Este miércoles se conmemora el Día Latinoiberoamericano contra las agresiones a médicos y sanitarios

Versión para impresiónVersión para impresiónEnviar por MailEnviar por Mail

Este miércoles se conmemora el Día Latinoiberoamericano contra las agresiones a médicos y sanitarios. La Asamblea de la Confederación Latinoiberoamericana de Médicos (CONFEMEL) acordó esta fecha en memoria del Dr. Marco Antonio Becker, asesinado en Brasil, que llenó de consternación a la profesión médica española y latinoamericana, ya que con su muerte desapareció uno de los médicos más representativos y comprometidos de la profesión médica, que compartía estrechos lazos con el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM)


Madrid  medicosypacientes.com

El Dr. José Ramón Huerta, coordinador del Área Internacional del CGCOM, fue el autor de un artículo dedicado al Dr. Becker con motivo de su fallecimiento en 2008, en el que recogió que ejercía la Oftalmología en el estado brasileño de Río Grande do Sul, concretamente en su capital, Portoalegre, ciudad en la que nació, en el seno de una familia de origen alemán y en la que encontró trágicamente la muerte al ser asesinado. Fue tiroteado dentro de su coche tras ser abordado por dos hombres desde una moto, en lo que parece ser un crimen premeditado. 

Había presidido CREMERS (Consejo Regional de Medicina de Río Grande do Sul) durante más de diez años, siendo en el momento de su fallecimiento su vicepresidente además de secretario general de CONFEMEL (Confederación de Entidades Médicas de América Latina y del Caribe), institución de referencia entre los Colegios y Asociaciones Médicas de la zona, de la que fue su presidente entre 2006 y 2008, hasta un mes antes de su asesinato.

El Dr. Marco Antonio Becker era un hombre que no pasaba desapercibido, ya desde sus cerca de dos metros de altura, pero sobre todo, por su estilo directo y valiente al decir las cosas y al denunciar lo irregular y su compromiso rotundo y decidido con la profesión médica. Su curiosidad e inquietud constantes, su relación fácil y directa con los demás, sin exclusiones, lo hacían un personaje singular y destacado entre los representantes médicos de Iberoamérica. 

En el ámbito de la representación de la profesión médica tuvo una eficaz y dilatada trayectoria, en la que destacó su compromiso con la ética médica y con la defensa del médico y de sus condiciones de trabajo así como de la calidad de la formación en la medicina y en la atención al paciente. Se opuso enérgicamente a la apertura indiscriminada de Facultades de Medicina de Brasil, luchando por una medicina mejor y por un mundo mejor.