"Lo que me ha dado más sentido de identidad, seguridad y orgullo ha sido la pertenencia a mi Colegio profesional”

Versión para impresiónVersión para impresiónEnviar por MailEnviar por Mail

La Dra. María Castellano mostró su agradecimiento por el cariño recibido a compañeros y amigos durante la presentación del libro "María Castellano Arroyo: Médica, maestra y humanista” y destacó que a lo largo de su trayectoria “lo que me ha dado más sentido de identidad, seguridad y orgullo ha sido la pertenencia a mi Colegio profesional”


Madrid 17/09/2019 medicosypacientes.com / Ricardo M. Platel

Antes de comenzar su discurso tuvo palabras para los acontecimientos sucedidos en Levante y Galicia. Del primero resaltó la labor de todos los profesionales sanitarios que han visto multiplicar sus esfuerzos para ayudar a la gente. El episodio de Galicia lo calificó de “crimen terrible” de la mano de la violencia de género que ha evolucionado en sus manifestaciones. Reivindicó el papel de los sanitarios, en especial a los médicos de AP, para detectar, identificar y prevenir la violencia de género e incidió en que “es una función que no debemos dejar pasar”.

La Dra. Castellano siente que es “una persona muy afortunada”, y comparaba su vida a un piano en el que las techas blancas fueran los acontecimientos felices y las teclas negras los hechos desgraciados. Destacó que los hechos que más felicidad le suscitan han sido nacer en Jaén,  en la familia que “disfruté desde niña y hasta hoy; el haber podido ser médico; tener los maestros que tuve, las sucesivas promociones de alumnos, y conocer a cada una de las personas que han hecho posible que yo  sea la María que hoy estoy aquí con vosotros”. 

También se refirió a las experiencias más tristes, especialmente a nivel personal, como la pérdida de su marido, en 1993, el profesor Amadeo Sánchez Blanque, inspirador de su vocación docente, momento en el que estuvo acompañada por la Fundación y el Patronato de Huérfanos de la OMC y la muerte, más difícil aún, de su hijo Amadeo, ejemplo de alegría, aceptación y lección de vida. Y ahora, su enfermedad, “que está siendo una ocasión de apreciar y valorar lo que es estar al otro lado de la mesa en la consulta,  a los profesionales sanitarios, a los investigadores que permiten que en cada visita se nos hable de nuevas posibilidades terapéuticas, a los compañeros y amigos que permanentemente me proporcionáis ocasiones de felicidad de plenitud de sentimientos y de emociones nuevas e insospechadas, no hay más que ver este día de hoy, que no podré agradecer lo suficiente”.

La Dra. María Castellano, pionera en la lucha contra la violencia de género, explicó que la Medicina Legal y Forense es una especialidad “tan completa que a mí me ha permitido un desarrollo profesional absolutamente completo, el deseo de saber cada día todo lo nuevo que se iba incorporando a la ciencia médico-biológica de interés forense y a la evolución social de la Medicina”. 

Detalló que los pacientes son personas particulares, que están afectadas por problemas judiciales, como agresores o como víctimas, en ellos la salud física y/o mental, interviene modificando los destinos, desempolvando la culpa o la inocencia, aumentando o disminuyendo las penas, haciendo visible el sufrimiento experimentado o el daño sufrido. 

Manifestó que “la entrevista médico-forense nos permite, al entrar en la mente “del malo”, conocer los motivos, y comprender y explicar conductas, a menudo malvadas e inhumanas, pero comprenderlas y explicarlas no nos lleva a disculparlas. A veces esto sirve para intentar una prevención, siempre necesaria, y algunas veces para la reinserción. Yo me he sentido mejor comprendiendo y valorando a las víctimas; he podido comprobar cómo en la entrevista de reconstrucción de hechos y de valoración de daños se puede hacer una intervención de esclarecimiento y apoyo terapéutico (la psicología médica); en esa tarea he encontrado mucha satisfacción, he procurado siempre que la víctima se encontrara, cuando salía del despacho, mejor, más esperanzada, más apoyada, y menos sola, que en el momento en que entró”. 

Trayectoria en Comisiones de Deontología

Recordó que el profesor Enrique Villanueva le estimuló para formar parte de la Comisión de Deontología Médica del Colegio de Granada, ya en los últimos años 70, antes de irse al Instituto de Medicina Legal de Lieja. Y, en 1981, ya en Zaragoza, volvió a formar parte de la Comisión hasta que en octubre de 1996, 17 años después, volvió a su Universidad de origen, Granada. En 2009 entró a formar parte de la Comisión Central de Deontología de la OMC, cumpliendo los 8 años previstos como periodo máximo. La Dra. Castellano afirmó que vivió este periodo “como el que más satisfacción personal me ha producido. Tuve la suerte de coincidir con compañeros inolvidables, con ellos construimos el Código de Deontología Médica que, revisado y corregido por todos los Colegios de España, se publicó en 2011 y ha estado vigente hasta ahora, en que esperamos una nueva revisión que, sin duda lo adaptará a las nuevas situaciones médicas”. 

A estas tareas mencionadas se añadió su condición de Académica de número de la Real Academia de Medicina de España, en la que ocupa el sillón 19 de Medicina Legal, desde 2012. Su compromiso ahí es la promoción de la Medicina Legal y Forense y la defensa para que se consolide como una especialidad imprescindible en la sociedad actual con el reconocimiento y organización necesaria y todavía pendiente.

Antes de terminar mostró su disposición a colaborar en un libro que recopile la identidad y la obra de las 100 primeras mujeres médicos de España, que sería un homenaje merecido a aquellas cuya trayectoria tuvo consecuencias dignas de reconocimiento y constancia histórica.