La retribución a un médico si no es adecuada y no está bien diseñada produce una profunda desmotivación

Se propone una ruptura con el sistema de retribuciones de los médicos que, en estos momentos, se tiene en España, para dar paso a un modelo retributivo que permita desarrollar el profesionalismo médico, que dé sentido de pertenencia a una organización, que mantenga la cohesión y la estabilidad de los profesionales, así como el desarrollo y el desempeño profesional, tal como se planteó en una de las mesas redondas del II Congreso de la Profesión Médica, dedicada a la situación actual del pago e incentivación a los médicos

Descripción de la imagen

De izda. a dcha., los doctores Arjona, Díaz Villarig, Martínez, Fariña,
Toranzo, Catalán y Cabrera.

Si se preguntase a cualquier médico del sector sanitario público por sus retribuciones, sería raro encontrar a alguien mínimamente satisfecho y más fácilmente a profesionales insatisfechos con el reconocimiento que se hace de su labor por parte de los gestores del sistema sanitario; por la falta de participación en la toma de decisiones; por la despersonalización del ejercicio profesional; y por el igualitarismo que impera en el sistema, con un entorno hostil y excesivamente funcionarial del ejercicio profesional.

En España, desde que se completó el proceso de transferencias de la Sanidad , una de las características que definen las retribuciones de los médicos de las distintas CC.AA. es la de su heterogeneidad que afectan más a las cuantías que a los conceptos.

Es hora, por tanto, de analizar qué se espera del modelo retributivo, partiendo de su consideración como un elemento más de la gestión de personal. Precisamente, éste fue uno de los objetivos de la mesa redonda que sobre “Modelo Retributivo en el ejercicio profesional”, se llevó a cabo en el marco del II Congreso de la Profesión Médica, celebrado recientemente en Madrid.

Para dar contenido a esta importante Mesa, incluida dentro del Módulo profesional y laboral, coordinado por el presidente del Colegio de Médicos de Cáceres, el doctor Carlos Arjona, se contó con la participación de los doctores: José Luis Díaz Villarig, presidente del Colegio de Médicos de León, quien hizo una reflexión preliminar; Juliana Fariña, presidenta del Colegio de Médicos de Madrid y moderadora; Tomás Toranzo, vicepresidente del Colegio de Médicos de Zamora, quien actuó como relator; Patricio Martínez , secretario general de la CESM, discursor. Además los doctores José Ignacio Catalán representante nacional de Medicina Privada Cuenta Propia, y Levy Cabrera, representante nacional saliente Atención Primaria urbana se encargaron de dinamizar el debate con una serie de cuestiones a la mesa.

La retribución tiene por objetivo fundamental, como explicó el relator, en este caso, el doctor Tomás Toranzo, "compensar, retribuir, la contraprestación que lleva el ejercicio profesional. Su misión no es satisfacer, puesto que de ser así estaríamos en una carrera que siempre sería insuficiente".

A su juicio, un aspecto fundamental de la misma es que tiene que ser específica. "La retribución del médico para poderla diseñar adecuadamente, en cuantía, días, en modo de compensación, tiene que ser específica y distinta, reglamentaria, conceptual y legalmente, de la del resto de profesionales del sistema nacional de salud", de lo contrario, como advirtió el doctor Toranzo, "tendremos dificultades para que pueda responder de verdad a las necesidades que plantea el profesional que tiene que tener una retribución a cambio de su trabajo".

Nuevo modelo de retribuciones

El modelo retributivo que actualmente mantiene vigente el SNS es un modelo de hace tiempo, basado en un modelo estrictamente funcionarial, como recordó el vicepresidente del Colegio de Médicos de Zamora. "Todos somos exactamente iguales y permite poco margen. Es un modelo como el de cualquier funcionario de cualquier Administración pública, sólo con ciertos matices por las peculiaridades del ejercicio, y esto es una grave carencia que tiene".

De ahí, como propuso, por su parte, el secretario general de la CESM, Patricio Martínez, que el colectivo médico debería plantearse romper con el sistema de retribuciones que, en estos momentos, se tiene en España.

El siguiente paso a dar sería el de tender, tal como se corroboró en dicha Mesa, hacia un modelo retributivo que permita desarrollar el profesionalismo médico, que dé sentido de pertenencia a una organización, que mantenga la cohesión y la estabilidad de los profesionales, que permita el trabajo en equipo y , también, la movilidad, que retribuya el conocimiento, la formación continuada, el desarrollo profesional y el desempeño profesional.

Como señaló, por su parte, el doctor Díaz Villarig, "debe ser un modelo estable y aceptado por todos, con unas cuantías fijas que retribuyan realmente el ser médico y lo que ello conlleva".

Se requiere, además, que en ese modelo las condiciones retributivas sean puestas en el mismo contexto que las de los países de nuestro entorno. Sobre todo, indicó el doctor Toranzo, "cuando estamos tan conectados con la UE, por lo que tenemos también que estar en sintonía con lo que se cobra o con la retribución de otros países de nuestro entorno".

Lo que opina la profesión

Para concluir este tema que interesó ampliamente a los asistentes, se les formuló una serie de cuestiones a las que respondieron simultáneamente. Entre las respuestas predominantes cabe destacar que se requiere un modelo retributivo común, único para todo el SNS para todos los conceptos con adaptación a las peculiaridades de cada comunidad en relación a la distribución de la jornada.

Por otra parte, la retribución de la atención continuada o guardia debería ser de la misma cuantía para cualquier modalidad asistencial o especialidad.

Con respecto al complemento específico ligado a la exclusividad aunque se opinó mayoritariamente que la exclusividad será voluntaria para todos los puestos y llevará aparejada un incremento de la jornada ordinaria; abundó también la idea de que ningún puesto básico de cada categoría/ especialidad llevará aparejada exclusividad.

En relación a la incentivación o complemento de productividad variable se piensa mayoritariamente que debe individualizarse en función del desempeño del puesto de trabajo.

Finalmente, y en relación al sistema de pago en la Medicina privada, se voto, sobre todo, por que se debería dar facturas con las tarifas libres que tiene cada médico y después la compañía reintegrar al paciente sus tarifas, así como que se debería unificar un modelo retributivo fijado por el nomenclator, pactado por las compañías y los representantes de los médicos.

Enlaces relacionados: