La OMC recuerda la importancia de mantener hábitos de vida saludables para reducir la incidencia de enfermedades crónicas

Versión para impresiónVersión para impresiónEnviar por MailEnviar por Mail

Con motivo del Día Mundial de la Salud que se celebra hoy miércoles, 7 de abril, este año bajo el lema "Mil ciudades, mil vidas", desde la Organización Médica Colegial se insiste en que los regímenes alimenticios no saludables, la inactividad física y el tabaquismo contribuyen al aumento del riesgo de sufrir muchas patologías no transmisibles así como enfermedades crónicas tales como la obesidad, la hipertensión, las enfermedades cardiovasculares, la osteoporosis, la diabetes tipo 2 y determinados tipos de cáncer

Descripción de la imagen

Hoy, 7 de abril, se celebra el Día Mundial de la Salud, bajo el lema “Mil ciudades, mil vidas” que se centrará en la urbanización y la salud de los ciudadanos. En esta línea, la Organización Médica Colegial (OMC) quiere recordar la importancia de concienciar al ciudadano de seguir hábitos de vida saludables que eviten la incidencia de muchas enfermedades crónicas así como algunos tipos de cáncer. Por otro lado, también es necesario que los gobiernos lleven a cabo iniciativas y reglamentos que mejoren la salud urbana.

Según datos de la OMS, más de 100 millones de personas, un tercio de la población urbana, viven en suburbios. Según las estimaciones del Banco Mundial, en 2035 las ciudades serán núcleos de pobreza predominantes. Entre los problemas de salud de la población pobre de las zonas urbanas / periurbanas se encuentra el aumento del riesgo de violencia, enfermedades crónicas y algunas patologías transmisibles como la tuberculosis y el VIH/sida.

Los resultados sanitarios están determinados por las actividades preventivas, condiciones ambientales, demográficas, sociales, económicas y de infraestructura física. En esta línea, desde la OMC se recalca la necesidad de implementar medidas para combatir los problemas de salud en las mencionadas zonas entre las que destacan la inversión en el transporte activo, el diseño de áreas destinadas a promover la actividad física y la aprobación de controles reglamentarios sobre el tabaco, la inocuidad de los alimentos así como mejorar la calidad del saneamiento, el agua y el aire.

Según informes de la OMS, en los últimos años la urbanización ha crecido más rápido que la capacidad de los gobiernos para construir infraestructuras básicas que hagan las ciudades seguras, gratificantes y sanas. Sólo entre 1995 y 2005, la tasa de crecimiento de la población urbana de los países en desarrollo fue de 1,2 millones cada semana o unas 165.00 personas cada día. Asimismo, tanto en los países de ingresos elevados como los de ingresos bajos y medios existen diferencias significativas de esperanza de vida entre los habitantes. La urbanización no planificada, especialmente en el mundo en desarrollo, se ha visto acompañada por el constante crecimiento de los suburbios y los barrios marginales.

Actualmente, aproximadamente el 80 por ciento de la carga mundial de enfermedades crónicas se concentra en los países de ingresos bajos y medios, lo que tiene grandes repercusiones para la calidad y el coste de la atención a largo plazo, así como para el acceso a ella. Los datos sobre los resultados sanitarios en materia de salud infantil, procedentes de 47 países, muestra una mayor desigualdad socioeconómica en las áreas urbanas que en las rurales.

Los regímenes alimenticios no saludables, la inactividad física y el tabaquismo contribuyen al aumento del riesgo de sufrir muchas patologías no transmisibles así como enfermedades crónicas tales como la obesidad, la hipertensión, las enfermedades cardiovasculares, la osteoporosis, la diabetes tipo 2 y determinados tipos de cáncer.

De la demanda del paciente

El usuario-paciente, a menudo, demanda al Sistema Sanitario todo lo que no recibe y no encuentra en su entorno: Bienestar, Solidaridad, y, a veces, hasta afecto y ayuda.

El nivel cultural, y en especial el sanitario, del usuario-paciente es otro factor determinante de su interacción con los servicios de salud. La poca cultura sanitaria de nuestra población determina, con relativa frecuencia, una mala utilización de los servicios sanitarios y una implicación mínima de la misma en el auto cuidado de su propia salud. La poca atención que hasta ahora se ha dedicado, en todos los ámbitos, a la cultura sanitaria ha provocado una notable sobrecarga del sistema sanitario que ha debido asumir el coste.

La supuesta gratuidad de los servicios sanitarios conlleva para los usuarios el desconocimiento absoluto de sus costes siendo su consecuencia más inmediata, el aumento de la demanda y, por tanto, del gasto sanitario. Desconocer el coste de una visita médica, de una exploración complementaria, de una cama hospitalaria o de un medicamento, produce, si el pagador es el Estado, una insaciable demanda de los mismos. El ciudadano piensa que, al no tener precio su salud tampoco debe tener un límite su coste.

La situación socioeconómica de nuestro medio es otro factor de primer orden en los comportamientos de los usuarios-pacientes. El paro, el progresivo envejecimiento de la población y la inmigración son, entre otras, características de nuestro entorno que determinan las demandas que los ciudadanos plantean a sus servicios sociales y de salud.

Campaña contra el tabaquismo

Uno de los problemas de salud pública que más presencia tiene en las ciudades y que constituyen una de las principales causas de muerte evitables es el tabaquismo. Para la OMC los médicos tienen un compromiso con la sociedad de concienciar sobre los riesgos reales que el tabaquismo conlleva tanto para los fumadores como para aquéllos que respiran el humo de otros.

En esta línea, la OMC, como miembro activo del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), colabora en la promoción de la campaña puesta en marcha, recientemente, para apoyar la modificación legislativa sobre el consumo de tabaco “¿Por qué nosotros no? Acción Ciudadana por la Salud y el cambio de la Ley de Tabaco”. A través de la página web www.porquenosotrosno.org, todo el que quiera tanto médicos y sus corporaciones, así como pacientes y ciudadanos en general, se pueden sumar a esta campaña en apoyo al endurecimiento de la actual normativa antitabaco que aportará amplios beneficios para la salud de la población.

Enlaces relacionados: