Presidente OMC: "No se puede seguir con los niveles de precarización a los que se está abocando a la profesión sanitaria"

Versión para impresiónVersión para impresiónEnviar por MailEnviar por Mail

El presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Dr. Juan José Rodriguez Sendin, ha manifestado en Zaragoza que "no se puede seguir con los niveles de precarización a los que se está abocando a la profesión sanitaria", algo que, en su opinión, no hay que verlo como un hecho aislado y provisional de la crisis, sino que "se va a establecer"

El presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Dr. Juan José Rodriguez Sendin, ha manifestado en Zaragoza que "no se puede seguir con los niveles de precarización a los que se está abocando a la profesión sanitaria", algo que, en su opinión, no hay que verlo como un hecho aislado y provisional de la crisis, sino que "se va a establecer".

El presidente de la OMC, Dr. Juan José Rodriguez Sendin, pronunció una conferencia en el COM de Zaragoza sobre "Profesionalismo médico y sostenibilidad del SNS en un escenario de crisis" en un acto, en el que estuvo arropado por los presidente de los colegios de Zaragoza, Dra. Concepción Ferrer; Teruel, Ismael  Sánchez Hernández; y Huesca, José María Borrel, así como de médicos colegiados.

El presidente de la OMC inició su conferencia hablando de la sostenibilidad y la naturaleza del Sistema Nacional de Salud (SNS), un modelo que definió de "cohesión social e integración", equitativo, solidario, de calidad, que atiende a todos por igual, atributos ?dijo- que están "integrados en la cultura occidental".

Hizo referencia a la situación económica en general y puso de manifiesto que, mientras los beneficios empresariales y las rentas del capital han incrementado en términos reales su valor monetario en un promedio del 4,5%, los ingresos salariales como rentas del trabajo, incluido el trabajo cualificado, han decrecido en términos reales, en el mismo periodo, un 8%. Y, refiriéndose en concreto al sector sanitario, cifró la disminución de los ingresos médicos entre un 20 y un 25%, y la pérdida de  puestos de trabajo en el sector en 45.000, según la Encuesta de Población Activa (EPA).

Cuestionó el decrecimiento del presupuesto dedicado a sanidad que ha pasado de 73.000 millones de euros en 2009 (6,74% del PIB) a 59.000 millones en 2014 (5,9 % de PIB). Y dijo que, si consideramos que el Plan de Reformas del Gobierno de España prevé para 2018 un 5,3% de PIB dedicado a sanidad, "no podremos ofrecer las mismas prestaciones porque las cuentas nos salen" y   estaremos lejos de los que dedican los países de nuestro entorno y al nivel de Corea, Estonia y Lituania.

Sobre la sostenibilidad en política sanitaria, defendió la necesidad de "priorizar lo necesario", financiar presupuestariamente lo que se  priorice y, después, "hacer bien el trabajo, sin derroches", y "hacer las cosas correctas".

Describió lo que denominó como el "árbol de los recortes" que se han llevado a cabo en estos últimos años y entre ellos, destacó la exclusión de la cobertura sanitaria a algunos colectivos, la desfinanciación de algunos medicamentos, el copago farmacéutico; el recorte en docencia y en I D, los ajustes de plantillas, la devaluación y congelación de salarios y la  precarización del empleo cualificado.

Sobre la "precarización" a la que se "está obligando a nuestros compañeros", dijo que esto no hay que verlo como un hecho aislado y provisional de la crisis, sino que "sabemos que se va a establecer".

Cuestionó que se siga aplicando en este momento "un nuevo gerencialismo" que lo que intenta es "arrear a los profesionales como si fueran ganado" en base a la eficiencia, algo que para él presidente de la OMC "puede ser una condición de interés, pero no un objetivo sustancial del SNS". Para él, "solo desde la desinformación puede creerse que el problema es de productividad, cuando el problema es de motivación".

Dijo que se está produciendo cambios de gran envergadura donde se prevé la asistencia como un servicio solamente personal en vez de un servicio colectivo para "dar respuestas similares a toda la gente".

Para el Dr. Rodriguez Sendin, el médico joven  está siendo colonizado con "nuevos valores" como el de "sálvese el que pueda",  y muchos se van fuera de España. "Se puede entender ?afirmó- que no haya trabajo, pero no que no puedas tener una vida digna incluso trabajando".

Afirmó que el objetivo final es "la reducción de costes a cualquier precio", de forma que "todo está en manos del mercado"  y el profesional forma parte de esa "existencia mecanizada, como una pieza intercambiable". Esto, según el presidente de la OMC, afecta a la respuesta que se da a los pacientes y, los profesionales, ante la inestabilidad y la incertidumbre, pierden capacidad de respuesta. En base al profesionalismo médico, abogó por rebelarse contra esta situación.

Aludió al ánimo de lucro y, en especial, a los intereses de los mercados que "no tienen nada que ver ?dijo- con las retribuciones que deban ganar los profesionales para vivir dignamente" y que "no son compatibles con los objetivos del SNS ni con los valores y principios sustanciales de la profesión médica".

Esto no tiene que ver ?precisó- con que los "médicos no tengamos que tener un salario, ni con que puedan ganar más dinero los que ejerzan la medicina privada, como algunos han malinterpretado". Para el Dr. Rodriguez Sendin, "una cosa es el ánimo de lucro cuando tiene ese objetivo único y otra cosa cuando va acompañado de la responsabilidad individual frente al paciente" porque "el que va a responder de lo bien o mal que se haga la medicina es el médico" y cuestionó que las empresas que gestionan sanidad privada no tengan seguros de responsabilidad civil.

Como conclusiones a su exposición, defendió que, para que exista una atención sanitaria de excelencia, se precisa de una Atención Primeria de calidad, de un hospital general que tenga asistencia, investigación y docencia; de unidades de alta especialización y equipos de emergencia  y esto "sólo lo puede ofrecer el servicio público".

Abogó por la necesidad de contar con políticas de contención del gasto sanitario que exijan racionalidad y buen gobierno en la incorporación y uso de medicamentos y  tecnología sanitaria que aporten algo nuevo sobre los precedentes y eso solo lo puede hacer, en su opinión, una entidad independiente, en lugar de las 17 que existen en España.

Reiteró que "las medidas gerencialitas han fracasado" y defendió la necesidad de cambios en la gestión clínica, donde los profesionales "asuman el profesionalismo como norte y guía de su actuación". Pero para ello, dijo que se precisa un acuerdo político  que "por interés partidista, por incapacidad y falta de amor a su país" los políticos no han logrado.

En el posterior coloquio con los médicos colegiados que asistieron a la conferencia, se planteó el ánimo de lucro, algo que para el presidente de la OMC, no es exclusivo de las empresas privadas, sino también de los "comportamientos que, en función de la eficiencia a cualquier precio, existen en el ámbito público" , aunque reconoció que en este ámbito existen "muchos más mecanismos de protección" y, tras señalar que la "gente tiene miedo de manifestarse contra el poder político, contra el gerente o contra la empresa privada", dijo que la única posibilidad para  plantar cara a estos "potentes agentes" son los colegios.

Otro de los temas suscitados en el debate fue el de los medicamentos y la industria farmacéutica. Aquí el presidente de la OMC aludió al compromiso del Ministerio de Hacienda de fijar un techo de gasto farmacéutico igual al PIB que supondrá un 2,5 % y, tras calificar de "disparatada" la regulación y el "mal reparto" entre el gasto farmacéutico y el gasto en personal,  manifestó que habría que repartirlo mejor porque "no se puede seguir con los niveles de precarización a los que se está abocando a la profesión sanitaria".

También hizo referencia a las recomendaciones de la UE sobre  las medidas de potencial ahorro en materia de gasto hospitalario y se preguntó el porqué la autoridad sanitaria no ha sido capaz de tomar decisiones en relación a los genéricos, la compra centralizada, la subasta de medicamentos y la financiación de los mismos.

Cuestionó las "escasas fuentes de información, independientes" en el ciclo del medicamento; los "lobbies sobre políticos, leyes y medicamentos", la falta de "trazabilidad de los fármacos" que no se controla envase por envase, como ocurre en otros productos alimenticios o textiles. Según el Dr. Rodriguez Sendin,  "no interesa identificarlo porque así no hay control ni de lo que entra ni de lo que sale y por eso puede ocurrir lo de las exportaciones paralelas o de las importaciones que todavía no conocemos".

Aludió también a situaciones previstas en la Ley de 2012 de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud y mejorar la calidad y seguridad de sus prestaciones que no se han regulado, como el seguro basado en valor terapéutico añadido, los copagos evitables en función del valor clínico de los medicamentos o los acuerdos de riesgo compartido.