El Consejo de Europa recuerda que la ética y los derechos humanos deben guiar "cualquier uso" de la edición del genoma

Versión para impresiónVersión para impresiónEnviar por MailEnviar por Mail

Así, el organismo europeo aludió a su Declaración sobre las tecnologías de edición del genoma, adoptada durante su octava sesión plenaria celebrada en diciembre de 2015, así como a la Convención sobre Derechos Humanos y Biomedicina, de 1997, el "único instrumento" internacional legalmente vinculante que aborda los derechos humanos en el campo biomédico.

Los métodos de modificación genética no son nuevos y durante varias décadas desempeñaron un papel esencial en la investigación biomédica y, de hecho, las nuevas tecnologías de edición del genoma, como CRISPR-Cas9, han hecho posibles modificaciones "simples y precisas" en una amplia variedad de especies.

En este sentido, y aunque el Consejo de Europa reconoció que existe un "fuerte apoyo para una mejor comprensión" de las causas de las enfermedades y su tratamiento futuro, y que estas tecnologías tienen un potencial considerable para la investigación en este campo y para mejorar la salud humana, avisó de que la aplicación de las tecnologías de edición del genoma a gametos humanos o embriones plantea "muchos problemas éticos, sociales y de seguridad", en particular a partir de cualquier modificación del genoma humano que pueda transmitirse a las generaciones futuras.

"Estas expectativas y preocupaciones siguen siendo muy relevantes hoy en día con respecto a esas nuevas tecnologías de edición del genoma. Abordar estos temas es el objetivo del trabajo realizado por el DH-BIO", zanjó.