Ministros de Salud del MERCOSUR se comprometen a priorizar salud en planes de adaptación al cambio climático

Versión para impresiónVersión para impresiónEnviar por MailEnviar por Mail

La declaración se firmó en la XLIII Reunión de Ministros de Salud del MERCOSUR y Estados Asociados, que tuvo lugar el pasado 23 de noviembre de 2018 en Montevideo, Uruguay. El acuerdo llega en un momento en que líderes de todo el mundo se reúnen en la 24ª Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP24) en Katowice, Polonia. Allí, los países discutirán el plan de implementación para el Acuerdo de París 2015, cuyo objetivo es coordinar los esfuerzos de información para reducir el calentamiento global.

El cambio climático se ha convertido cada vez más en una gran amenaza tanto para los sistemas de salud como para la salud pública en la región de las Américas.”

El cambio climático se ha considerado "la mayor amenaza para la salud mundial del siglo XXI". De hecho, el clima puede afectar la salud de diversas maneras, incluso a través de fenómenos meteorológicos extremos y desastres, olas de calor, contaminación de alimentos y agua, y un aumento de las enfermedades transmitidas por los vectores. El cambio climático también puede tener efectos sobre los sistemas socioeconómicos que impactan a la salud pública, incluso a través de la inseguridad alimentaria y del agua, la escasez de recursos y los desplazamientos forzosos de las personas.

“El cambio climático se ha convertido cada vez más en una gran amenaza tanto para los sistemas de salud como para la salud pública en la región de las Américas”, dijo Marcos Espinal, Director de Enfermedades Transmisibles y Determinantes Ambientales de la Salud de la OPS. “Es vital que los países de la región se comprometan a integrar plenamente la salud en todos sus planes de adaptación al cambio climático. La declaración del Mercosur es un gran ejemplo de este compromiso”, subrayó.

Los impactos del cambio climático en la salud ya se están sintiendo en las Américas. El aumento de las temperaturas puede provocar golpes de calor en las personas, especialmente en los ancianos, pero también puede incrementar la duración de las sequías y el riesgo de incendios forestales. Solo en los últimos dos años, más de 200,000 personas en las Américas fueron desplazadas como resultado de incendios forestales y millones de dólares se han debido gastar en reparar daños estructurales.

El aumento de las temperaturas también incrementa el número de tormentas tropicales intensas e inundaciones que afectan a la región, que se ha visto azotada por unos 335 desastres relacionados con el clima entre 2005 y 2014, lo que representa un 14% más con respecto a la década anterior. En 2017, más de 625,000 personas se vieron afectadas por las intensas lluvias en Perú, y más de 270 muertes se registraron en Colombia debido a deslizamientos de tierra. El cambio climático también puede afectar y ampliar la distribución geográfica de las enfermedades transmitidas por vectores.

La OPS está trabajando para apoyar iniciativas y acciones regionales acerca del cambio climático y la salud, entre otras cosas, mediante la provisión de creación de capacidad y apoyo técnico para los sistemas de alerta temprana de múltiples peligros, y en la preparación de Capítulos de Salud en Planes Nacionales de Adaptación al Cambio Climático (S-PNAD). Además, la Organización está apoyando al sector de la salud para que lidere con el ejemplo, a través de adquisiciones sostenibles y la implementación de instalaciones de cuidado de la salud “inteligentes”, que tienen como objetivo aumentar su resistencia a los desastres y reducir su impacto ambiental.

La declaración del MERCOSUR

La declaración del MERCOSUR compromete a los Ministerios de Salud de los países miembros a liderar el desarrollo de estrategias de salud como elementos esenciales de los Capítulos de Salud en Planes Nacionales de Adaptación al Cambio Climático (S-PNAD). Estas estrategias se centran en reconocer las vulnerabilidades de salud relacionadas con el cambio climático, y proponen formas de aumentar la resiliencia del sistema de salud.

La declaración también compromete a los países a generar evidencia sobre la salud y el cambio climático para desarrollar indicadores, facilitar el intercambio de información e informar la toma de decisiones.

Salud y cambio climático en la COP24

La COP24 se llevará a cabo en Katowice, Polonia, del 3 al 14 de diciembre de 2018. El objetivo principal de la Conferencia es llegar a un consenso sobre cómo los países deben implementar el Acuerdo de París e informar sobre su progreso.

El 5 de diciembre, la Organización Mundial de la Salud lanzó su informe - Informe especial de la COP 24: Salud y cambio climático. Este informe destacó que si bien ha habido un progreso positivo en la solución de los problemas de salud y cambio climático, todavía hay un largo camino por recorrer. El informe proporciona una serie de recomendaciones para los gobiernos sobre cómo maximizar los beneficios para la salud de abordar el cambio climático y evitar los peores impactos en la salud de este desafío global.