Promover la Relación Médico-Paciente como patrimonio cultural

Dra. Julia Nicolás Poza, vocal de Atención Primaria rural, del Colegio de Médicos de Bizkaia

Desde un punto de vista histórico la relación médico -paciente ha estado presente, articulada a través de diferentes técnicas y modelos relacionales desde el origen de la civilización.

Aunque la Medicina y la relación médico –paciente sigue siendo uno de los matarrelatos que articulan y vertebran nuestra sociedad, nos encontramos ante un punto de inflexión. Esta relación sigue siendo una institución altamente valorada en nuestro país, de hecho, los médicos siguen siendo la profesión más valorada por los españoles.

Pero solo una relación Médico-Paciente integradora reconoce en su plenitud que el profesionalismo debe encontrar en el humanismo su vía de expresión y se convierte en herramienta de la verdadera humanización asistencial.

Esta relación está basada en un proceso comunicativo entre médico y paciente donde el paciente ,libre y voluntariamente ,tras recibir la suficiente cantidad y calidad de información ,toma, de forma compartida con el médico ,decisiones oportunas sobre su enfermedad (técnicas diagnósticas a elegir ,objetivo terapéutico, tratamientos y sus posibles alternativas, etc.…)se responde así a la mayor conciencia por parte de los enfermos –y de la sociedad en general-de su autonomía como personas que deciden por ellas mismas sobre su cuerpo ,su enfermedad y todo aquello que el conocimiento medico les ofrece, pero también a las crecientes posibilidades que el continuo desarrollo  del arsenal médico en técnicas diagnósticas y tratamientos supone.

El compromiso profesional y las obligaciones deontológicas deben llevar la relación médico /Paciente a crear un ambiente propicio para promover no solo la salud, sino también la seguridad y la capacidad de decisión del individuo que consulta. Es en esta relación, donde todos los valores técnico-profesionales, humanísticos, axiológicos, éticos, cívicos y sociales se proyectan en la persona como razón de ser de nuestra profesión, del sistema y de la propia sociedad.

Estos valores hacen de dicha relación, un compromiso basado en la confianza y la empatía y que transmita seguridad, pero que también ha de ser una relación alineada con la atención afectica-efectiva que es la forma de cuidar y curar al paciente como persona, con base en la evidencia científica, pero incorporando la dimensión de la dignidad y la humanidad y que garantice la confidencialidad y el secreto profesional.

La publicación de la Carta del nuevo profesionalismo en 2002 ( Medical Professionalim Project ,2002) puede considerarse un hito fundamental en este proceso que incorpora como compromisos profesionales la Bioética y el respeto de los derechos reconocidos a los pacientes ,así como el esfuerzo de la profesión en la mejora continua de la asistencia médica  en sus diferentes dimensiones ,técnica ,social y humana, a través de valores como la integridad y la honestidad, la compasión ,el altruismo, la promoción de la justicia social….

La iniciativa defendida por el senador del GPP por Córdoba, Jesús Aguirre, resultó aprobada con el apoyo de todos los grupos y la abstención de PNV y Podemos. A través de esta, se instó al Gobierno a proponer a la Unesco que la relación Médico –Paciente sea considerada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Es de destacar la importancia de dicha relación, que contribuye a aportar una mejoría terapéutica a la persona y ayuda a mejorar el diagnóstico facultativo.

La iniciativa presentada por el GPP sigue la línea argumental del trabajo elaborado por el Foro de la Profesión Médica (FPME) y que hizo pública el pasado mes de Julio .

Se trata de mantener la relación Médico-Paciente como núcleo fundamental de la asistencia sanitaria centrada en la persona, que sea de alcance universal y con un funcionamiento eficiente. Preservar sus valores y contribuir a su adaptación a nuevas circunstancias que vayan apareciendo en el futuro es tarea de todos nosotros.

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.