La UEMO defiende la importancia de la Medicina General y la Medicina de Familia en los programas de vacunación europeos

El Dr. Hermenegildo Marcos, acompañado por el Dr. José Ramón Huerta, participó en la Asamblea de la UEMO los pasados 28 y 29 de mayo en representación del CGCOM, en la que se aprobó una declaración a favor de la vacunación y en defensa del papel de la Medicina General y la Medicina de Familia en este ámbito.

El 29 de mayo de 2021, en el segundo día de la Asamblea General de primavera, la UEMO aprobó una declaración sobre la vacunación contra la COVID-19 acerca del papel de los médicos de cabecera a la vanguardia de la vacunación en general y la vacunación COVID-19 en particular.

En toda Europa, la Medicina General y la Medicina Familiar han estado estrechamente involucradas en la respuesta a la pandemia de COVID-19. La profesión no solo ha gestionado el virus, sino que también ha desempeñado un papel importante tanto en la prevención como en la reducción de la transmisión.

Afortunadamente, se han desarrollado rápidamente vacunas eficaces contra la COVID-19 y los gobiernos de todo el mundo se han centrado en políticas diseñadas para maximizar su inmunidad de rebaño. Quedó claro que los programas de vacunación rápidos, sistemáticos y generalizados fueron fundamentales para reducir tanto la transmisión como la mortalidad por COVID 19 y que la Medicina General y la Medicina Familiar tenían que estar en el centro de eso.

En toda Europa, cada vez hay una mayor disponibilidad de vacunas; el desafío ha sido garantizar que las poblaciones tienen acceso a ellas y aumentar la capacidad de vacunación. Sin excepción, la Atención Primaria ha desempeñado un papel fundamental y fundamental en proceso de vacunación. Además, la profesión es una fuente de información fiable y ha demostrado su valor en la educación de la ciudadanía, ha defendido la importancia de la salud pública, y ha reducido las dudas sobre la vacuna y maximizado su adopción.

La UEMO apoya la vacunación como el mecanismo preferido, pero no el único, para reducir las consecuencias y la tasa de mortalidad debido a la pandemia de COVID-19 y cree que es la forma más eficaz para que la sociedad vuelva a las libertades prepandémicas y aborde los problemas sin precedentes de crisis social y económica.