Sistemas integrales o completos.

Parten de la errada base de que la medicina se centra en las enfermedades sin tener en cuenta otros aspectos del individuo, proponiendo la necesidad de “integrar el cuerpo, la mente y el espíritu” para la prevención y el tratamiento de enfermedades. Es cierto que, con la premura que impone el sistema actual, es difícil atender con cierto detalle a las características del individuo, pero en el propio Capítulo IV de la deontología médica consultable en http://www.cgcom.es/sites/default/files/codigo_deontologia_medica.pdf, se aboga siempre por una atención al conjunto del paciente, derivando éste al personal competente si se detectaran problemas fuera de sus competencias en pro de asegurar la calidad de la atención.

En el cajón de sastre de este conjunto encontramos que, bajo la nomenclatura de moda de “lo integrativo”, se están intentando incorporar verdaderas afrentas contra la profesión médica y otras de entre las que destacamos las siguientes:
 

  • AYURVEDA: bajo la premisa de despertar el natural equilibrio del sistema mente-cuerpo para hipotéticamente curarse a sí mismo, este movimiento de origen indio incluye fitoterapia y masajes. Similar a la “teoría de los humores” hipocrática, busca un “equilibrio de las distintas fuerzas vitales”. Al igual que con la Medicina Tradicional China, que tratamos más adelante, la esperanza de vida tradicional de este país denota un claro aumento tras la llegada de la medicina occidental, lo que deja en entredicho su efectividad. http://www.skeptic.com/eskeptic/13-10-09/

  • HOMEOPATÍA: la propuesta de la “memoria del agua” y el uso terapéutico de altas diluciones de sustancias que en bajas diluciones provocan síntomas similares a los que se quieren tratar no tiene cabida alguna dentro de la evidencia científica actual. El producto final, excipiente puro indistinguible de otros “de distinta potencia” o incluso de otros productos homeopáticos, puede aparentar ser inocuo. Sin embargo, la realidad social es que encontramos víctimas por varios factores como el abandono o retraso de tratamiento real o por preparados defectuosos. http://www.apetp.com/index.php/homeopatia/

  • NATUROPATÍA: batiburrillo de administración de propuestas varias, aboga por las “prácticas naturales” para restablecer la salud, cayendo en la falacia naturalista al considerar que “lo natural tiene que ser bueno” y que un compuesto de la naturaleza será menos perjudicial que el mismo sintetizado artificialmente. Dentro de sus propuestas las hay más legítimas (fitoterapia o dietas, que encajan dentro de los tratamientos convencionales), y otras como la mencionada homeopatía. El perjuicio para el paciente sería, en este caso, la suma de todos los perjuicios potenciales de sus propuestas. http://www.apetp.com/index.php/naturopatia/

  • MEDICINA CUÁNTICA/TERAPIA CUÁNTICA: hoy en día, las apelaciones a la física cuántica por parte de numerosas pseudoterapias constituyen una de las piedras angulares de la pseudomedicina (incluyendo a la mencionada homeopatía). Es, probablemente, la máxima expresión del aprovechamiento por parte de la pseudociencia de la ignorancia actual del ciudadano en materia científica. La disciplina se tergiversa y manipula para inocular nociones del tipo “al observar, creamos la realidad o la modificamos”. Proliferan pseudoterapeutas que se dicen llamar “facilitadores en Física Cuántica”, así como pseudoterapias como la bioingeniería cuántica. El presidente de la Real Sociedad Española de Física, José Adolfo de Azcárraga, lo denuncia así: http://www.uv.es/~azcarrag/pdf/2016%20REF%20Terapias%20cuanticas.pdf

  • MEDICINA TRADICIONAL CHINA: creada como concepto político contrapuesto a los métodos occidentales por los dirigentes de la República Popular China es una amalgama de técnicas que sigue el mismo patrón de análisis que el de la naturopatía. Subrayamos la falacia ad antiquitatem: no por el hecho de ser algo “tradicional” ha de ser necesariamente mejor, o siquiera bueno; en medicina, más bien es sinónimo de primitivo o desfasado. Es fácil pensar en el sinsentido que sería actualmente proponer, como conjunto, la “Medicina Tradicional Española” basada en purgas, sangrías, dietas, ayunos, venenos, trepanaciones... Para subrayar este aspecto, cabe destacar que la esperanza de vida de China fue similar a la del medievo europeo hasta la introducción de la medicina moderna europea: http://www.scoopnest.com/es/user/GaboTuitero/676014890352517121

  • MEDICINA ANTROPOSÓFICA: Surge de la secta de la “Antroposofía” de Rudolf Steiner, ocultista austríaco sin estudio alguno relacionado con la salud, ligada también a las “Escuelas Waldorf”, la “agricultura biodinámica”, empresas como Weleda y bancos como Tríodos. Considera al humano compuesto de espíritu, alma y cuerpo y éste, a su vez, en cuerpo físico, cuerpo etérico y cuerpo astral, además de un ego. De entre sus caprichosas premisas actuales destacamos la de que la enfermedad es una “oportunidad para restablecer el karma”, el antivacunismo y el uso del muérdago como tratamiento contra el cáncer. http://charlatanes.blogspot.com.es/2012/08/antroposofia-la-secta-y-su-banco.html

  • IRIDIOLOGÍA: Se trata de un sistema de pseudodiagnóstico. La iridiología sostiene que a través de las líneas y manchas del iris del ojo podemos detectar el estado de salud del paciente, así como su historial clínico. Además, afirman que cada zona del iris se relaciona con un órgano, constituyendo una especie de preciso mapa. Si bien algunas patologías pueden mostrar perturbaciones en el iris del ojo, el estado de salud no se refleja en el iris del ojo de los pacientes. Es un método de pseudodiagnóstico muy utilizado por naturópatas y homeópatas. No existe ninguna prueba científica reproducible que demuestre los postulados de esta técnica. http://www.apetp.com/index.php/iriodologia-iriologia-o-iridiologia/