Sistemas integrales o completos

Parten de la errónea base de que la medicina se centra en las enfermedades sin tener en cuenta otros aspectos del individuo, proponiendo la necesidad de “integrar el cuerpo, la mente y el espíritu” para la prevención y el tratamiento de enfermedades. De Hipocrates a Gregorio Marañón no hay enfermedades sino enfermos (López EA. La culpa fue de Hipócrates. Aten Primaria 2004; 34 (9):482-3)

Es cierto que, con la premura que impone el sistema actual, es difícil atender con cierto detalle a las características del individuo, pero en el propio Capítulo IV del Código de Deontología Médica del CGCOM sobre la calidad de la atención médica se aboga siempre por una atención al conjunto del paciente, derivando éste al personal competente si se detectaran problemas fuera de sus competencias en pro de asegurar la calidad de la atención. El médico tiene el deber de prestar a todos los pacientes una atención médica de calidad humana y científica. 

El médico debe disponer de libertad de prescripción, respetando la evidencia científica y las indicaciones autorizadas, que le permita actuar con independencia y garantía de calidad. Debe emplear preferentemente procedimientos y prescribir fármacos cuya eficacia se haya demostrado científicamente.

No son éticas las prácticas inspiradas en el charlatanismo, las carentes de base científica y que prometen a los enfermos la curación, los procedimientos ilusorios o insuficientemente probados que se proponen como eficaces, la simulación de tratamientos médicos o intervenciones quirúrgicas y el uso de productos de composición no conocida.

El médico tiene el deber de denunciar al Colegio a quien, no siéndolo, ejerza actividades médicas y al médico que no posea la cualificación adecuada a su práctica habitual. Nunca deberá colaborar ni contratar a profesionales que no posean la debida cualificación.

Nos encontramos que, bajo la nomenclatura de moda de “lo integrativo”, se están intentando incorporar verdaderas agresiones contra la profesión médica entre las que podemos destacar las siguientes:

 

  • AYURVEDA: No utiliza ni medios diagnósticos, ni medicación actuales; bajo la premisa de despertar el natural equilibrio del sistema mente-cuerpo para hipotéticamente curarse a sí mismo, este movimiento de origen indio (revelado a la deidad Brahma) incluye fitoterapia y formas de meditación. Similar a la “teoría de los humores” hipocrática (bilis negra, bilis amarilla, flema y sangre), busca un “equilibrio de las distintas fuerzas vitales”. Al igual que con la Medicina Tradicional China, que trataremos más adelante, la esperanza de vida tradicional de este país denota un claro aumento tras la llegada de la medicina occidental, lo que deja en entredicho su efectividad.

    Como en otras terapias que más adelante veremos, algunas de las “hierbas y plantas” que utiliza contienen niveles potencialmente nocivos de plomo, mercurio y/o arsénico. Los usuarios de la medicina ayurvédica pueden estar en riesgo de toxicidad por metales pesados. Sin embargo, es utilizada por millones de personas en el mundo.

    (JAMA. 2004; 292 (23):2868-2873).
    http://www.skeptic.com/eskeptic/13-10-09/

  • HOMEOPATÍA: Fue descrita en 1796 por Samuel Hahnemann que se fundamentaba en dos conceptos, el primero, es el de que una sustancia que provoca los mismos síntomas que una enfermedad posee propiedades curativas de esa enfermedad (“similia similibus curentur”) y el segundo, que esa sustancia o principio activo es más eficaz cuanto más diluido esté en agua. Se sumergen plantas medicinales en un excipiente, habitualmente agua, con el objeto de que “guarde en su memoria” las propiedades curativas de la planta. El siguiente paso es su dilución hasta una composición a una millonésima parte de su molécula inicial. El resultado final es una sustancia (en ocasiones indetectable) con un contenido de más del 99% agua y que puede tratar el mismo síntoma en numerosas enfermedades diferentes.

    Este producto final, excipiente puro indistinguible de otros “de distinta potencia” o incluso de otros productos homeopáticos, puede aparentar ser inocuo. Sin embargo, la realidad social es que encontramos víctimas por factores como el abandono o retraso de un tratamiento adecuado. La consideración general es que puede tener un efecto placebo; pero la ocasional presencia de un efecto placebo, no valida en absoluto su efectividad.

    En la página web “NHS choices” del National Health System Ingles podemos leer que la homeopatía es un "tratamiento" basado en el uso de sustancias altamente diluidas, que los que las utilizan afirman que pueden provocar que el cuerpo se cure por sí mismo. Un informe del Comité de Ciencia y Tecnología de la Cámara de los Comunes de 2010 sobre la homeopatía afirmaba que los remedios homeopáticos no funcionan mejor que los placebos y que los principios sobre los que se basa la homeopatía son "científicamente inverosímiles".

    En mayo de 2017 la Real Academia Nacional de Farmacia ha hecho público un documento titulado “Posición de la Real Academia Nacional de Farmacia en relación con la situación actual de los medicamentos homeopáticos”. Sus conclusiones definen claramente la homeopatía como carente de efectividad y sin pruebas científicas que justifiquen su utilización clínica, peligrosa como alternativa y en situación irregular en nuestro país, siendo necesaria una aclaración y postura oficial que aclare la confusión que existe entre los ciudadanos.

    http://www.ranf.com/images/pdf/academicos/articulos/InformeHomeopatiaRANF.pdf
    Maddox J, Randi J y Stewart WW., ‘High-dilution’ experiments a delusion. Nature 1988; 334: 287-290.
    http://www.nhs.uk/Livewell/complementary-alternative-medicine/Pages/comp...
    http://www.apetp.com/index.php/homeopatia/

    Shapiro AK. Factors contributing to the placebo effect. Their implications for psychotherapy. American Journal of Psychotherapy. 1964; 18: 73-88
    NHMRC Statement on Homeopathy and NHMRC Information Paper - Evidence on the effectiveness of homeopathy for treating health conditions. Australia. 2015.

    https://www.nhmrc.gov.au/guidelines-publications/cam02?
    https://www.publications.parliament.uk/pa/cm200910/cmselect/cmsctech/45/45.pdf
    http://onlinelibrary.wiley.com/cochranelibrary/search/
    https://www.redaccionmedica.com/secciones/sanidad-hoy/la-fda-investiga-la-relacion-entre-homeopatia-y-varias-muertes-de-ninos-5251
    http://www.diariomedico.com/2016/12/19/area-profesional/sanidad/portazo-de-las-sociedades-medicas-a-la-homeopatia

  • NATUROPATÍA: La naturopatía es una alternativa de diversos tratamientos pseudocientíficos que emplean una serie de prácticas calificadas como "naturales", "no invasivas" y como promotoras de "autocuración". Los neurópatas caen en la falacia naturalista de considerar que “lo natural tiene que ser bueno” y que un compuesto de la naturaleza será menos perjudicial que el mismo sintetizado artificialmente. La ideología y los métodos de la naturopatía se basan en el vitalismo y creencias populares, en lugar de la medicina basada en evidencias. El problema fundamental es que los profesionales que se dedican a la naturopatía generalmente están en contra de las prácticas médicas modernas, incluyendo en ocasiones las pruebas médicas diagnósticas, los medicamentos, las vacunas e incluso la cirugía.

    Dentro de sus propuestas la hay más legítimas y que pueden causar algún beneficio o confort a las personas, como la fitoterapia y algunas dietas. Siempre y cuando no se planteen como alternativa o sustitución de los tratamientos médicos actuales. Incluyen la Homeopatía, la Acupuntura y la Medicina Herbal, la iridología, así como el uso de métodos más modernos como Bio-Resonancia, Ozono-Terapia y la Hidroterapia del colon.

    Aunque ya es habitual leer en la prensa noticias con un final triste de tratamientos homeopáticos / naturistas, un ejemplo muy impactante fue el retraso de un tratamiento quirúrgico adecuado del cáncer de páncreas que sufrió el célebre Steve Jobs (co-fundador de Apple) en el año 2004. En el año 2015, el Departamento de Salud del Gobierno de Australia publicó los resultados de una revisión de las terapias alternativas que buscaban determinar si alguna era adecuada para ser cubierta por el seguro de salud; La naturopatía fue una de las 17 terapias evaluadas para las que no se encontró evidencia clara de efectividad.

    Busse, Jason W.; Wilson, Kumanan; Campbell, James B. (November 2008). "Attitudes towards vaccination among chiropractic and naturopathic students". Vaccine. 26 (49): 6237–6243.
    https://sciencebasedmedicine.org/australian-review-finds-no-benefit-to-17-natural-therapies
    http://www.apetp.com/index.php/naturopatia/

  • MEDICINA CUÁNTICA/TERAPIA CUÁNTICA: Hoy en día, las apelaciones a la física cuántica por parte de algunas pseudoterapias constituyen una de las piedras angulares de la pseudomedicina. Las ‘terapias cuánticas’ presentan un aspecto adicional: la creación ex nihilo de algo nuevo por el simple expediente de añadir un adjetivo; eso sí, misterioso y hasta intimidatorio para el gran público (J A de Azcarraga).

    Es probablemente, la máxima expresión del aprovechamiento por parte de la pseudociencia de la ignorancia actual del ciudadano en materia científica. La disciplina se tergiversa y manipula para inocular nociones del tipo “al observar, creamos la realidad o la modificamos”. Proliferan pseudoterapeutas que se hacen llamar “facilitadores en Física Cuántica”, así como pseudoterapias como la bioingeniería cuántica. Todas ellas sin resultados científicos demostrables, practicadas por charlatanes, que manipulan a las personas de buena fe o que pasan por momentos de fragilidad emocional, muchas veces por una enfermedad grave.

    De Azacárraga, JA. De terapias “cuánticas” y otras calamidades. Revista Española de Física. 2016; 30 (4): 1-3. Consultable online en:
    http://www.uv.es/~azcarrag/pdf/2016%20REF%20Terapias%20cuanticas.pdf

  • MEDICINA TRADICIONAL CHINA: Medicina milenaria que utiliza diversos métodos para tratar a los pacientes. Existen hasta 12.807 “medicamentos” conocidos y más de 100.000 recetas médicas registradas en la literatura china antigua, para tratar diversas dolencias y enfermedades. Las plantas y los extractos son los elementos más utilizados en sus medicamentos y juegan un papel al mismo nivel que la farmacología actual occidental o incluso que los antibióticos.

    Utiliza múltiples métodos de tratamiento: La tuina (masaje terapéutico), la Acupuntura, la Moxibustión( aplicación de calor procedente de la combustión de la planta Artemisa), la Ventosaterapia, la Fitoterapia china (utiliza además minerales y animales), la Dietética china y las prácticas físicas con ejercicios integrados de meditación y relacionados con la respiración y la circulación de la energía (chi kung o el tai chi chuan). Sus métodos diagnósticos incluyen la observación, auscultación, olfacción, la anamnesis, la toma de pulso y la palpación.

    Actualmente en China se práctica lo que se conoce como “Medicina Integrativa” que utiliza la Medicina Tradicional China junto a la Medicina actual más avanzada, aunque la tradicional se sigue utilizando por una mayoría de la población, generalmente en los procesos más comunes o leves. Es fácil pensar en el sinsentido que sería actualmente utilizar una supuesta “Medicina Tradicional Occidental” basada en recetas magistrales, purgas, sangrías, dietas, ayunos, venenos, trepanaciones, etc. Es importante señalar que la esperanza de vida en China en 1960 era de 43 años, comparada con los 69 años de nuestro país, donde por esas fechas se iban incorporando todos los avances médicos. En los últimos años con la introducción de la Medicina Integrativa en China han conseguido tener una esperanza de vida de 76 años, aunque lejos aún de la nuestra que esta en 83.08 años. Pese a esto, se intenta introducir cada vez más en nuestra medicina como algo alternativo y novedoso y lamentablemente encontraran sus pacientes.

    Chen K, Yu B. Certain progress of clinical research on Chinese integrative medicine. Chinese Medical Journal, 1999;192 (10):934-937.
    Joan Guarch. Etiología, Exploración y Diagnóstico en Medicina Tradicional China. Natura Medicatrix, nº 2, 34 (17-19) Invierno 1993-94

  • MEDICINA ANTROPOSÓFICA: Fue fundada por Rudolf Steiner, filosofo, escritor, pedagogo y arquitecto austriaco a principios del siglo pasado, que se integro en la corriente teosófica inicialmente (presunta relación con Dios y los espíritus superiores, permitiendo, entonces, el alcance del conocimiento superhumano mediante procesos físicos) y posteriormente, fundó su propia doctrina filosófica “antropofósica”, multifacética y con dedicación a la medicina en uno de sus variados aspectos. Lo que conocemos hoy día como “Medicina Antropofósica”.

    A partir de 1920 inicia su expansión por centro Europa con la colaboración de la Dra Ita Wegman, como una extensión de la medicina convencional o de forma integrativa. La medicina antroposófica es un sistema de tratamiento multimodal integrador que se basa en un entendimiento holístico del hombre y la naturaleza, así como de la enfermedad y del tratamiento. Se desarrolla sobre un concepto de cuatro niveles de fuerzas formativas y sobre el modelo de una constitución humana en tres partes. Utiliza medicamentos de origen vegetal, mineral y animal (existe un laboratorio farmacéutico en Europa dedicado a su comercialización); terapias artísticas, euritmia curativa y masaje rítmico; orientación, psicoterapia y técnicas de enfermería específicas, tales como la frotación externa. Llama al engaño, que los que realizan estas prácticas dicen que deben ser Licenciados en Medicina antes de acceder a la práctica de la Medicina “Antropofósica”.

    Extendida en Alemania y Suiza fundamentalmente, en España se introdujo a finales de los años setenta y actualmente, además de una denominada Asociación Científica de Medicina Antropofósica” (afortunadamente con muy escasos miembros), cuenta con algún instituto o clínica. Es de agradecer que sus prácticas están poco aceptadas por nuestra sociedad; su peligro mayor está en que se definen como “medicina integrativa”, mezclando la medicina actual con sus prácticas cercanas al esoterismo, lo que puede crear, junto a la titulación de sus practicantes, una cierta confusión a los pacientes.

    Kienle GS, Hans-Ulrich Albonico, Erik Baars, Harald J. Hamre, Peter Zimmermann, Helmut Kiene. Anthroposophic Medicine: An Integrative Medical System Originating in Europe.2013 Global Adv Health Med;2(6):20-31.
    http://charlatanes.blogspot.com.es/2012/08/antroposofia-la-secta-y-su-banco.html

  • IRIDIOLOGÍA: El análisis del iris tiene raíces antiguas, pero la iridología en su forma actual fue establecida por Philippi Meyers en 1670. Este método denominado pesudodiagnóstico sostiene que a través de las líneas y manchas del iris del ojo se puede detectar el estado de salud del paciente, así como su historial clínico. Además, sus practicantes afirman que cada zona del iris se relaciona con un órgano, constituyendo una especie de mapa diagnóstico. Si bien algunas patologías pueden mostrar perturbaciones en el iris del ojo, sin lugar a dudas el estado de salud no se refleja en el iris del ojo de los pacientes.

    La medicina convencional rechaza sus postulados y la etiqueta como pseudociencia o charlatanería. No existe ninguna evidencia científica que demuestre que la Iridología posea algún valor como prueba diagnóstica. Múltiples estudios clínicos no han demostrado una exactitud de la iridología mayor de lo esperable por azar.

    La iridología se describe como "la herramienta de diagnóstico más valiosa del naturópata". Algunos naturopatas utlizan la iridología como base para recomendar suplementos dietéticos y/o hierbas. Aunque la iridología se practica en todo el mundo, no existe ninguna prueba científica reproducible que demuestre sus postulados. En Alemania, uno de los países donde está más extendida, hasta un 80% de los Naturópatas practican la iridología, en contra de la opinión de los profesionales de la medicina que afirman además que este pseudodiagnostico no es inofensivo.

    Ernst E. Iridology: A systematic review. Forsch Komplementarmed. 1999 Feb; 6 (1):7-9.
    Simon A, Worthen DM, Mitas JA. An evaluation of iridology. JAMA. 1979 Sep 28;242(13):1385-9.
    Norn M. Analysis of iris: history and future. Dan Medicinhist Arbog. 2003:103-17.
    Ernst E. Iridology: not useful and potentially harmful. Arch Ophthalmol. 2000 Jan; 118 (1):120-1