Regulación del tiempo en la consulta médica

Artículo que aporta una interesante perspectiva del tiempo en su dimensión social y organizativa en el mundo actual, aunque aporta poco contenido práctico a la reflexión sobre el tiempo idóneo para la consulta médica.

Rodríguez Torres, A., Jarillo Soto, E. C., & Casas Patiño, D. (2018).  La consulta médica, su tiempo y duración. Medwave, 18(05).  https://doi.org/10.5867/medwave.2018.05.7264

El tiempo está cobrando una gran importancia en el ámbito de la sociología, como la realidad en la que los acontecimientos se relacionan entre sí y en la que cobran sentido. Sin embargo, la concepción contemporánea del tiempo viene muy determinada por los procesos de producción y la necesidad de rentabilidad económica, y en ellos la importancia de los propios acontecimientos que ocurren queda relegada a esos valores técnico-económicos. La alteridad, tan importante en la relación médico-paciente, queda así relegada. La consulta médica es el ámbito en el que se establece la relación médico-paciente, una relación que pone en juego la experteza de uno de los participantes en bien del otro; en la actualidad, es una realidad más participativa de lo que ha venido siendo tradicionalmente. A lo largo del siglo XX ha existido la preocupación por la insuficiente duración de las consultas, aunque esta varió en el tiempo y entre diferentes países. Esa duración insuficiente, vivida tanto por el paciente como por el médico, interfiere con la calidad de la relación y de la propia asistencia médica. Sorprendentemente, además, un 20% de dicho tiempo está ocupado por tareas administrativas. La relación médico-paciente está, por tanto, muy mediatizada por la concepción social, política y económica del tiempo. Sería necesario adecuar su duración de acuerdo a los criterios de médicos y pacientes, de cara a desarrollar una estructura de gestión del tiempo clínico que diera respuesta a las verdaderas necesidades de la consulta médica, para dignificar el trato tanto a unos como a otros.

En conclusión: Configurar adecuadamente las organizaciones sanitarias para poder facilitar el tiempo suficiente para la consulta médica es capital para el correcto desarrollo de esta última.

Autor de la reseña: Miguel Ángel García