Protección de los médicos en zonas bélicas, fortalecer los sistemas sanitarios y control de los efectos del cambio climático, prioridades de la AMM para 2017

Versión para impresiónVersión para impresiónEnviar por MailEnviar por Mail

Las esperanzas y preocupaciones de los médicos de todo el mundo para 2017 quedaron plasmadas en un mensaje de la Asociación Médica Mundial para el año que ahora comienza, de entre las que destaca la preocupación creciente de la AMM por el riesgo para los médicos y profesionales de la salud de ser blanco en las zonas de guerra y las zonas de conflicto.
 
El presidente de la Asociación, Dr. Desai, indicó, al respecto, que el número de muertes y lesiones a médicos y otros profesionales de la salud durante el año pasado "es un trágico recordatorio de la disminución del respeto a las leyes y convenciones internacionales relativas a la protección que debe darse a todo el personal médico en zonas de guerra". En este sentido, subrayó que "el bombardeo de hospitales y otros centros de salud tiene que detenerse y esperamos que este año todos los gobiernos se suscriban a nuevos y reales esfuerzos por respetar los servicios de salud como uno de los valores fundamentales del derecho internacional humanitario".
 
Entre las principales peticiones de la Asociación está también la de que los líderes mundiales redoblen sus esfuerzos para combatir los efectos del cambio climático. "Una de las políticas más importantes que la WMA adoptó el pasado año fue instar a las organizaciones de salud de todo el mundo a transferir sus inversiones de las compañías de energía que dependen de los combustibles fósiles a los que generan energía a partir de fuentes renovables. "Esperamos ver progresos considerables en este tema en 2017", señaló.
 
El Dr. Desai también espera que los gobiernos fortalezcan los sistemas de salud pública para mejorar la capacidad de las comunidades para adaptarse al cambio climático. "Ahora es el momento de que los gobiernos actúen sobre los compromisos prometidos para hacer frente al cambio climático y no retroceder".