Esta es una crisis, sobre todo, de recursos humanos

Versión para impresiónVersión para impresiónEnviar por MailEnviar por Mail

El Foro Iberoamericano de Entidades Médicas (FIEM) ha permitido poner en común la problemática de la salud y la atención sanitaria en España y Latinoamérica

Tras la celebración este fin de semana en Toledo del “II Encuentro del Foro Iberoamericano de Entidades Médicas (FIEM)”, que ha reunido a los representantes de las organizaciones médicas de España, y Latinoamérica.

Esta es, sobre todo, una crisis de recursos humanos

Albert Jovell, presidente del Foro Español de Pacientes ha analizado los cuatro pilares en que se sustenta el origen la crisis actual: financiero, psicológico, sociológico y político; pero sobre todo ha destacado que esta es “una crisis de recurso humanos”.

En su opinión “el modelo de valores profesionales está intoxicado y las organizaciones se han hecho opacas y burocráticas”. Según ha comentado, “el sistema público ofrece garantías, pero no gestiona con eficiencia”. En su repaso a los problemas (desafección institucional, dificultades para trabajar en equipo, etc.) de nuestro Sistema Nacional de Salud destacó que, a pesar de ello, el ciudadano está satisfecho con la atención recibida. En definitiva, hay –en su opinión- una “confianza muy alta en el médico” pero también “las expectativas del ciudadano igualmente muy altas”.

Mantener los presupuestos, reforzar la Atención Primaria y gestionar con transparencia

Leonel Argüello, presidente de la Sociedad Nicaragüense de Medicina General, ha transmitido un mensaje positivo indicando que toda crisis es también una oportunidad para avanzar y consolidar el sistema sanitario. No obstante hace un llamamiento a los gobiernos centrado en tres puntos que considera esenciales: “no disminuir los presupuestos sanitarios, reforzar la Atención Primaria y transparencia en el uso de los fondos de ayuda”.

La tecnología interfiere en la autonomía personal de los médicos

El índice de desarrollo humano (IDH) pone en evidencia las grandes diferencias existentes aún hoy día entre los países, según ha expuesto José Luis Gomes do Amaral, presidente de la Asociación Médica de Brasil, quien ha enumerado los objetivos que deberían ser prioritarios en este milenio, pero de manera especial la reducción de la mortalidad infantil, la mejora de la salud materna y la lucha contra enfermedades como el sida y la malaria.

En cuanto al papel de los médicos reconoce que “la tecnología interfiere en la autonomía personal” de los profesionales sanitarios y reclama un mayor acercamiento entre médicos y pacientes.

A mayor desempleo, menor protección social

Para Ignacio Berrios, vicepresidente de la Confederación Médica de la República Argentina, “hay un impacto distributivo negativo que fomenta la desigualdad” y en consecuencia “la crisis no afecta a todos por igual”. Según expone, en Argentina “las reformas emprendidas en las últimas dos décadas no han hecho sino aumentar la desigualdad” y lamenta que la crisis financiera pueda reducir el gasto en salud.

Berrios comenta que “a mayor desempleo, menor protección social” y, a título de ejemplo indica que un médico que ahora se jubile en Argentina después de toda una vida de ejercicio profesional, tendría unos 200 dólares de pensión.

Lo que es posible en el ámbito sanitario, ya no es factible económicamente

El presidente del Colegio de Médicos de Córdoba, Serafín Romero, defiende también “el mantenimiento de las inversiones en salud”, recordando que “la salud es un derecho y hay que apelar a la justicia social”. En el caso de nuestro país, el gasto de salud se sitúa en el 8,9% del PIB y está por debajo de la media europea. Tras analizar los diversos elementos que agravan la crisis y los riesgos que para la población supone esto en términos de salud, Romero enfatiza que “todo lo que en el ámbito sanitario es posible, ya no es económicamente factible”. En consecuencia, “protección, promoción y prevención de la salud, deberían marcar nuestras políticas frente a la crisis”.

En este escenario “se necesita un compromiso social por la sostenibilidad del sistema” y ahí los Colegios de Médicos tienen que “colaborar con el Gobierno, mantener un compromiso con la excelencia y la formación, e impulsar la seguridad del paciente”.

Hacer una medicina más humana, no cuesta más

Antonio Turnes, del Sindicato Médico del Uruguay, recuerda que los recursos humanos deben ser la prioridad número 1 y es necesario poner el acento en las personas. Frente a una medicina cada día más compleja hay que ir a una medicina “más humana, más cercana al paciente”, poniendo énfasis en que “todo esto no cuesta más”.

Propugna más ayudas para la Atención Primaria, que atiende al 80% de las patologías y que, en época de crisis ve aumentado el número de pacientes no sólo por aquellos que pasan de la privada a la pública sino por el aumento de las patologías asociadas a la situación de desempleo de los trabajadores. Igualmente señala que “la ética es muy proclamada, pero poco ejecutada”.

Los médicos están por los derechos humanos

Para el vicepresidente del Consejo General de Colegios de Médicos, Ricard Gutiérrez, “la crisis económica tiene consecuencias claras sobre la salud (alteraciones emocionales, aumento de patologías psicosomáticas...) y la sanidad (aumento de la frecuentación y desigualdades), por lo que es básico incrementar el presupuesto sanitario, las coberturas, las prestaciones y calidad en la atención”. También apuntó que “el ritmo del cambio de la innovación tecnológica va a ser el auténtico reto de los sistemas sanitarios en el futuro, más que el envejecimiento de la población”. Para concluir señala que “la salud es un derecho y los médicos estamos por los derechos humanos”.

Enlaces relacionados: