La formación troncal de los futuros médicos especialistas aportará más calidad a la atención del paciente

La creación de una formación troncal previa a la especialidad que se elija para ejercer la Medicina en España parte de la necesidad, por una parte, de ofrecer una mayor calidad en la atención al paciente y, por otra, de dotar de una formación básica a los profesionales que después ejercerán como médicos especialistas. Se trata, fundamentalmente, de proporcionar a los ciudadanos unos especialistas que, aparte de ser expertos en un campo determinado del conocimiento, posean una formación básica clínica que les capacite para atender a sus pacientes de una forma menos parcelada, tal como se explicó durante una de las mesas de trabajo dedicada a la Troncalidad dentro del II Congreso de la Profesión Médica

Descripción de la imagen

Los doctores, Puyol, Carmona, Ferrero, Moreno, Cabrera, Santos y Garrote.

La formación troncal de los futuros especialistas médicos se sustenta en una necesidad de potenciar una acción integral de calidad y de seguridad para los pacientes, a través de una labor de equipo, absolutamente indispensable en el ejercicio actual de la Medicina, con enfoque multidisciplinar, tal como se puso de manifiesto en la mesa "Troncalidad en la Formación MIR. El futuro de la formación médica", celebrada en el marco del II Congreso de la Profesión Médica, celebrado en Madrid el pasado fin de semana.

En este acto participaron los doctores Juan Manuel Garrote, presidente del Colegio de Médicos de Segovia, como coordinador del Módulo dentro del que se incluyó dicha mesa; el doctor Ramón Pujol, presidente electo de la Federación Europea de Medicina Interna, encargado de la reflexión preliminar; el doctor Manuel Carmona, representante nacional de Médicos en Formación, que actuó como moderador; el doctor Alfonso Moreno, presidente del Consejo Nacional de Especialidades en Ciencias de la Salud (CNECS), al que se le dio el papel de relator; el doctor Avelino Ferrero, presidente de la Federación de Asociaciones Científico-Médicas Españolas (FACME), quien hizo de discursor. Por su parte, los doctores Pedro Cabrera, presidente del Colegio de Médicos de Las Palmas y José Luis Santos, representante nacional Médicos con Empleo Precario fueron los encargados de expresar, a través de una serie de cuestiones, las principales preocupaciones que este tema suscita entre la profesión médica.

La necesidad de ofrecer a los ciudadanos unos especialistas médicos que, aparte de ser expertos en un campo determinado del conocimiento, tengan una formación básica clínica que les capacite para atender a sus pacientes de forma menos parcelada, más integral y autosuficiente ha sido uno de los pilares en los que se sustenta la Troncalidad, como nuevo horizonte en la formación postgraduada en Medicina. Se parte de esta reflexión inicial del presidente electo de la Federación Europea de Medicina Interna, el doctor Ramón Pujol para dotar de contenido dicha mesa.

Así, entre los principales objetivos de la Troncalidad, tal como detalló, por su parte, el presidente del Consejo Nacional de Especialidades en Ciencias de la Salud (CNECS), el doctor Alfonso Moreno, caben destacar: la mejora de la competencia final, favoreciendo el proceso de la formación especializada de manera equilibrada y reconocimientos específicos de la especialidad y comunes a las especialidades del tronco; potenciar el aprendizaje de la resolución de los problemas desde distintos ámbitos y desde distintos niveles asistenciales, y facilitar también una elección más informada de la especialidad; la mejor continuidad asistencial en el itinerario de cada paciente, con una mejor coordinación interna y externa; así como una mayor elasticidad en la oferta.

Ventajas y amenazas

El presidente del CNECS también ahondó sobre algunas de las fortalezas de este nuevo sistema formativo para el médico residente (MIR) entre las que cabe destacar: ampliar y favorecer la resolución de problemas desde distintas perspectivas (multidisciplinariedad); mejorar la coordinación externa e interna en los distintos ámbitos sanitarios; y proporcionar una formación más orientada a la atención del paciente que a la propia enfermedad.

Por el contrario, para el doctor Moreno entre las amenazas que acechan se encuentran: la resistencia al cambio; no todas las especialidades son susceptibles de ser agrupadas en troncos, y así lo contempla la LOPS; la delimitación clásica de especialidades médicas, médico-quirúrgicas o procedimentales quizá no sea un criterio suficiente de agrupación; y la falta o carencia de evaluaciones previas; así como la prolongación del tiempo formativo no siempre determinado por aumento de competencia y/o progreso científico-tecnológico.

El presidente de la FACME, el doctor Avelino Ferrero, que actuó de discursor frente a los argumentos expuestos por el profesor Moreno si coincidió, sin embargo, en que "la formación troncal se establece para dar más calidad en la atención al paciente". Ahora bien, como precisó, "su contenido deberá ser pactado tanto por las Comisiones Nacionales de las Especialidades como por las Sociedades Científicas, y una vez definido éste, se deberá analizar su futuro impacto en cada especialidad".

Y es que, como sostuvo, "tanto las Sociedades Científicas como las Comisiones Nacionales de las especialidades tienen derecho a expresarse sobre la troncalidad. Por tanto, el papel de la FACME, en este caso, es velar por qué cada Sociedad sea escuchada".

En resumen, como concluyó el doctor Ferrero, desde el punto de vista de las Sociedades Científicas, "la troncalidad no prosperará si se hace a espaldas de los profesionales, representados todos en el Foro de la Profesión Médica". Además, se opina que el plazo impuesto para poner en marcha este proyecto, 2011, "es inviable".

Por otro lado, hay quienes piensan, como el presidente del Colegio de Médicos de Las Palmas, el doctor Pedro Cabrera que la troncalidad debe contemplarse desde el continuum educativo de la profesión médica, y que empieza en el primer curso de la carrera de Medicina y, a veces, termina con la jubilación. De acuerdo con lo expresado por el doctor Cabrera, el presidente del CNECS opina que "estamos en un momento crucial que coincide con la reforma que se está llevando a cabo sobre los planes de estudio de Medicina y con el desarrollo de la LOPS, en esta parcela, tanto con la Troncalidad como con las áreas de capacitación sobre las que también está trabajando el CNECS", según avanzó el doctor Moreno.

Uno de los problemas que puso sobre la mesa el representante nacional de Médicos con empleo precario, el doctor Santos, es el de la incertidumbre, durante dos años, que genera al médico residente tener que elegir la especialidad después de realizar el tronco común. Por otra parte, un alto porcentaje de MIR tiene su segunda opción en especialidades de troncos distintos a la primera, lo que conllevaría en muchos casos a elegir una plaza no deseada en ese tronco para no tener que perder dos años de formación realizados, planteando si no sería mejor realizar la elección al inicio de la formación.

La profesión médica opina
sobre la Troncalidad

Como colofón a esta mesa se dio opción a que los profesionales asistentes a este acto pudieran emitir su opinión acerca de las cuestiones más candentes en estos momentos sobre Troncalidad, gracias a un sistema de votación interactivo, muy bien acogido por el conjunto de congresistas.

Una de las cuestiones incluidas en el sondeo es la relativa a considerar necesario o no englobar en un tronco común a todas las especialidades cuyo mapa de competencias lo permita. Pese a que hubo disparidad de opiniones, prevaleció aquélla que apunta que sólo deben tener tronco común aquéllas para las que exista un amplio consenso. Más contundente fue la respuesta del público sobre el momento idóneo para realizar la elección definitiva de la especialidad. Al respecto, la mayoría consideró que dicha elección debería poder realizarse tras el examen MIR.

En cambio, hay división de criterios entre los profesionales médicos a la hora de plantearse el aumento del período formativo si así lo exige la formación troncal, un porcentaje algo más alto cree que no debe aumentarse, mientras otro, también amplio, cree que sí es necesario para poder llevarse a cabo la troncalidad.

Finalmente, hubo un no rotundo a la hora de responder si es conveniente limitar la elección de la especialidad exclusivamente a la unidad de formación troncal donde se realice el tronco.

Enlaces relacionados: