Rodríguez Sendín: "El aumento del número de Facultades de Medicina es un disparate, no hay necesidad de ello"

El presidente de la OMC y del Foro de la Profesión Médica está convencido de que el aumento del número de Facultades de Medicina "es un disparate y no hay necesidad de ello". De la misma manera opina el resto de integrantes del FPME, tal como pusieron de manifiesto durante la presentación ante los medios de comunicación de un Documento en el que se exponen las razones por las que hay que frenar la creación de nuevas Facultades de Medicina.
Descripción

El presidente de la Organización Médica Colegial (OMC) y del Foro de la Profesión Médica está convencido de que el aumento del número de Facultades de Medicina "es un disparate y no hay necesidad de ello". De la misma manera opina el resto de integrantes del Foro de la Profesión Médica (FPME): CESM, FACME, CNDM, CNECS, y CEEM, tal como pusieron de manifiesto durante la presentación ayer miércoles ante los medios de comunicación de un Documento (ver edición de hoy de "Medicos y Pacientes") en el que se exponen las razones por las que hay que frenar la creación de nuevas Facultades de Medicina.

Los miembros del FPME reclamaron al unísono la coordinación entre necesidades de estudiantes, Facultades de Medicina, especialistas y las necesidades sociales del país, en lo que insistió durante su intervención el doctor Rodríguez Sendín. A su juicio, "son necesidades que no se pueden contemplar de manera separada".

El presidente de la OMC opina al respecto que "si no hay correspondencia entre el número de licenciados y las plazas MIR se está engañando a una serie de estudiantes que no van a pasar de médicos nominales porque su título sólo les va a servir para colgarlo en la pared".

El resultado de esta falta de correspondencia, según indicó el doctor Rodríguez Sendín, es que tenemos a unos 1.000 estudiantes de Medicina que no pueden tener acceso a la formación especializada por el desfase entre el número de licenciados y las plazas MIR que se ofertan que, además, se están reduciendo".

Parte del origen del problema actual arranca tras el boom de Facultades que se produjo entre 2005 a 2012, creándose 12 nuevas, se pasó en ese período de 28 a 40, más las que se tienen previsto abrir (Mare Nostrum University y Universidad Católica en Alicante) y algunas universidades públicas no abandonan definitivamente la idea de abrir nuevas Facultades (Universidad de Baleares, Universidad de Jaén, Universidad de Almería y Universidad de Huelva) y otras concertadas (Universidad de Vic, Barcelona).

El doctor Rodríguez Sendín no duda en que "haya negocio detrás del crecimiento de estos centros universitarios y si esto se tolera habrá quien tenga que dar cuenta de ello".

Formar a un médico, como recuerda, "cuesta mucho dinero para que luego queden almacenados. Supone un engaño estar formando médicos que no van a tener salida profesional y que van a acabar marchándose del país".

Es por ello que el presidente de la OMC abogó por una adecuada planificación de RR.HH, a lo que va a contribuir el registro de profesionales "esperemos que vea la luz en breve, lo cual va a permitir conocer nuestra realidad y ordenar nuestros recursos". "Uno de los principales problemas que afecta al SNS ?añadió- es su política global de RR.HH., que es una responsabilidad del Gobierno y de las CC.AA. que son los responsables de legislar".

El secretario general de la CESM, el doctor Francisco Miralles, coincidió con el presidente de la OMC en la necesidad de que el registro de profesionales vea pronto la luz y en que las Administraciones se coordinen y planifiquen adecuadamente, para evitar formar a médicos que después no van a poder ejercer.

El doctor Miralles recordó que el coste de la formación de un profesional para que pueda llegar a ejercer en el SNS oscila entre los 200.000 y los 250.000 euros. "Un gasto verdaderamente importante en un momento en el que la racionalidad y el aprovechamiento de los recursos es fundamental". De ahí su insistencia en la necesidad "de que todos los agentes que intervenimos en este proceso debamos estar coordinados".

El presidente del Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM), Enrique Lázaro, lamentó, igualmente, la situación incongruente existente en torno a este problema. "El Estado está haciendo una inversión de la que no va a obtener fruto porque muchos de los estudiantes que está formando se tienen que acabar marchando". El resultado, según Lázaro, "seis años = a cero".

Como recordó, por su parte, el presidente de la Conferencia de Decanos, el doctor Ricardo Rigual, "la sostenibilidad del SNS se basa en una buena formación de los profesionales, donde la primera etapa, que es la que se da en las Facultades de Medicina, es fundamental, y para preservar la calidad hay que frenar la apertura de más centros universitarios".

En la creación de una Facultad, según Rigual, "entran en juego muchos agentes e intereses, es un procedimiento ciertamente complejo en el que hay que poner orden, de lo contrario asistiremos a una nueva eclosión de Facultades, y ya somos el país de Europa con más Facultades. No queremos más Facultades innecesarias", subrayó.

No en vano, indicó, "España es el segundo país de más de 20 millones de habitantes con más Facultades de Medicina en el mundo, tan sólo por detrás de Corea del Sur".

Rigual puso otro problema sobre la mesa, "Hay hospitales que están poniendo el rótulo de universitario sin que reúnan los requisitos marcados por la ley del 87, ni existe un organismo que acredite que un hospital reúne unos requisitos para ser denominado universitario".

Sobre este asunto también incidió el presidente de la Federación de Asociaciones Científico-Médicas Españolas (FACME), el doctor Carlos Macaya."Si hay algo que desata la preocupación en las Sociedades Científicas es la proliferación de hospitales tanto públicos como privados que fácilmente se otorgan el rótulo de "Hospitales Universitarios". Hacen convenios con las Facultades de Medicina que tanto han proliferado sobre todo en el ámbito privado. La FACME detecta en este aspecto una deficiente regulación, lo cual puede poner en riesgo la calidad formativa de los graduados médicos". De ahí su advertencia de "la calidad formativa de los licenciados que están saliendo de este tipo de Facultades".