Los Estados miembros apoyan una propuesta de la Comisión Europea para reducir la presencia de ácidos grasos trans en los alimentos

Versión para impresiónVersión para impresiónEnviar por MailEnviar por Mail

Bruselas destacó, en un comunicado, que diversos estudios científicos, incluido uno reciente de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) han subrayado en los últimos años que la ingesta de este tipo de grasas debe ser "lo más baja posible" para evitar riesgos sobre la salud. De ahí que se acordó fijar un tope de dos gramos de grasas 'trans' por cada 100 gramos de grasa.
 
El comisario de Salud y Seguridad Alimentaria, Vytenis Andriukaitis, celebró la postura de los gobiernos de la UE y ha advertido de que el creciente consumo de grasas 'trans' ha sido "una gran preocupación" para los médicos "durante muchos años".
 
"Este voto favorable es un paso adelante porque provocará acciones concretas para eliminar las grasas 'trans', en beneficio de los ciudadanos europeos", subrayó, que pìdió celeridad para completar el proceso de adopción de la normativa para que pueda aplicarse cuanto antes.
 
La normativa debe ser examinada ahora por el Parlamento Europeo, que dispone de dos meses para pronunciarse. Se espera una adopción final del Reglamento para la primavera de 2019.