Table of Contents Table of Contents
Previous Page  423 / 436 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 423 / 436 Next Page
Page Background

Declaraciones de la Comisión Central de Deontología

7.

Esta Ley es una oportunidad para simplificar la prescripción de fármacos opioides, mediante

la e

liminación de la receta de estupefacientes

que deberá sustituirse por un sistema sencillo

de registro que garantice el necesario control.

8.

La nueva ley debe promover el respeto de la buena práctica médica y de los

códigos de

deontología

de las profesiones sanitarias.

9.

Los pacientes en situación de enfermedad terminal, con una expectativa de vida muy

limitada deben tener derecho a las prestaciones de la Ley de Dependencia mediante un

procedimiento de acceso urgente

, pero limitado en el tiempo a un máximo de seis meses.

10.

Esta nueva ley es una oportunidad histórica para articular un

equivalente a la baja laboral

para el familiar cuidador que facilite la atención del enfermo en el propio domicilio. Esto

supondría un ahorro económico evidente al evitar estancias hospitalarias que son de

altísimo coste, así como una mayor calidad de vida para el paciente.

11.

Una norma legal que se propone garantizar la calidad asistencial en cuidados paliativos debe

contemplar un sistema de

incentivación a la investigación

que respete la especial

vulnerabilidad de los pacientes con enfermedades avanzadas.

12.

Recomendamos que esta norma legal se denomine

“Ley de calidad en la atención al final

de la vida”

, ya que los términos empleados inicialmente (“muerte digna” y “morir con

dignidad”), tienen significados diversos y a veces contrapuestos, lo cual puede inducir a

confusión.

Consideramos que esta ley puede ser una oportunidad para impulsar la divulgación social

de los cuidados paliativos y de la solidaridad con el que sufre, como seña de identidad de la

calidad moral de una sociedad.

Los cuidados que un pueblo presta a sus ciudadanos más frágiles son un exponente de su

grado de civilización. En este esfuerzo colectivo, los médicos y demás profesionales

sanitarios, fieles a nuestra mejor tradición humanística y humanitaria, siempre deberemos

estar comprometidos.

Madrid, 15 de enero de 2011