La previsión social del médico debe ser contemplada como una parte más de la profesión

La protección social del médico debe ser contemplada como una parte más de la profesión, según se desprende la Declaración final de Montevideo, que pone broche a la última Reunión de la Confederación Médica Latinoiberoamericana (CONFEMEL) celebrada recientemente en Uruguay. Las Organizaciones participantes incidieron sobre la importancia de dicha previsión social y también sobre las agresiones, poniendo como ejemplo las medidas que se han adoptado en España para hacer frente a esta lacra

La Confederación Médica Latinoiberoamericana reunida en Asamblea General Extraordinaria con representantes de Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Costa Rica España, Guatemala, Honduras, México, Paraguay, Portugal, Uruguay y Venezuela intercambiaron experiencias y proyectos sobre dos temáticas fundamentales como son la previsión social del médico y las agresiones a sanitarios, principales contenidos de la Declaración Final de Montevideo.
 
En primer lugar, la protección social se considera fundamental para garantizar derechos básicos del colectivo médico, basada primordialmente en la solidaridad intergeneracional, por lo que se hizo hincapié en trabajar para concientizar a las generaciones más jóvenes de la importancia de esta área. En este sentido, el fin fundamental de la previsión social debe ser defender al médico durante el desarrollo profesional y también al final de su actividad profesional.
 
Las Organizaciones reunidas pusieron como ejemplo experiencias como la de España donde se incluye, incluso, la posibilidad de brindar becas a estudiantes de Medicina. "Como Confederación compartimos filosóficamente el avanzar en el mencionado camino, e instamos a nuestras organizaciones a trabajar en ello", según se señala en dicha Declaración.
 
Agresiones a sanitarios
 
Por otra parte, las agresiones a sanitarios, como se expone en el documento, responden a múltiples causas, pero la fundamental es que "son la cara visible de un sistema que muchas veces se encuentra distante y ajeno a las necesidades reales de la población".
 
Al respecto, CONFEMEL mostró su absoluto rechazo a la existencia de violencia institucional por parte de algunos gobiernos de países miembros de dicha Confederación, considerándolo inaceptable desde todo punto de vista.
 
La Declaración establece que el personal de salud es el principal colectivo que brega por los derechos de los pacientes y que las agresiones a sanitarios son un aspecto que si bien no es valorado como tal, atenta directamente contra los mismos, siendo, por tanto, un aspecto por el que deben trabajar los países Latinoiberoamercianos, si bien en el caso de España ya se encuentra instaurado, es la creación de penas diferenciales para tipificar a aquellos que agreden a trabajadores de la salud, tendiendo a generar, a través de este y otros mecanismos, una política de tolerancia 0.
 
Así, se establece la creación de un observatorio de agresiones a sanitarios que  permita tener información veraz y certera que nos lleve a tomar medidas basadas en la evidencia.
 
Por otra parte, se considera trascendental coparticipar con diferentes actores sociales para paliar dicha problemática, siendo una herramienta importante lograr la creación de un día Iberoamericano en contra de las Agresiones a Sanitarios, avanzando en cada uno de los países y en organismos internacionales para lograrlo, y teniendo como objetivo dar un marco a campañas de concientización sobre dicha problemática. En tal sentido quedó declarado el 4 de diciembre como Día Latinoiberoamericano contra Agresiones a Médicos (ver medicosypacientes). 

 

Declaración final de Montevideo