El Foro de la Profesión Médica planta cara a los recortes y expresa su disposición a acudir a los tribunales ante los casos en los que se vea afectada la calidad asistencial

Versión para impresiónVersión para impresiónEnviar por MailEnviar por Mail


El Foro de la Profesión Médica, que representa a todo el colectivo médico en su conjunto, ha escenificado su disposición a plantar cara a los recortes sanitarios y a acudir a los tribunales ante aquellos casos en los que éstos afecten a la calidad asistencial. Así lo ha puesto de manifiesto ante los medios de comunicación en rueda de prensa celebrada ayer jueves, 2 de febrero, en la sede de la Organización Médica Colegial.

Descripción

El presidente de la OMC, el doctor Juan José Rodríguez Sendín, explicó los motivos de mostrar públicamente este posicionamiento ante los medios de comunicación, desencadenados ante la preocupación por la situación a la que los recortes que, de manera indiscriminada y desigual, se están aplicando y por cómo está afectando a la profesión médica y a los ciudadanos, y sus consecuencias sobre la calidad asistencial directa e indirectamente. “La grave crisis económica exige –afirmó- que nuestros políticos sean particularmente cuidadosos con el Sistema Nacional de Salud, y creo que no lo están siendo”.

Desde el Foro de la Profesión se ha exigido a los dirigentes políticos, por un lado, un compromiso común para que “éstos no atenten contra el sistema” que, como apuntó el presidente de la OMC, “representa el mejor modelo de justicia social en España, la iglesia común donde todos los españoles nos encontramos en un razonable plano de igualdad, por tanto, ir contra él puede afectar a la estabilidad social”. También se ha pedido “prudencia, porque las consecuencias de decisiones precipitadas e irreflexivas pueden ser graves e irreversibles”; y “confianza en los profesionales porque hemos demostrado que defendemos la sanidad pública y nos avala un alto prestigio y reputación social”.

Por otra parte, ha instado a que se defina el marco del gobierno del SNS, “dado que lo que tenemos ahora no es, precisamente, lo más adecuado, está agotado”, a juicio del doctor Rodríguez Sendín.

El problema, en este sentido, según indicó, es que “no tenemos nada excepto los recortes, no tenemos ninguna propuesta de cambio efectivo, y nos preocupa observar tentaciones de adelgazar el sistema público, con lo que supone abrir las puertas o promover la privatización para obtener la respuesta que precisan los ciudadanos”. “A ello –añadió- nos oponemos frontalmente, porque no estamos dispuestos a que haya una Medicina de ricos y otra de pobres”.

Es por ello que desde el Foro de la Profesión Médica se insiste a los médicos “a que se rebelen ante las consecuencias que todo esto puede acarrear. “Los médicos éticamente están obligados a denunciar las deficiencias y deben rebelarse ante lo que suponga una pérdida de calidad para sus pacientes”. Por otra parte, considero que hay que hacer un llamamiento a los ciudadanos "para que no permitan pérdidas de calidad cuando las cosas se pueden hacer de otra manera".

Como alertó el presidente de la OMC, “estamos ante una situación que se va a prolongar en el tiempo y que puede atentar contra el sistema, es por ello que estar muy atentos e incluso acudir a los tribunales cuando proceda, es una de las tareas que nos hemos impuesto”. Asimismo, instó a los médicos a que “las respuestas a las necesidades de los ciudadanos que sólo dependan de ellos no se vean afectadas por las circunstancias”.

El doctor Rodríguez Sendín se refirió, en otro momento de su intervención, al  Pacto por la Sanidad “como algo absolutamente imprescindible para todo, incluso para cambiar las reglas del juego. Se nos están haciendo recortes y cambiando las reglas del juego a la par, que son dos cosas distintas. Estamos volviendo a situaciones, sobre todo para los residentes, propias de hace 15 ó 20 años, con su correspondiente riesgo de “efecto rebote”.

Descripción

El representante de CESM, y portavoz del Foro de la Profesión Médica, el doctor Patricio Martínez, también insistió en la necesidad urgente del Pacto por la Sanidad. Además, habló de la necesidad de unos presupuestos “realistas de sostenibilidad del sistema, finalistas, y no opacos como son en estos momentos”, ya que, como cuestionó,  “¿Quién nos puede asegurar que el céntimo sanitario se invierte realmente en la sanidad de cada una de las CC.AA.?”

Desde que se iniciaron los recortes en 2010, como recordó, éstos “han puesto en peligro en algunas CC.AA. la calidad asistencial, que se traduce sobre todo en el incremento de las listas de espera, suspensión de actividad en los quirófanos, paralizando el funcionamiento de equipos de Atención Primaria y Urgencias. Ante lo cual el médico dice ‘basta ya”. Los recortes, en cualquier caso, como indicó, “tienen que llevarse a cabo de otra forma y tienen que ser pactados con los profesionales”.

Desde el punto de vista del doctor Martínez se precisa, además, una política de personal adecuada, un plan de reformas estructurales, con un nuevo modelo retributivo, la devolución al médico de la gestión clínica, la reducción de la burocracia en las consultas, y el desarrollo de la LOPS, que permita poner en marcha el registro de profesionales, además de la carrera profesional, como compromiso del médico con su empresa, y del desarrollo profesional, “que lleva implícito el compromiso del médico con los ciudadanos de mantener el sistema nacional de salud y darle la calidad que el ciudadano está pidiendo”, según puntualizó.

Por su parte, el presidente de la Federación de Asociaciones Científico-Médicas Españolas (FACME), el doctor José Bajo Arenas, lamentó que a estas alturas no se conozca realmente “la magnitud de la situación ni el tiempo que vamos a estar inmersos en la misma”, por tanto, en su opinión, lo que se requiere en estos momentos “es transparencia”.

Expresó, además, su temor por el efecto de los recortes en tres pilares fundamentales de la Sanidad: la calidad asistencial, la formación de los futuros médicos y la actividad investigadora.

Coincidió con el resto de intervinientes en la puesta en marcha del Pacto por la Sanidad y demandó el máximo consenso en la troncalidad, considerando que hay que trabajar en ello un futuro inmediato.

El único caso en el que las CC.AA. no han sido consecuentes con su política de recortes ha sido, según señaló, por su parte, el presidente de la Conferencia de Decanos de Facultades de Medicina, el doctor Joaquín García-Estañ, en lo que respecta a la creación de nuevas Facultades de Medicina.

Como recordó, en la actualidad ya se dispone de 40 Facultades en todo el territorio español, y otras cuatro están pendientes de apertura, tres en Andalucía y una en Baleares, mientras que en 2006 se disponían de 28.

Puso el acento en que el problema existente en RR.HH. no es precisamente la falta de médicos sino de especialistas en distintas materias, “y ahí –criticó- no se ha hecho nada”. "Las CC.AA. siguen mostrando sus necesidades de especialistas sin conocerse bien bajo qué criterios, sin pensar en las especialidades deficitarias en los próximos años", indicó.

Por otra parte, consideró que el Plan Bolonia está en riesgo, ya que, a su juicio, una reforma de este calado “precisa una serie de cambios sobre la actual situación, siendo inviable si no hay contratación de un nuevo plan de RR.HH”.  Todo ello, según dijo, va a repercutir en la formación de nuestros estudiantes.

De acuerdo con el presidente de los decanos, la secretaria del Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM), Blanca Ibarra, advirtió de que el Plan Bolonia “cada vez es más difícil de llevarse a cabo”, al tiempo que mostró su oposición frontal a la apertura masiva de Facultades de Medicina”.

Por otra parte, lamentó la clara desventaja en la que los estudiantes se sienten con respecto a la situación laboral que se plantea en otros países. El 32 por ciento de los que terminaron su formación el año pasado se marcharon de España a trabajar en el extranjero. Según recientes encuestas a las que hizo referencia, el 50 por ciento de los estudiantes de Medicina españoles se plantea marcharse fuera del país tras concluir sus estudios, con la consecuente repercusión en el futuro del SNS.

En la rueda de prensa también intervino el representante nacional de médicos en formación, el doctor Fernando Rivas, para quien cualquier recorte que suponga una merma en el número de quirófanos, cierre de plantas y recorte de plantillas va a repercutir en la formación del médico residente. “Se les va a impedir adquirir las competencias y habilidades que se les requiere, y la calidad asistencial tanto de hoy como futura se van a ver afectadas”, según advirtió.

Cualquier recorte económico también hace mella en los médicos residentes que, en muchas ocasiones, están cobrando a 7 euros la hora, trabajando más de 37 horas y media a la semana. “El futuro de la Sanidad depende de los médicos que se están formando ahora, si con los recortes desincentivamos a los médicos vamos a conseguir que se marchen a otros países donde su trabajo sea más valorado y mejor reconocido”.

Rivas también abogó por un Pacto por la Sanidad en el que realmente tengan participación los médicos “y no como está sucediendo en algunas CC.AA. en las que no se está teniendo en cuenta lo que los médicos pueden aportar”, criticó. “Cualquier recorte indiscriminado y lineal que se produzca en la Sanidad y que no tenga en cuenta la opinión del médico, al que realmente va a perjudicar es al paciente”, concluyó.

Más Información: