El 70 por ciento de los españoles está de acuerdo en que todos los espacios públicos queden libres de humo

Una regulación más estricta del consumo de tabaco reduciría en un 10 por ciento el número de afectados por el hábito tabáquico en España, y entre un 30 y un 40 por ciento el número de nuevos fumadores registrado cada año, según datos aportados por el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT) en una rueda de prensa celebrada ayer jueves en la sede de la OMC. El CNPT se ha mostrado convencido, además, de que el establecimiento de lugares cien por cien libres de humo en España supondría un "importante ahorro" para las arcas públicas, ya que se calcula que por cada euro recaudado por la venta de tabaco, el Estado gasta dos euros en costes directos o indirectos provocados por las enfermedades derivadas del tabaquismo

Descripción de la imagen

La presidenta del CNPT, junto al
investigador Hyland y el
presidente de la SEDET.

El endurecimiento de la actual ley antitabaco es una demanda social apoyada por el 70 por ciento de los españoles, tanto fumadores como no fumadores. "Sin embargo, no se ha llevado a cabo por las presiones de algunas patronales de la hostelería que 'fortalecen el mito' de que la prohibición total de fumar en espacios públicos conllevará grandes pérdidas para el sector, según ha manifestado en rueda de prensa la presidenta del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), Mª Ángeles Planchuelo.

Durante el encuentro con los medios de comunicación celebrado, ayer jueves, en la sede de la Organización Médica Colegial (OMC), en el que también participaron el presidente de la Sociedad Española de Especialistas en Tabaquismo (SEDET), Francisco Javier Ayesta, y el experto norteamericano Andrew Hyland, investigador del Roswell Park Cancer Institute, de Buffalo (EE.UU.) fue presentado el Seminario "Tabaquismo pasivo: avances y nuevas oportunidades", que se celebra mañana sábado en el Hospital Clínico de Madrid, organizado por la SEDET, el CNPT y la OMC.

Como se puso de manifiesto en la rueda de prensa, la prohibición total de fumar en espacios públicos que planea llevar a cabo el Ministerio de Sanidad y Política Social en el primer semestre de 2010 reduciría en un 50 por ciento el riesgo de padecer cáncer de pulmón entre los trabajadores del sector de la hostelería, según la presidenta del Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo (CNPT), María Ángeles Planchuelo.

El tabaquismo es la primera causa de carga de enfermedad en España, además de constatarse de que el tabaquismo pasivo genera enfermedad y muerte. Así, pasar dos horas en un local donde se puede fumar aumenta un 10 por ciento el riesgo de sufrir un infarto y un 30 por ciento el de padecer enfermedad coronaria, subrayó la doctora Planchuelo. En cambio, con medidas estrictas frente al hábito tabáquico se puede llegar a obtener hasta un 10 por ciento más de espacios libres de humos y también un 8 por ciento más de hogares sin humo.

Descripción de la imagen

Momento de la rueda de prensa
celebrada en la OMC.

Estos problemas pueden prevenirse, y la mejor manera es evitando que las personas fumen en lugares públicos, argumentó esta experta. Además de un beneficio para la salud del fumador, "que es la víctima, no el enemigo" -aclaró Planchuelo-, el establecimiento de lugares cien por cien libres de humo en España supondría un "importante ahorro" para las arcas públicas, ya que se calcula que por cada euro recaudado por la venta de tabaco, el Estado gasta dos euros en costes directos o indirectos provocados por las enfermedades derivadas del tabaquismo, un total del 16 por ciento del gasto sanitario anual en España, precisó.

Por su parte, el investigador Andrew Hyland aseguró, en base a estudios realizados, que aquellos países que han establecido regulaciones que dan dado lugar a espacios cien por cien libres de humo no han sufrido consecuencias negativas en los sectores de la hostelería y restauración. "La experiencia en otros Estados ha demostrado que lo que ocurre cuando se promulgan normativas de este tipo el resultado que se obtiene es: aire más limpio, población más motivada a cumplir la ley y apenas consecuencias económicas negativas", tal como apuntó.

El presidente de la SEDET, el doctor Francisco Javier Ayesta, remarcó que diversos informes técnicos concluyen que la restricción total del consumo de tabaco en los espacios cerrados "es, en la práctica, la única manera realmente eficaz de proteger a la población de la exposición involuntaria al humo ambiental tabáquico".

Objetivos del seminario

Desde que en 2005 se aprobó la legislación española, restringiendo parcialmente el consumo de tabaco en los ambientes laborales, se han ido acumulando múltiples evidencias y experiencias sobre su toxicidad y sobre cuáles son y cuáles no las medidas eficaces para proteger de esta exposición al humo. En este sentido, 2008 y 2009 "han sido años especialmente fructíferos en conclusiones científicas al respecto", según los responsables del seminario que se celebra mañana sábado, auspiciado por la SEDET, el CNPT y la OMC.

Esta jornada parte, sobre todo, con dos objetivos: ofrecer una actualización de los avances más recientes en el campo de la exposición involutaria al humo del tabaco, principalmente, en cuanto a toxicidad y abordaje y repercusiones del mismo; y por otro lado, constituirse como un foro de discusión sobre las formas más adecuadas de implementar las políticas de control, especialmente de las relacionadas con la creación de espacios libres de humo.

Enlaces relacionados: