Una de cada tres integrantes de las Comisiones de Deontología de los Colegios de Médicos son mujeres

Versión para impresiónVersión para impresiónEnviar por MailEnviar por Mail

El 33% de las integrantes de las Comisiones de Deontología de los Colegios de Médicos son mujeres. Una cifra que aumenta paulatinamente, pero que todavía está lejos de reflejar la realidad de género de la profesión, como así lo demuestra que de las 52 corporaciones colegiales, tan solo seis cuenten con una mujer en la presidencia de dichas comisiones. Las doctoras María Castellano, Rosa Burdeus, Elvira Santos, Montse Esquerda, Andrea Gallego y Juana Mª Caballin coinciden en que “es un porcentaje claramente insuficiente”


Madrid 07/03/2018 medicosypacientes.com / R.M.P.
 

Las Comisiones de Deontología de los Colegios de Médicos de Girona, Huesca, Lleida, Lugo, Navarra y Zamora están presididas por mujeres. Es decir, el 11,5% del total. Cabe destacar que, en estas corporaciones, la presencia femenina en dichas comisiones es representativa. En Girona, el 56% de los miembros de la Deontológica son mujeres, en Huesca el 43%, al igual que en Lleida, en Lugo el 67%, en Navarra el 58% y en Zamora el 50%.

Además, hay otros colegios que, aunque las Comisiones de Deontología no está presididas por mujeres, sí tienen un porcentaje muy destacable entre sus miembros, como Segovia, con el 75%; Pontevedra, que tiene el 60%; Bizkaia, con el 58%; Asturias, con un 50%, Madrid cuenta con el 44%, igual que Córdoba; Barcelona, con un 43%, porcentaje idéntico a Almería y Gipuzkoa.

“La presencia femenina actual en las comisiones es insuficiente”

La Dra. María Castellano, referente en el ámbito de la Deontología por su trayectoria en las Comisiones Deontológicas de distintos Colegios de Médicos y de la Comisión Central de Deontología de la Organización Médica Colegial (OMC), asegura que se trata de un ámbito que “no es de hombres o de mujeres, sino de los seres humanos que tienen una exigencia moral y excelencia en la Medicina”. La única mujer que ha formado parte de la Comisión Central de Deontología de la OMC -actualmente no hay representantes femeninas-, defiende que “la presencia femenina en las comisiones, a pesar de que ha ido aumentando según nos hemos ido incorporando a la profesión, debería ser acorde a la realidad del número de mujeres que hay en la práctica asistencial. Ha crecido notablemente desde que yo comencé, pero no en la medida que sería deseable. Queda mucho camino por recorrer”.

La Dra. Rosa Burdeus, presidenta de la Comisión de Deontología del Colegio de Médicos de Huesca, lamenta que la presencia de la mujer en las comisiones “es similar a los puestos de representación en las Juntas de los Colegios, algo que puede y debe mejorarse”. Pese al contexto actual, la Dra. Burdeus lanza un mensaje positivo, porque “afortunadamente el número de mujeres va en aumento y en el caso de Huesca superamos el 40% del total de la Comisión Deontológica, una cifra sensiblemente mayor que la proporción de la propia Junta”.

La Dra. Elvira Santos, presidenta de la Comisión de Deontología del Colegio de Médicos de Zamora, coincide con el planteamiento y explica que “el porcentaje es claramente insuficiente, más si tenemos en cuenta que en la actualidad es mayor el número de féminas que cursan estudios de Medicina que el de varones y, por tanto, es superior el número de mujeres médicos”.  Además, señala que “existen algunos Colegios de Médicos que no cuentan con representación femenina en su Comisión de Deontología algo, hoy en día, inadmisible. Hay ciertos ámbitos en los que de modo tradicional imperan más los varones, pero esto va cambiando y la presencia de la mujer poco a poco se hace más patente en las corporaciones colegiales”. 

Por su parte, la Dra. Andrea Gallego, presidenta de la Comisión de Deontología del Colegio de Lugo, subraya que los porcentajes que se manejan de participación de las mujeres en las comisiones deontológicas “no puede ser más que negativos y hace falta que los varones dejen paso, pero también que las mujeres se decidan a asumir responsabilidades y a participar, que se hace camino al andar y somos necesarias”. También lamenta “que en la nueva Comisión Central de Deontología de la OMC no haya ni una sola mujer y me produce tristeza ver una foto de familia compuesta únicamente por hombres”.

La Dra. Juana Mª Caballín, presidenta de la Comisión de Deontología del Colegio de Médicos de Navarra, argumenta que "el trabajo en las Comisiones exige un plus de dedicación que añade dificultades para compatibilizar la vida personal, familiar y laboral". De este modo, comenta que "el cuidado o la supervisión familiar, no sólo de hijos sino también de padres, como debido a la longevidad es el caso, sigue siendo en la práctica un terreno casi exclusivamente femenino. En estas circunstancias y en cualquier trabajo, incluido el de la Medicina, no solo es cuestión de tener las mismas oportunidades, sino de compartir ciertas responsabilidades en los demás ámbitos de la vida que permitan desarrollarlas en situación de igualdad. Luego habrá que respetar las decisiones individuales de cada persona pero nunca debe faltar la oportunidad de poder tomarlas libremente".  

Los hombres y las mujeres tienen el mismo sentido ético

Las doctoras exponen en que aportación de la mujer a las Comisiones Deontológicas es la misma que la del hombre. No existen diferencias por motivo de sexo y pueden tener el mismo sentido ético, las mismas percepciones y defender del mismo modo la ética y el buen hacer del profesional médico. 

Según la Dra. Santos, “las mujeres tal vez sean más intuitivas, pero la objetividad y sentido de la ética creo que es igual en hombres que en mujeres. No obstante, habría que considerar que, por primera vez en la historia de España hay más médicas que médicos, algo que no se ve reflejado en los puestos de representación, por lo que entiendo que para favorecer la accesibilidad sería necesario reflexionar y valorar actuaciones de toda índole, incluso deontológicas, de discriminación positiva de las médicas”.

La Dra. Montse Esquerda, presidenta de la Comisión de Deontología del Colegio de Médicos de Lleida, recalca que “resulta difícil diferenciar las aportaciones a la Comisión según el género”, hace hincapié en que están más vinculadas “al perfil profesional, formación de cada persona, edad, experiencia profesional y deontológica que al propio género” y detalla que no cree que se pueda resolver “mediante cupos, pero sí intentando la participación de mujeres en todos los ámbitos”.