Validación Periódica de la Colegiación, oportunidad para el médico y garantía para la sociedad

Con la Validación Periódica de la Colegiación (VPC) un procedimiento liderado por la OMC, se pone sobre la mesa un proceso de cuantificación del desarrollo profesional muy en línea con lo que se está trabajando desde hace más de dos años en el Ministerio de Sanidad. Dar a conocer sus principales características y las experiencias piloto que ya se han puesto en marcha fue uno de los objetivos de un reciente video-debate, organizado por "MedicosyPacientes".

La Validación Periódica de la Colegiación (VPC), liderada por la Organización Médica Colegial, se trata de un proceso voluntario que los Colegios de Médicos facilitan a sus colegiados mediante el cual se acredita que la preparación y formación del médico reúne los estándares necesarios para ejercer la Medicina, en base al acuerdo adoptado por la Asamblea General de Colegios de Médicos en noviembre de 2009, y bajo el marco de la capacidad que ostenta la profesión médica para autorregularse.

Con la experiencia de la VPC, por primera vez en España, se establece un procedimiento voluntario, encaminado hacia los dos ejes: la renovación de la licencia para poder ejercer, y la renovación de la competencia profesional. Este proyecto está ligado a los trabajos que sobre el Desarrollo Profesional Continuo se están llevando a cabo en el Ministerio de Sanidad, y que fueron revisados en el último Consejo Interterritorial del pasado 11 de junio en forma de un Documento Técnico sobre el proceso de evaluación del Desarrollo Profesional Continuo.

Estas y otras cuestiones relacionadas fueron abordadas en un "Video-Debate", organizado por el diario on-line "MedicosyPacientes", de la Organización Médica Colegial en el que participaron Arcadi Gual, responsable del área de desarrollo profesional de la OMC; José Ramón Huertas, presidente del Colegio de Médicos de Soria; y Esperanza Vázquez, directora general de Recursos Humanos de la Consejería de Sanidad de Castilla y León, actuando de moderador el doctor Juan Manuel Garrote, coordinador médico de comunicación de la OMC.

Los ponentes contribuyeron a dar a conocer las bases de la Validación Periódica de la Colegiación, la cual se sustenta en una acreditación del mantenimiento de la competencia y de las aptitudes psico-físicas, por una parte, y, por otra, en lo que es el proceso de desarrollo profesional continuo (DPC) como patrón para dar cuentas a la sociedad de un ejercicio médico cualificado y de calidad. En síntesis, según resumió el doctor Garrote, la VPC consta de tres bloques: la excelencia o el buen quehacer profesional; el esfuerzo formativo; y la situación psico-física que tiene el médico que ejerce.

Un aspecto que quedó bien remarcado en relación a este proceso es que "el médico debe contemplarlo como una oportunidad y no como una amenaza, como un rendimiento de cuentas transparente ante la sociedad, que abala al médicos, a sus Colegios, a las organizaciones profesionales y a la sociedad en su conjunto, demostrando que se disponen de mecanismos para garantizar la excelencia en la práctica de la Medicina", tal como lo expresó el presidente del Colegio de Médicos de Soria, el doctor José Ramón Huerta.

El doctor Garrote se interesó, asimismo, por hacer un repaso a los inicios del proyecto y por cómo se ha venido desarrollando la Validación Periódica de la Colegiación, un sistema en el que la OMC lleva años trabajando de la mano de uno de los artífices de esta iniciativa, junto al ya desaparecido doctor Helios Pardell.

Gual explicó, al respecto, la importancia de poner en marcha un proceso totalmente voluntario para establecer "un marchamo de calidad o ISO" de los profesionales. Se comenzó diseñando un proceso muy sencillo, elemental. "Que generara una cultura con la que dar a entender que el carnet de médico también tiene fecha de caducidad y que hay que renovarlo con unas garantías, teniendo en cuenta, además, que la Medicina es una ciencia con un desarrollo exponencial de conocimientos, técnicas, tratamientos, etc".

Llegados a este punto, el coordinador del videodebate planteó la duda de si no podría el médico español no conceder valor a este proceso y, por el contrario, otorgarle un "carácter punitivo". Ante lo cual planteó si no sería conveniente incentivar la VPC de alguna manera.

En opinión del doctor Huerta, "este camino que se está iniciando, a corto o medio plazo, como mucho, va a formar parte de la rutina del compromiso profesional y de rendir cuentas a la sociedad", algo que considera positivo y necesario, porque -añade- "así lo determina tanto la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias (LOPS) como las directivas europeas, según las cuales el médico debe responder que está cualificado y que es hábil y competente en los aspectos profesionales que desarrolla".

En España, al contrario que sucede en otros países, hasta la fecha no existe ninguna experiencia de este tipo, según constataron los ponentes. Si bien es cierto, como indicó Gual, que a nivel internacional existe diversidad de experiencias sobre recertificación y sobre estructuras e instituciones que avalan la competencia profesional, muchas de las cuales han estado lideradas por los países anglosajones, donde "sus profesionales valoran especialmente sus reacreditaciones y recertificaciones como algo normal en su desarrollo profesional", mientras que en España se sigue viendo como una amenaza". "En nuestro país, -comentó Gual- lo único que se posee es la credencial del título de especialista con el que se puede ejercer a lo largo de la vida profesional. Otra cuestión distinta es la de la "licencia profesional, o lo que es lo mismo, permiso para poder ejercer, que en España está ligada a la colegiación, que tampoco ha sido revisada".

Es por ello, como explicó el doctor Huerta, que "la VPC, planteada por los Colegios de Médicos va más allá de lo que a nivel internacional se reconoce, como es la recertificación o acreditación de la competencia profesional, ya que nosotros nos introducimos en la valoración de la aptitud psico-fisica que es fundamental en el caso de los médicos, para rendir cuentas a la sociedad de la calidad de sus actos".

"No hay que olvidar ?comentó- que estos procedimientos pasarán a ser una obligación, porque así lo dispone la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias y la Directiva Europea de Cualificaciones Profesionales que da un plazo hasta 2017 para que todas las profesiones tengan unos procedimientos equiparables a la VPC para garantizar la excelencia profesional.

Pasos a dar para obtener la VPC

Ahora, lo importante, como apuntó el doctor Garrote, es explicar cómo se va a llevar a cabo el proceso y qué pasos habría que dar para solicitar la VPC en un Colegio Profesional.

Como explicó el doctor Huerta, al respeto, "el proceso de VPC está enfocado a los médicos asistenciales en contacto con el enfermo, aunque también para otros que se dedican más a tareas de gestión, administrativas, docentes, etc." De cualquier forma, añadió, "el mecanismo ya está preparado para que cualquier médico pueda solicitar la validación a través del Consejo General de Colegios de Médicos, al igual que también en los Colegios de Médicos, donde se les va a facilitar a los profesionales los trámites necesarios para su cumplimentación.

Experiencia piloto en Castilla y León

Un ejemplo de cómo se va a poner en marcha todo este mecanismo lo ofrece la Comunidad de Castilla y León donde se ha llevado a cabo una experiencia piloto muy importante sobre la puesta en marcha de la VPC.

Para explicarlo detalladamente, participó también en este video-debate la directora general de Recursos Humanos de la Consejería de Sanidad de Castilla y León, Esperanza Vázquez, quien detalló como se ha desarrollado dicha experiencia, iniciada con la firma de un convenio, el pasado mes de febrero, lo que la convierte en ser la primera Comunidad Autónoma en dar un primer paso en la implantación de este sistema. "Es un paso muy importante para avalar y garantizar a la sociedad que tenemos un servicio asistencial de calidad". Con esta iniciativa, añadió Vázquez, "compartimos con los Colegios de Médicos el objetivo de que el facultativo tiene que estar constantemente actualizado y ofrecer unas competencias profesionales que garanticen la calidad al usuario".

La validación en esta comunidad comenzó ensayándose en varios Colegios de Médicos, como Valladolid y Soria, cuyo presidente, el doctor Huerta explicó en qué ha consistido la experiencia. "Los primeros médicos que realizaron el proceso de VPC han sido aquéllos con mayor predisposición a optar por ese reconocimiento personal, profesional, institucional y colegial, acreditando el mantenimiento de su aptitud psico-física y de su competencia profesional". "No ha resultado excesivamente difícil su implantación, por lo que vamos a comenzar a trabajar para enseñar el camino a otras entidades colegiales", añade el doctor Huerta.

Lo siguiente, como señaló el doctor Garrote, es que la iniciativa se concrete para el común de los médicos castellanoyleoneses, para lo cual preguntó a Vázquez sobre los planes al respecto. Como explicó la directora de RR.HH. de la Consejería de CyL, " se ha creado una comisión de seguimiento prevista en el convenio en la que participamos representantes de las dos partes (2 de Colegios y 2 de la gerencia regional de salud). Uno de los objetivos es trabajar sobre los tres aspectos que se han acordado: la difusión de este procedimiento para que los profesionales lo conozcan y pierdan el miedo a lo que es la VPC; sobre la forma de obtener el informe que les acredite que tienen la aptitud psico-física suficiente; cómo pueden los profesionales de SACyL adquirir con la mayor celeridad posible la acreditación de esa vida laboral". "El objetivo, en definitiva, es que el profesional se familiarice con la VPC y que la gerencia regional de salud preste toda la colaboración al Colegio de Médicos".

En definitiva, el compromiso de los médicos y de sus Colegios con la VPC les fortalecerá frente a la sociedad, les permitirá ejercer mejor sus responsabilidades y les situará en una mejor posición para identificar los retos y necesidades del ciudadano y del sistema sanitario.

Con la Validación Periódica de la Colegiación, como concluyó el doctor Gual, "se pone sobre la mesa un proceso de cuantificación del desarrollo profesional, con un gran paralelismo con lo que se está trabajando desde hace más de dos años en el Ministerio de Sanidad, en torno a este campo. "El desarrollo profesional validado en los Colegios de Médicos, con el respaldo de las Administraciones sanitarias permitirá garantizar los avales que aporta el médico sobre su cualificación profesional".