La "prescripción enfermera" protagoniza la mesa de debate “La Medicina y las otras profesiones sanitarias”

Otro de los temas que se analizó en el II Congreso de la Profesión Médica, organizado por la OMC, ha sido la tendencia general hacia la delegación de funciones médicas en otros profesionales que quieren provocar cambios en la manera de trabajar del médico. Para ello contó con la intervención del Dr. Pedro Hidalgo, presidente del Colegio Oficial de Médicos de Badajoz; el Dr. José Ramón Huerta, presidente del Colegio de Médicos de Soria; el Dr. Juan José Sánchez Luque, presidente del Colegio Oficial de Médicos de Málaga; El Dr. Cosme Naveda Pomposo, presidente del Colegio Oficial de Médicos de Vizcaya; el Dr. Carlos González Villardel-Urbano, presidente del Colegio Oficial de Médicos de Sevilla; y el Dr. José Ignacio Domínguez Torres, presidente del Colegio Oficial de Médicos de Huesca

Otro de los temas que se analizó en el II Congreso de la Profesión Médica, organizado por la OMC, ha sido la Medicina y las otras profesiones sanitarias. Para ello contó con la intervención del Dr. Pedro Hidalgo, presidente del Colegio Oficial de Médicos de Badajoz; el Dr. José Ramón Huerta, presidente del Colegio de Médicos de Soria; el Dr. Juan José Sánchez Luque, presidente del Colegio Oficial de Médicos de Málaga; El Dr. Cosme Naveda Pomposo, presidente del Colegio Oficial de Médicos de Vizcaya; el Dr. Carlos González Villardel-Urbano, presidente del Colegio Oficial de Médicos de Sevilla; y el Dr. José Ignacio Domínguez Torres, presidente del Colegio Oficial de Médicos de Huesca.

Descripción de la imagen

Juan Manuel Garrote, José Ignacio Domínguez, Cosme Naveda, Pedro Hidalgo, Juan José Sánchez Luque, Carlos González Vilardell-Urbano, José Ramón Huerta.

Como consecuencia de la crisis global de recursos humanos hay una tendencia general hacia la delegación de funciones médicas en otros profesionales que quieren provocar cambios en la manera de trabajar del médico, en beneficio propio. En algunos ámbitos sanitarios se ha extendido el término “Delegación de Funciones” para describir aquella situación en la que una función desempeñada por un profesional de la salud altamente cualificado, es transferida a otro de un menor nivel de formación, generalmente justificándolo por la escasez de profesionales de mayor cualificación, como los médicos.

Desde la OMC se señala que en España en estos momentos no existen razones sanitarias, sociales, económicas o profesionales que justifiquen la delegación de funciones médicas a otros sanitarios. Por consiguiente resulta inaceptable la denominada “prescripción enfermera” realizada al margen del médico y del diagnóstico previo que solo el médico garantiza. Actuando de esta manera se genera confusión en el paciente, descoordinación asistencial y duplicidad de esfuerzos, se ignoran las necesidades y preferencias del paciente y se obtiene un resultado final que no mejora la calidad asistencial, ni la gestión clínica, ni una atención sanitaria eficiente y que sólo responde a una necesidad de dar espacio y contenido profesional a la enfermería y no a razones sociales o sanitarias que prioricen el interés del paciente.

La situación actual es que varias profesiones sanitarias están pidiendo que se les amplíe el campo de su práctica justificándolo en mejoras en su formación y experiencia que les permiten aumentar su acceso a la atención sanitaria y responder así a la falta de médicos. Desde la OMC se manifiesta que la actual formación de las profesiones colindantes con la medicina no los prepara para asumir ciertas responsabilidades.

La introducción de la mesa “La Medicina y las otras profesiones sanitarias” corrió a cargo del Dr. Juan Manuel Garrote, presidente del Colegio Oficial de Médicos de Segovia, que expuso una radiografía de la situación actual del profesionalismo médico y planteó algunas cuestiones como si se debería dejar en manos de la Administración el control de las profesiones o quien debería velar por los excesos cometidos en ellas.

El moderador de la mesa, el Dr. Pedro Hidalgo, realizó una reflexión previa donde señaló que “nos deberíamos plantear si estamos regulando y delimitando correctamente la profesión médica. Las transferencias de funciones desde la profesión médica a otras de menor carga formativa y competencial puede/ocurre desde la Administración Sanitaria, buscando un ahorro de médicos, pero también se produce desde la profesión médica tratando de aligerar la carga de trabajo”.

Asimismo el Dr. Hidalgo planteó la cuestión de si se estaban “delegando funciones o haciendo una dejación de ellas” y remarcó la importancia del trabajo de un equipo multidisciplinar, basada en el compromiso, colaboración y competencia para la mejora de la calidad asistencial al paciente, sin que haya “una transgresión de las competencias y un hurto de roles sea desde las administraciones sanitarias o desde los colectivos médicos”.

Delimitar las funciones

Descripción de la imagen

Participantes en la mesa de "La Medicina y las otras profesiones sanitarias".

Desde el 2009, las actuaciones del Consejo Andaluz de Colegios de Médicos han generado una gran polémica en relación a ”la prescripción enfermera”, el Dr. Juan José Sánchez Luque, presidente del Colegio Oficial de Médicos de Málaga, comenzó su exposición señalando que “en Andalucía funcionamos con el modelo de proceso asistencial. Una patología no hay que verla como un círculo cerrado sino que intervienen distintas especialidades médicas así como otras profesiones sanitarias que no son médicos. Estos procesos se definen en base a la evidencia científica y a un marco de competencias que tiene que realizar cada actor que participa en el ámbito médico”.

“Pero hay que tener en cuenta que el asumir una función por parte de un colectivo lleva una responsabilidad civil y legal. Cuando una profesión adquiere una nueva competencia supone un beneficio profesional, totalmente lícito, pero también un beneficio económico”, apuntó el Dr. Sánchez Luque.

Para el presidente del COM Málaga no hay que olvidar que es una realidad que en la práctica diaria el enfermero realiza algunas indicaciones entre las que se encuentran, también, la dieta, el ejercicio, la adherencia al tratamiento, etc. que forman parte de su práctica asistencial y descargan trabajo al médico. Para el Dr. Sánchez Luque, “este decreto, que tanto se ha criticado sin conocer su contenido, planteaba la prescripción de enfermera entre casos: los medicamentos sin receta, los accesorios y la intervención en el ajuste de la medicación después de pasar unos protocolos dirigidos y autorizados por el médico”.

“Cuando en enero de 2009 la Administración nos llamó para sentarnos en la mesa y decidimos participar, pero dejamos claro que desde un punto de vista legal, la función de prescripción era exclusiva del médico y conseguimos rebatir que el concepto de receta desapareciese y se cambiase por el de indicación terapéutica. Ese decreto, después se ha modificado con la Ley del Medicamento y se ha vuelto a denominar receta”, aclaró el presidente del Colegio Oficial de Médicos de Málaga.

Para finalizar el Dr. Sanchez Luque cuestionó si el propio colectivo de enfermería tenía interés en prescribir y advirtió que “lo que no puede ocurrir es que una función de una profesión pase a otra por la falta de médicos”.

La responsibilidad de la prescripción

Por otro lado, el Dr. Cosme Naveda Pomposo, presidente del Colegio Oficial de Médicos de Vizcaya, señaló que la sociedad solicita una atención sanitaria global y se mostró a favor de la prescripción enfermera siempre que se delimiten bien las funciones y asuman la responsabilidad que implica firmar una receta.

“La atención médica es el eje sobre todas las decisiones que se toman en la asistencia sanitaria pero debe haber un respeto mutuo entre los profesionales sanitarios. Para ello debe haber una limitación de funciones claramente especificadas. Desde mi punto de vista la prescripción enfermera no merma la autoridad y las competencias del médico”, señaló el Dr. Cosme Naveda Pomposo.

“Es una realidad que la prescripción de enfermería se lleva haciendo sin control, pero bien delimitada no es una amenaza ya que puede ser una herramienta para la estrategia del cuidado del paciente. Lo que sí es imprescindible es que todo acto quede reflejado en la historia clínica. Desde mi punto de vista es mejor que se denomine receta a indicación y que el enfermero asuma la responsabilidad que conlleva este documento con su firma y fecha”, apuntó el presidente del Colegio Oficial de Médicos de Vizcaya.

Por otro lado, el Dr. Carlos González Villardel-Urbano, presidente del Colegio Oficial de Médicos de Sevilla, preguntó a la mesa de debate qué modificaciones conllevan en la práctica asistencial diaria los nuevos cambios de la normativa legal en lo que se refiere a la prescripción enfermera.

A este respecto, el Dr. Sanchez Luque respondió que dada la breve experiencia de su comunidad “es muy reciente ya que su uso no está muy extendido. Ahora mismo se están modificando los proceso asistenciales y los colegios de médicos estaremos muy pendientes para que no traspasen funciones”, puntualizó el presidente del COM Málaga.

Por otro lado, el Dr. José Ignacio Domínguez Torres, presidente del Colegio Oficial de Médicos de Huesca, planteaba la duda de si se había llegado a esta situación por no haber tenido bien definido qué es la profesión médica (la Asamblea de la OMC del pasado 27 de marzo aprobó las nuevas definiciones de la profesión médica).

Por su parte, el Dr. Cosme Naveda Pomposo opinó que llegados a esta realidad “al final lo que va a condicionar es cómo se legisle y se regule así como la elaboración de los protocolos de actuación”.

Finalmente, la gran mayoría de los congresistas, a través sistema de votación interactiva, manifestaron su desacuerdo por la incorporación de otros profesionales sanitarios al uso, indicación y autorización de medicamentos y productos sanitarios y lo califican de una invasión de sus competencias. Asimismo una gran parte considera que la armonización de las competencias entre enfermera-médico es justificada sólo por el beneficio del paciente.

Enlaces relacionados: