo, ya muy reutilizada después de un mes de uso a diario ,que fue rescatada del EPI del ébola. Pedí, a través del coordinador del centro de salud, una a la gerencia pero le contestó que las mascarillas ffp2 no son necesarias para el personal de atención primaria que  atendemos a los enfermos con covid-19, sino que es suficiente como indican en sus protocolos, que usemos mascarillas quirúrgicas y este es sólo uno de los motivos por el cual más del 20% de los sanitarios de Atención Primaría están enfermos por covid-19. Y a esto le sumamos la ausencia de test rápidos (en mi consultorio llevo más de un mes atendiendo pacientes covid-19 positivos, y aún no se han preocupado en hacer un test). A ningún experto de gerencia se le ocurre pensar, que está muy bien las medidas de aislamiento de la población en casa, pero no se paran a razonar que los sanitarios podemos ser un vector de contagio, ya que no atendemos al covid-19 con adecuados medios de protección,  que más del 20% de los sanitarios están enfermos y que a ese enfermo en realidad lo podemos contagiar y enviar a su domicilio y puede transmitirlo a su familia.

Un año más el Día de la Atención Primaria pone de manifiesto que una gestión nefasta en Atención Primaria solo sirve para hundir el sistema sanitario, una Primaria débil colapsa un segundo nivel asistencial. Llevamos años explicándolo, pero nuestros gestores han tenido que llegar a comprobarlo y comprender que las reivindicaciones de este día eran una realidad y que a esta altura no tiene solución. No tiene solución la muerte de nuestros compañeros, no tiene solución que más del 20% de los sanitarios estén infectados, no tiene solución que los hospitales estén colapsados, no tiene solución que tengamos más de 17.000 pacientes fallecidos y no tiene solución que nuestros gestores después de esta crisis seguirán eludiendo la Atención Primaria, pues continuarán explicando en los medios, unas inversiones que no llegan, unos medios de protección inexistentes y una Atención Primaria privilegiada. La única celebración de la que podemos presumir es que Atención Primaria tiene unos profesionales que dan su tiempo y  su vida por sus pacientes y que la población en agradecimiento, es la que está dotando de medios caseros a sus sanitarios con tal de conservarlos, lo demás que digan, al menos en mi caso, es mentira.