Presidente de CONFEMEL: “A partir del conocimiento del PAIME vamos a trabajar en un proyecto adaptable a las realidades de Latinoamérica”

El presidente de la Confederación Latinoiberoamericana de Entidades Médicas (CONFEMEL), Dr. Jeancarlo Fernandes Cavalcante, destaca en esta entrevista la importancia que adquiere la celebración el VII Congreso Nacional del PAIME y I Encuentro Latinoamericano del PAIME celebrado en mayo en Palma de Mallorca, bajo el lema "Cuidando de ti, cuidando de todos". Para el Dr. Fernandes Cavalcante representa una oportunidad única que va a permitir comenzar a trabajar en un proyecto que dé respuesta a las diversas realidades locales que en torno a la salud del médico se observan en los distintos países de América Latina.

La Confederación Latinoiberoamericana de Entidades Médicas (CONFEMEL) es una organización en la que están integradas las instituciones médicas representativas de cada país en Brasil, Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú, Venezuela, Costa Rica, Guatemala, Haití, Honduras, El Salvador, República Dominicana, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, Argentina , Chile, Paraguay y Uruguay. En 2015, se aprobó la participación de Portugal y España como miembros permanentes de la Confederación. Algunos de sus objetivos pasan por el intercambio de experiencias sociales, científicas, tecnológicas y políticas a favor de la salud de las personas que trabajan en la salud. Un ejemplo de ello lo representa el Programa de Atención Integral al Médico Enfermo (PAIME), sobre el que opina su presidente, el Dr. Jeancarlo Fernandes Cavalcante.

-¿Qué representa para los miembros de CONFEMEL el I Encuentro Latinoamericano del PAIME ?

-El I Encuentro Latinoamericano del PAIME es una semilla que, por supuesto, fructificará en nuestra región; es importante que conozcamos esa iniciativa exitosa en España. Los médicos de América Latina necesitan ayuda cualificada y el PAIME es un ejemplo para nosotros.

-¿Desde su punto de vista, ¿cuál es el valor del Programa de Atención Integral al Médico Enfermo (PAIME)?

-El PAIME es fundamental para salud pública de España porque, cuando cuidamos del cuidador, estamos indirectamente mejorando las condiciones de asistencia a la población. Un médico sano tiene mejores condiciones físicas e intelectuales para la buena práctica de la Medicina.

-¿Considera necesario este tipo de Programas para garantizar la calidad del acto médico y reforzar la misión de las Organizaciones médicas?

-Por supuesto, programas como el PAIME son un ejemplo para los países de Latinoamérica, especialmente, en este momento en que esas naciones sufren la falta de atención gubernamental en la salud, lo que hace que los médicos sean víctimas de patologías relacionadas con el estrés como "burnout". Es ante estas circunstancias cuando las organizaciones médicas deben aumenta su espectro de actuación para ayudar a los profesionales. Es una tarea esencial para todos: médicos, población e instituciones. 

-En concreto, en su país, Brasil, ¿qué tipo de ayudas ofrecen al médico que enferma por patología mental y/o adicción?

-Lamentablemente, en Brasil no hay nada que se parezca al PAIME, a pesar de que las estadísticas muestran un número crecientes de adictos y desórdenes mentales en la comunidad médica, incluso, con una elevada cifra de suicidios. Los sanitarios son atendidos en el sistema universal de salud como todos los demás pacientes.

-¿Qué acciones tiene previstas CONFEMEL encaminadas a la promoción, protección y prevención de la salud de los médicos?

-Inicialmente, CONFEMEL lucha contra la violencia contra los médicos, algo muy repetitivo en nuestros países, estimulando cambios en las leyes nacionales que permitan agravar las penas para los agresores, además de intentar identificar los factores que desencadenan esas agresiones.

Sin embargo, a partir del conocimiento del manejo de pacientes en el PAIME, vamos a trabajar en la elaboración de un proyecto modelo que sea adaptable a las realidades locales en Latinoamérica, además de contar con la experiencia de los directivos de la OMC para ayudar en ese reto.

-En una de las últimas Declaraciones (Brasilia) de CONFEMEL se advertía de que la tasa de suicidios entre el personal médico duplica a la de la población general…

-Ciertamente, es una realidad que todavía no sabemos cómo hacerle frente, pero, hoy el suicidio entre el personal médico demanda un estudio y acciones rápidas de las instituciones médicas con el fin de disminuir esa tasa. CONFEMEL empezará a abordar el asunto con más profundidad en sus eventos colegiales.

-¿Varía mucho este tipo de situaciones entre los países miembros de la Confederación?

-Al no poder disponer de estadísticas oficiales en todos los países miembros, no podemos hablar con precisión sobre esta situación, sin embargo, los que tienen posibilidad de manejar estadísticas, demuestran una situación muy similar entre ellos, las tasas son muy parecidas. 

-La incidencia de patologías mentales entre el personal de salud ¿está vinculado, en muchos casos, a las condiciones laborales a las que están sometidos?

-No tengo reparo en asegurar que casi todos los casos están relacionados con las condiciones laborales, con la exposición a las amenazas de agresiones, con la falta de medicamentos y insumos, con exceso de guardias, salarios bajos y amenazas de judicialización de su trabajo. Todo ello lleva al límite máximo la tolerancia psíquica de los sanitarios.

-Desde su punto de vista, ¿qué tipo de políticas son necesarias para hacer frente a esta lacra y qué ayudas se precisan por parte de los Gobiernos?

-Son esenciales políticas institucionales privadas y públicas, orientadas a la prevención de esos agravios, e información a la población general y a los gobiernos, para que los mismos sepan la importancia que tiene preservar la salud de los cuidadores so pena de una medicina de baja calidad para todos.

No olvidemos que no hay economía global sana con sistemas de salud debilitados por la incompetencia de la Administración pública o privada.