Table of Contents Table of Contents
Previous Page  10 / 14 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 10 / 14 Next Page
Page Background

Las causas de obstinación pueden incluir, entre otras, las dificultades en la aceptación

del proceso de morir, el ambiente curativo, la falta de formación o la demanda del en-

fermo o la familia.

Es preferible evitar el término “encarnizamiento” porque presupone una cierta intencio-

nalidad negativa por parte de quien lo efectúa.

2.5. Abandono

Consiste en la falta de atención adecuada a las necesidades del enfermo y su familia.

Entre sus motivos destacan la falsa idea de que “ya no hay nada que hacer” y una for-

mación insuficiente en cuidados paliativos, así como el miedo o sensación de fracaso

profesional.

En medicina paliativa, son claros ejemplos de abandono, entre otros, no atender bien los

síntomas del paciente, no utilizar la sedación cuando ésta está indicada o no informarle

adecuadamente.

Abandono y obstinación son los dos extremos de la mala praxis médica en la atención al

final de vida que constituyen una grave vulneración del Código de Deontología Médica.

2.6. Eutanasia

Es la provocación intencionada de la muerte de una persona que padece una enfermedad

avanzada o terminal, a petición expresa de ésta, y en un contexto médico

1

.

2.7. Suicidio médicamente asistido

Es la ayuda médica para la realización de un suicidio, ante la solicitud de un enfermo,

proporcionándole los fármacos necesarios para que él mismo se los administre.

2.8. Consentimiento Informado

Es la conformidad libre de un paciente, manifestada en pleno uso de sus facultades des-

pués de recibir la información adecuada, para que tenga lugar una actuación que afecta a

su salud.

Se fundamenta en la autonomía, que es un derecho de los enfermos que el médico debe

respetar. Evitar el paternalismo tradicional no debe conducir al abandono del paciente

en la toma de decisiones, que ha de realizarse en el contexto de una relación clínica

cooperativa.

La obligación del médico de dar al paciente una información clara y comprensible tiene

dos excepciones: la voluntad del enfermo de no ser informado y la necesidad terapéutica

(cuando el médico dispone de razones objetivas de que la información puede perjudicar

al paciente gravemente en su salud).

1

Actualmente no procede utilizar los términos “Eutanasia involuntaria”, “Eutanasia pasiva” ni “Eutanasia

Indirecta”, porque son situaciones ajenas a esta definición de eutanasia.