Adhesión de los médicos latinoiberoamericanos a la petición de que la relación-médico paciente sea designada patrimonio cultural inmaterial

Versión para impresiónVersión para impresiónEnviar por MailEnviar por Mail

La Organización que agrupa a las Asociaciones, Federaciones, Colegios y Sindicatos de médicos de América Latina, el Caribe y la Península Ibérica (CONFEMEL) aprobó en su XX Asamblea General Ordinaria de Bogotá una Declaración de adhesión a la propuesta del Foro de la Profesión Médica (FPME) para que la relación médico-paciente sea considerada por la UNESCO patrimonio cultural inmaterial de la humanidad


Madrid medicosypacientes.com
 VQue CONFEMEL es la entidad que reúne a todos los países de América Latina, Caribe y Península Ibérica, siendo miembro de la Asamblea Medica Mundial (WMA) y en representación de la cuarta parte de los médicos del mundo.
 
Que la Asamblea General de la Conferencia Nacional de Decanos de Facultades de Medicina celebrado en octubre del 2017 en la ciudad de Cádiz, aprobó por unanimidad el apoyo y la adhesión a la candidatura de la “Relación médico-paciente como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad”.
 
Que el congreso Nacional de Medicina celebrado en Coimbra (Portugal) en Noviembre de 2017, aprobó no solo apoyar, sino cooperar y compartir la candidatura de Patrimonio, creando una comisión mixta al respecto.
 
Que CONFEMEL ratificó en la ciudad de Lima (Perú) en noviembre 2017 y en  la ciudad de Toledo (España) en mayo del 2018 su adhesión a UNESCO que ESTABLECE que la declaración de “Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad”, tiene como fin salvaguardar aquellas prácticas vivas en las comunidades humanos que, con un fuerte peso de tradición, merecen ser destacadas por su capacidad de identificar y cohesión social dentro de las comunidades que la practican o del conjunto de la sociedad e inscritas en las listas patrimoniales de la UNESCO.
Por lo anteriormente señalado:
 
CONFEMEL expresa la necesidad urgente de tomar como prioridad el tratamiento de este tema que enaltecería esta práctica de compasión y caridad humana como bien intangible de la humanidad