La Dra. Manuela García traslada la preocupación del CGCOM por la asistencia a los pacientes NO COVID y por el impacto de la pandemia en los sanitarios a la AEMH

La Dra. García Romero, vicepresidenta segunda del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos, participó el pasado sábado en la asamblea de la Asociación Europea de Médicos de Hospitales (AEMH) donde trasladó a sus homólogos europeos la preocupación de la corporación médica española ante el impacto de la pandemia en la salud de los sanitarios o la necesidad de avanzar en la asistencia sanitaria a los apcientes no COVID-19.

La Dra. Manuela García Romero presentó en la AEMH un informe nacional sobre el estado de la vacunación, en el que resaltó los datos de contagios desde el inicio de la pandemia, expuso cómo se produjo el colapso del sistema sanitario, habló del impacto de la cuarta ola, explicó cómo avanza la vacunación y, finalmente, enumeró las principales preocupaciones que siguen presentes entre los profesionales médicos ante la actual crisis.

La Dra. Manuela García Romero afirmó que, de acuerdo con los datos oficiales, “la pandemia supera los 3,5 millones de contagios y las 78 000 muertes en España”.

Durante la primera ola, “la incertidumbre, la falta de previsión en EPI y la escasez de pruebas diagnósticas llevaron a los hospitales al colapso”, y siete comunidades autónomas (Madrid, Cataluña, Aragón, Castilla-La Mancha, Castilla y León, País Vasco y La Rioja) se vieron obligadas a incrementar las plazas de UCI de las que disponían con el fin de hacer frente al coronavirus. Además, en este período se produjo el mayor índice de mortalidad: “las siguientes olas, a pesar de presentar un mayor número de casos positivos debido a la mayor capacidad de testeo, no han llegado a esos niveles de saturación ni de mortalidad”, ya que, de acuerdo con Manuela García Romero, estábamos más preparados, y los circuitos estaban más estudiados, lo que ha permitido adaptarse a la situación según la demanda de cada momento.

La cuarta ola, afirmó García Romero, “ha tenido un impacto menor que las anteriores si atendemos a los datos del Ministerio de Sanidad”, ya que la incidencia acumulada (IA) es actualmente de 223 casos por cada 100 000 habitantes (datos del 3 de mayo), mientras en la segunda ola era de más de 500 y, en algunas comunidades llego a superar los 1000.

De acuerdo con los expertos, la suavidad de esta ola, en comparación con las anteriores, se debe “a la vacunación y al mantenimiento de las restricciones sociales en buena parte del país”. Aunque aun estamos lejos de la inmunidad de rebaño, “abril ha sido un mes clave para el avance de la vacunación, y todas las esperanzas están puestas en que vaya aún más rápido en el mes de mayo”. Cabe destacar que, aunque ha llegado un mes más tarde de lo previsto, el 100% de los mayores de 80 años “ya tiene al menos una dosis”.

Además, la vicepresidenta segunda del CGCOM, enumeró una serie de preocupaciones que siguen entre la profesión médica y que no debemos olvidar:

  • Las variantes del virus (como la procedente de la India) que están entrando en España
  • La asistencia sanitaria a los pacientes no COVID-19
  • El agotamiento de los sanitarios de acuerdo con el estudio “Repercusiones de la COVID-19 sobre la salud y el ejercicio de la profesión de los médicos de España”)