Dr. Serafín Romero: “Hay que dotar a AP del espacio de empoderamiento del paciente para evitar que los conflictos sólo se solucionen con medicalización”

El presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Dr. Serafín Romero, participó en la Jornada de la Red de Escuelas y Salud Mental, organizada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, donde aseguró que “muchas veces no se solucionan los problemas con un medicamento y hay que fomentar una corriente colaborativa entre los profesionales sanitarios, al igual que es necesario dotar a la Atención Primaria del espacio de empoderamiento del paciente para evitar que los conflictos solo se solucionen mediante la medicalización”


Madrid medicosypacientes.com / R. M. P.
 

La jornada estuvo dirigida por Paloma Casado, subdirectora general de Calidad e Innovación en Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y en la mesa, que estuvo moderada por Jesús Casal, coordinador de la Red de Escuelas y Salud Mental, además del Dr. Serafín Romero, intervinieron Diego Ayuso, secretario general del Consejo General de Enfermería; y Jesús Aguilar, presidente del Consejo General de Farmacéuticos. 

El Dr. Serafín Romero destacó la labor que desempeña la Red de Escuelas y Salud Mental y señaló que “se trata de una iniciativa magnífica y es loable que se realice desde un entorno de coordinación a nivel central, porque la educación en salud, la formación e información son esenciales para los ciudadanos en general y para los pacientes y familiares en particular”. Este tipo de proyectos puede servir como “parte del proceso terapéutico que puede tener cualquier enfermedad y el hecho de que se lleve a cabo desde un estamento público y aséptico ayuda a evitar conflictos de intereses”, explicó. 

El presidente de la OMC señaló que “desde la profesión médica estamos convencidos de la relevancia que adquiere llevar los valores del profesionalismo al entorno formativo del estudiante de Medicina, porque hace falta conocer al paciente, a la persona”. Por este motivo, “al tratarse de una profesión humanística, los estudiantes deben impregnarse de estos valores y deben saber que tienen delante a un paciente, en su contexto, con su entorno familiar y sus particularidades correspondientes. Lo que tiene el médico ante sí no es una enfermedad, sino una persona que vive en una comunidad, y no es lo mismo dar una medicación a alguien que no tiene ningún apoyo social, que es mayor y encima vive solo, que darlo a otra persona con un importante apoyo socio familiar”. 

Además, incidió en que el facultativo debe valorar si lo que tiene el paciente es una depresión o es un conflicto que la persona no es capaz de afrontar “porque la pastilla no es siempre la única solución”. Por eso, recordó que la parte humanista de la profesión “no se ha perdido”aunque está en riesgo de afectarse. 

Respecto a las numerosas guías, informativas y formativas, dirigidas  a pacientes que se editan, el Dr. Romero resaltó que “sería interesante para los profesionales contar una “cartera” de recursos para poder facilitar al enfermo la mejor y las más adaptadas recomendaciones, porque el que tiene acceso es el enfermo y al médico le corresponde conocer de qué fuente bebe el paciente”.   

También aseguró que “el empoderamiento del paciente comienza con el acercamiento a su médico y a su enfermero y ha de hacerse dentro de un plan ambicioso de Atención Primaria, porque se produce, por ejemplo, un descenso notable de la toma de ansiolíticos cuando se realizan actividades grupales con la participación de pacientes”.  De este modo, se mostró partidario de que “la red emane del trabajo  conjunto de los profesionales cercanos a los pacientes y los familiares para crear una conciencia de empoderamiento”.

El Dr. Romero comentó que “el principal recurso que tiene el médico para empoderar al paciente es, como decía el Dr. Marañón, la “silla” que tiene que estar ocupada por el paciente el tiempo necesario, porque es muy difícil abordar toda la realidad del paciente sin el tiempo por consulta necesario para el abordaje de una patología. En este punto, incidió en la trascendencia de anteponer el interés del paciente por delante de cualquier interés, tal y como indica el Código de  Deontología de la profesión médica. 

El presidente de la OMC expuso que le preocupa cómo se están formando en el Grado los futuros médicos, “porque hay dificultades de comunicación” y detalló que “el profesionalismo es saber comunicar, empatizar, tener compasión que es la esencia del humanismo. Es fácil escudarse detrás de un gran aparato diagnóstico o de un medicamento caro, pero hay que saber reconocer al paciente y dejar que tome decisiones”. 

Diego Ayuso, secretario general del Consejo General de Enfermería, hizo hincapié en la necesidad de trabajar la formación de los profesionales en el tratamiento de los pacientes crónicos para potenciar el autocuidado y poder potenciar así diversas estrategias que se pretender llevar a cabo.

Por su parte, Jesús Aguilar, presidente del Consejo General de Farmacéuticos, se mostró a favor de realizar acciones globales para que tengan utilidad para todos los usuarios y puso como ejemplo el proyecto ‘En Mente’, desarrollado por el Consejo General de Farmacéuticos para los pacientes con Alzheimer, cuyas conclusiones revelaron que el 80% de los encuestados tenían una percepción positiva y de utilidad de la información que habían recibido del farmacéutico.

PIe de foto: Ayuso, Dr. Romero, Casado y Aguilar.