Un buen sistema de cuidados paliativos en España, evitaría una gran de mayoría peticiones de eutanasia

Versión para impresiónVersión para impresiónEnviar por MailEnviar por Mail

El médico no debe ignorar ni mirar hacia otro lado cuando el enfermo manifiesta que no desea continuar viviendo de la manera que lo está haciendo, acompañado por un sufrimiento continuo e insoportable. Para abordar en profundidad la eutanasia se celebró, en el marco del II Congreso de la Profesión Médica, la mesa “El Enfermo, la eutanasia y el médico” donde se puso de manifiesto la importancia de utilizar los cursos intermedios como es promover los cuidados paliativos, mejorar los síntomas de los enfermos terminales, el manejo de dolor, etc. antes de llegar a un curso extremo

Descripción de la imagen

De izq. a dcha. Jacinto Bátiz, Francisco J. Martínez, Diego Gracia, José Antonio Herranz, Miguel A. Cuervo, Jesús Delgado.

En esta línea la Comisión Deontológica del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos ha elaborado varios documentos para definir y regular los cuidados al final de la vida.

Para abordar en profundidad este tema se celebró en el marco del II Congreso de la Profesión Médica, la mesa “El Enfermo, la eutanasia y el médico” en la que participaron el Dr. Jacinto Bátiz, secretario de la Comisión Central de Deontología de CGCOM, el Dr. Francisco J. Martínez, presidente del COM Almería, el Dr. Diego Gracia, presidente de la Fundación Ciencias de la Salud, el Dr. José Antonio Herranz, presidente del COM Castellón, el Dr. Miguel A. Cuervo, del equipo de Cuidados Paliativos de Badajoz; y Jesús Delgado, presidente del COM de Melilla.

“A los médicos nos debe preocupar lo que le ocurre al enfermo para que desee la muerte. La tentación de la eutanasia como solución precipitada, se da cuando un enfermo solicita ayuda para morir y se encuentra con la angustia de un médico que quiere terminar con el sufrimiento del enfermo porque lo considera intolerable y cree que no tiene más que ofrecerle. Los médicos nos sentimos fracasados cuando no podemos curar. Pero debiéramos ser conscientes que el verdadero fracaso es tener que admitir la eutanasia como solución alternativa al alivio de síntomas y a la comunicación. El fracaso se produce cuando nos planteamos quitar la vida a un enfermo porque no sabemos cómo mejorar sus síntomas ni cómo modificar las circunstancias personales en las que está viviendo”, explicó el Dr. Jacinto Bátiz, secretario de la Comisión Central de Deontología de CGCOM.

“Ante un enfermo en situación terminal lo que se hace o se deja de hacer con la intención de prestarle el mejor cuidado permitiendo la llegada de la muerte, no sólo es moralmente aceptable sino que muchas veces llega a ser obligatorio. Los médicos tenemos que aprender a ayudar a morir bien y todas las técnicas de acompañamiento al moribundo y a su familia. Debemos estar preparados para escuchar algo más que una petición de morir. Cuando apliquemos las medida terapéuticas que sean proporcionadas, evitando la obstinación diagnóstica y terapéutica, evitando el abandono, evitando el alargamiento innecesario y evitando el acortamiento deliberado, estaremos realizando una buena práctica médica: ayudar a morir bien”, marizó el Dr. Jacinto Bátiz.

Desde su experiencia, el Dr. Miguel A. Cuervo, especialistas del equipo de Cuidados Paliativos de Badajoz, señaló que son menos de 1% de los enfermos terminal que solicitan la eutanasia si están bien atendidos en fase terminal. “La mayoría de los estudios y encuestas a favor de la eutanasia adolecen de un rigor metodológico ya que las personas que contestan es un deseo futurible pero no están viviendo esa situación. Además muchas de estas encuestas se realizan a médicos que no se dedican a los cuidados paliativos por tanto no atiende día a día a este tipo de pacientes”, matizó el Dr. Miguel A. Cuervo.

Para el Dr. Diego Gracia, presidente de la Fundación Ciencias de la Salud, la importancia de utilizar los cursos intermedios para resolver las situaciones donde se enfrentan conflictos de valores como es la eutanasia. “Ante esta situación, tenemos que buscar entre todos los cursos intermedios que serán aquellos que lesionen menos los valores en conflicto. La eutanasia es un proceso extremo y al médico le plantea el conflicto de respetar la voluntad del paciente o la suya propia”, aclaró el Dr. Diego Gracia.

“A lo mejor cuando una persona quiere morir lo que quiere decir es que quiere morir de otra manera. Nos hemos enzarzado en un debate de eutanasia sí o no, que es muy artificial y nos hemos olvidado de los cursos intermedios como es promover los cuidados paliativos, mejorar los síntomas de los enfermos terminales, el manejo de dolor, etc. Nadie puede irse a un curso extremo sin antes haber agotado los cursos intermedios”, resaltó el presidente de la Fundación Ciencias de la Salud.

En cuanto a la opinión de los congresistas, una unanimidad se muestra en desacuerdo con la despenalización de la eutanasia del código penal y no la realizaría aunque estuviese despenalizada. La mayoría opina que la causa de que el enfermo solicita la eutanasia es por un mal control de los síntomas por lo que se reducirían considerablemente las peticiones de eutanasia si existiera un buen sistema universal de cuidados paliativos en España.

Enlaces relacionados: