Dr. Manubens: “Es necesario promover foros de contacto y establecer un entorno legal para desarrollar actividades de cooperación sanitaria”

El Colegio de Médicos de Tarragona celebra, el próximo 16 de junio, una Jornada de Cooperación Sanitaria, con la que se pretende establecer un contacto más estrecho entre aquellos profesionales sanitarios que llevan a cabo proyectos de cooperación. Según asegura en esta entrevista el Dr. Francesc Xavier Manubens Bertrán, responsable de la Sección Colegial de Médicos Cooperantes de Tarragona, “es necesario promover foros estables de contacto con las distintas Administraciones implicadas y los Colegios de Médicos para establecer el entorno legal que haga posible el desarrollo de actividades de cooperación sanitaria”

En la Jornada de Cooperación Sanitaria se expondrán tres experiencias distintas: un proyecto de asistencia primaria en una zona de Guatemala; un proyecto de atención a mujeres gestantes en Ruanda y la exposición del periodista Sebastián Álvaro sobre su proyecto Hushé en Pakistán.
 
El Dr. Francesc Xavier Manubens analiza, en esta entrevista, las dificultades de los profesionales para disponer de tiempo reconocido y permisos remunerados para desarrollar programas de Cooperación y considera que la Fundación para la Cooperación Internacional de la OMC (FCOMCI) es un referente a la hora de “cubrir las condiciones de seguridad y profesionalidad” en el desarrollo de programas en terreno. 
 
-¿Cuáles son los principales objetivos que se pretenden con la celebración de esta jornada?
 
Poner en común algunas experiencias de cooperación por parte de compañeros del Colegio de Médicos y el Colegio de Enfermería con el fin de motivar aún más a aquellos compañeros que comparten el interés por este tipo de actividad profesional.
Establecer un contacto más estrecho entre aquellos profesionales sanitarios que llevan a cabo trabajos de cooperación y fomentar el intercambio de experiencias y problemas a los que nos enfrentamos.
 
-¿Quién participan en esta Jornada?
 
Se exponen tres experiencias distintas: un proyecto de atención a mujeres gestantes en Ruanda al que se da apoyo desde el colegio de enfermería de Tarragona, un proyecto de asistencia primaria en una zona de Guatemala trabajando con el Comité Oscar Romero y al que damos apoyo desde el colegio de médicos de Tarragona y por último la exposición del mediático Sebastián Álvaro sobre el proyecto Hushé que realiza con la Fundación Sarabastall desde el año 2000.
       
¿Qué labor se hace desde la Sección Colegial de Médicos Cooperantes de Tarragona en materia de cooperación? ¿Qué actividades o proyectos desarrolla en este ámbito?
 

Básicamente se trata de unir y poner en contacto a los diferentes colegiados que están llevando a cabo actividades de cooperación con diversas organizaciones, como plataforma de intercambio de experiencias y de tratamiento de los problemas que compartimos en el desarrollo de estas actividades, con el fin de darles respuestas comunes.
 
En su comunidad autónoma, un médico que decide hacer cooperación, ¿tiene facilidades a la hora de solicitar permisos? ¿Qué apoyo recibe desde el Colegio de Médicos?
 
De todos es conocido que no es fácil disponer de tiempo reconocido para llevar a cabo estas actividades y en su mayoría se hacen en periodos vacacionales. Como el resto de colegios de médicos tratamos de establecer en común una comunicación con las gestoras de las diversas estructuras sanitarias para establecer unas condiciones legales comunes a las que se pueda acoger cualquier compañero interesado en llevar a cabo esta actividad.
 
-¿En qué medida cree que la actual situación económica ha afectado los programas de cooperación de Cataluña?
 
Es evidente que en los tiempos recientes de recortes se ha hecho aún más difícil disponer de tiempo reconocido como permiso remunerado para llevar a cabo los programas de cooperación por parte de nuestros profesionales, así como la cobertura de su puesto de trabajo durante su ausencia por dichos motivos. Por ello, no sólo hace cooperación el que se va a un programa concreto sino también sus compañeros que permanecen en su puesto de trabajo habitual y que reciben una mayor carga de trabajo.
 
-¿Cómo valoraría la labor que hace la Fundación para la Cooperación Internacional de la OMC de apoyo al colectivo médico cooperante y voluntario? En su opinión ¿qué retos tenemos aún por trabajar?
 
Es para todos nosotros un referente claro a la hora de disponer de información de las distintas necesidades a cubrir así como de las condiciones de seguridad y profesionalidad para llevar a cabo nuestra actividad en los distintos programas en los que cada uno a título personal participa. Es de agradecer también el trabajo formativo en aspectos concretos de nuestro trabajo de cooperación y actuar como plataforma de contacto entre los distintos profesionales implicados. 
 
No cabe duda que es necesario promover foros estables de contacto con las distintas administraciones implicadas y los colegios de médicos para establecer el entorno legal que haga posible el desarrollo de actividades de cooperación sanitaria por parte de nuestros facultativos con unas condiciones comunes para todos, sea cual sea la organización o institución proveedora de salud en la que trabajamos aquí.
 
En Cataluña llevamos ya cerca de tres años tratando de establecer este espacio común de trabajo entre los cuatro colegios de médicos de nuestras provincias, el departamento de salud y la agencia catalana de cooperación.