revista_omc_julio_2018

revista_omc_julio_2018

Serafín Romero Presidente de la Organización Médica Colegial (OMC) Recuperar el derecho a la salud de todos los ciudadanos, garantizando la igualdad efectiva de acceso de todos, es devolverle a nuestro modelo sanitario su propio ADN “ D esde la OMC, hemos valorado positiva- mente el compromiso del nuevo Gobierno socialista de devolver la universalidad de la asistencia sanitaria, una condición que se vio afec- tada por el Real Decreto-ley 16/2012, de 20 de abril, de medidas urgentes para garantizar la soste- nibilidad del Sistema Nacional de Salud y mejorar la calidad y seguridad de sus prestaciones. Este Decreto no solamente fue cuestionado des- de la profesión médica, sino que sus consecuen- cias formaron parte esencial de las negociaciones del Acuerdo que el Foro de la Profesión Médica firmó con el Ministerio de Sanidad, delante del anterior presidente del Gobierno de España, hace ahora cinco años. Recuperar el derecho a la salud de todos los ciu- dadanos, garantizando la igualdad efectiva de acceso de todos, es devolverle a nuestro modelo sanitario su propio ADN: un sistema sanitario uni- versal, que atiende a todos por igual, de calidad y especialmente “solidario”, que no deja atrás a los que más lo necesitan, a los más débiles y despro- tegidos, a los más jóvenes sin empleo y también a las personas migrantes en situación irregular, que aún no han podido regularizar su situación y que de su no asistencia pudiera derivarse serios pro- blemas de salud pública. Reconocida esa apuesta por la recuperación de la universalidad de la asistencia, toca ahora dotar al sistema sanitario de una financiación suficiente. Es esencial caminar hacia una financiación esta- ble, suficiente, respetuosa con el principio de es- tabilidad presupuestaria y consolidación fiscal y que sea coherente con los principios de cohesión territorial, igualdad y equidad en el acceso a las prestaciones de acuerdo a una cápita adecuada, impulsando las necesarias reformas en las polí- ticas presupuestarias de las Comunidades Autó- nomas para que sus presupuestos garanticen un gasto sanitario adecuado para la cartera de ser- vicios del SNS, evitando descensos significativos de asignación que puedan reducir la provisión de servicios por debajo de los estándares de calidad. Después de estas dos cuestiones, es el momento de los profesionales sanitarios. Es necesario, de una vez por toda, un Pacto por los Profesionales. Hablar de los médicos y médicas en España sigue siendo una gran asignatura pendiente. No deja de ser sorprendente y paradójico que no hay político, sea del color que sea, que no se le llene la boca de lo “importante y necesario que somos”, mientras seguimos estancados en una situación devenida por la crisis de precariedad, de perdida de derechos laborales y, lo que es más grave, de una falta de po- lítica de recursos humanos que provoca déficits de profesionales e incide en la atención sanitaria. ¿Tiempos de cambio para la profesión médica? Desde la profesión médica en general y desde la OMC en particular, no hacemos otra cosa que po- ner herramientas al servicio de los que tienen que tomar decisiones. La encuesta sobre la Situación Laboral de la Profesión Médica, realizada junto a la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) que ya ha publicado su 5ª oleada, ha ex- puesto con datos una realidad en la que la ines- tabilidad y temporalidad laboral siguen siendo la tónica habitual en el sistema contractual del SNS. Casi el 50% de los médicos encuestados -13.500- no dispone de plaza en propiedad, encontrándose en situación irregular, y, de ellos, un 27% tienen contratos precarios por semanas, días y hasta por horas. Cinco años alzando la voz y, por fin, llega una OPE extraordinaria que esperamos que pon- ga fin a algunas de estas situaciones. Ahora, aportamos otra herramienta, fundamen- tal para la planificación de los recursos humanos, como es el Estudio sobre Demografía Médica, realizado en base a nuestro Registro de médicos colegiados, mientras estamos a la espera del Re- gistro del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bien- estar Social que lleva más de diez años gestándo- se pero que nunca termina de ver la luz. Este Estudio, elaborado también junto con CESM, ofrece un análisis descriptivo de la situación actual de los médicos en activo, su evolución y compa- rativa con Europa. Ofrece una radiografía de la fe- minización de la profesión médica, de la movilidad geográfica según la especialidad, del desfase entre los aspirantes y las plazas MIR y del exceso de las Facultades de Medicina, entre otros parámetros. Con este estudio, ponemos de relieve que no faltan médicos -superamos en un 12% a la media occi- dental-, pero evidenciamos que estánmal distribui- dos y advertimos que esa carencia de planificación puede provocar que, de aquí a unos años, falten profesionales de algunas especialidades médicas. Y, mientras, seguimos trabajando en muchas otras cuestiones que afectan a la profesión mé- dica y están en la agenda política. La última de ellas, es la proposición de Ley para facilitar el derecho a morir a las personas con enfermedad o discapacidad grave, mientras sigue paralizada la iniciativa legislativa en materia de derechos y garantías en la atención al final de la vida, a la que hemos dado nuestro apoyo sin fisuras para que haya un acceso universal y equitativo a los cuidados paliativos de calidad en el SNS. Presentimos que se avecinan tiempos de cam- bio para la profesión médica. Nosotros siempre actuaremos en defensa de los pacientes porque esa es la esencia de nuestra profesión, y en apo- yo y defensa de los médicos, con la máxima leal- tad a las instituciones sanitarias. OMC 42 | EDITORIAL | 3

RkJQdWJsaXNoZXIy ODY0MDA=