Gripe A/H1N1: Mensaje de la OMC a la población

Versión para impresiónVersión para impresiónEnviar por MailEnviar por Mail

La nueva gripe A/H1N1 es “gripe” y por lo tanto hay que combatirla con información veraz, higiene y vacunación cuando esté disponible. Aunque con el verano pueda desaparecer el virus, podrían darse millones de casos en los próximos años. Con higiene, medidas preventivas, información veraz y fármacos disponibles se pueden combatir como cualquier otra pandemia de gripe.

Reproducimos el mensaje enviado por la Organización Médica Colegial (OMC) a los medios de comunicación con objeto de hacer llegar a la población general información sobre la nueva gripe A/H1N1.

Organización Médica Colegial (OMC)

La gripe es una enfermedad respiratoria altamente transmisible de persona a persona, mediante el estornudo, la tos, la saliva y las secreciones nasales. Cada año, generalmente en los meses invernales, afecta a uno o dos millones de españoles, provocando cuadros típicos de fiebre, tos, dolores de garganta, musculares y de huesos; la diarrea también es posible y el cansancio puede durar más días que el resto de síntomas.

En consecuencia esta gripe no se diferencia mucho, clínicamente hablando, de la que actualmente padecemos todos los años, unos con más virulencia que otros y de las cuales el número de casos y las muertes ocasionadas están disponibles en las publicaciones oficiales del Ministerio de Sanidad y a nivel mundial de la OMS.

Cada año disponemos de una nueva vacuna, que todas las personas con cierto riesgo (niños pequeños, ancianos, enfermos crónicos, profesionales sanitarios y cuidadores) deben recibir. La vacuna evita la mitad de las bajas laborales, la mitad de las hospitalizaciones y la mitad de los fallecimientos relacionados con la gripe común.

Además de la vacuna existen medidas de higiene para evitar la gripe como el lavado frecuente de las manos, evitar compartir vasos, el lavado de los juguetes y chupetes, evitar los lugares muy concurridos en el pico de la epidemia y procurar toser y estornudar sobre pañuelos desechables. La distancia de 2 metros con el enfermo que tose evita la infección. Medidas como tomar vitaminas o fármacos homeopáticos carecen de utilidad.

Pues bien, la nueva gripe A/H1N1 es “gripe”. Los esfuerzos por contener los casos iniciales con estrictas medidas de cuarentena, pretenden hacer más lenta la entrada de la nueva forma de virus, para mantener libre nuestro país de esta enfermedad hasta que se disponga de la vacuna. La preocupación que tenemos los médicos, el resto de los profesionales sanitarios y las autoridades se debe a que para esta nueva gripe no existe inmunidad previa (salvo quizá los nacidos antes de 1956, fecha hasta la cual circuló un virus H1N1 y quizá también tengan cierta protección los vacunados sistemáticamente en años anteriores con la vacuna para la gripe estacional, pero esto aun no lo sabemos).

Con el verano, el virus podría desaparecer, incluso para siempre. Pero de confirmarse las previsiones más verosímiles, son posibles a lo largo de los dos próximos años millones de casos de esta gripe en España. Para entonces dispondremos de vacuna y además tenemos una reserva suficiente de antivirales (el tratamiento de la gripe).

Es preciso recordar que en todas las gripes un año normal ocasiona millones de afectados en el mundo, de los cuales centenares de miles sufrirán neumonías y miles de personas morirán. Es así de duro pero así de real.

Se debe ofrecer la realidad, y que científicamente es previsible, en su justa medida sin negarle a la población su derecho a conocer y gestionar su salud responsablemente. Tranquilizar a toda costa puede volverse en contra de todos. Si se verifica el escenario plausible de una pandemia de gripe: ¿cómo movilizar entonces a una población que creyó que no existía ningún problema y que todo estaba controlado?, pero escandalizar innecesariamente y alarmar a la población más sensible tiene efectos indeseables que debemos evitar.

Es preciso tener en cuenta que el problema sanitario existe, es grave y puede llegar en los próximos meses de forma muy aguda. Siga las instrucciones de las autoridades sanitarias, vacúnese cuando sea posible y aprenda a convivir con un virus que posiblemente se quedará entre nosotros, combatiéndolo principalmente con información veraz, higiene y la vacunación.

Organización Médica Colegial de España
Madrid, 4 de mayo 2009


Enlaces relacionados: