La Relación Médico-Paciente

Beneficios de la relación médico-paciente Es difícil determinar los beneficios derivados de este modelo relacional, el primer punto que cabría abordar es la mejora del bienestar y la sa- lud de las personas y las poblaciones y la evitación del sufrimiento . El hecho de que los pacientes se sientan cómodos para compartir sus problemas y de que los médicos escuchen atentamente, produce una orientación diagnóstica precisa y satisfactoria, así como una reduc- ción de las pruebas complementarias e intervenciones innece- sarias . El respeto de la idiosincrasia del paciente y el entendimiento de su contexto social trae consigo una elección del tratamiento indi- vidualizada y adecuada a las expectativas y a las realidades de los pacientes . Cuando el paciente se siente implicado o autónomo en la toma de decisiones, y las circunstancias en las que vive son teni- das en cuenta, se produce una mayor adherencia al tratamiento . En definitiva, desde esta óptica, la relación médico-paciente aporta una mejora del bienestar de individuos y poblaciones, una reducción de las desigualdades en salud y una disminución de los recursos humanos y materiales invertidos en el proceso asistencial. No obstante, los beneficios de la relación médico-paciente tras- cienden esta perspectiva consecuencialista y utilitarista de la mejora de los resultados en salud y la reducción del coste. Existe un beneficio inherente al elemento relacional que convierte la Relación mé- dico-paciente en un fin en sí mismo . En una sociedad cada vez más individualista y en la que la soledad es uno de los grandes males a la que se enfrentan los ciudadanos, la rela- ción médico-paciente se posiciona como uno de los pocos garantes con- tra el aislamiento. Es un espacio en el que las personas pueden encontrar consuelo y ayuda, y un ser humano que le ofrezca bidireccionalidad y confianza mutua . Además, en esta correspondencia se establece un clima de valores: confianza, como vertebrador de la relación; seguridad y veracidad entre las partes; utilidad para el individuo y el conjunto de la sociedad donde esta relación tiene lugar; y por último y no por ello me- nos importante, aporta el valor de la humanización , elemento esencial en una sociedad donde las personas son tratadas como números o como bienes materiales. La escucha del paciente nos permite adentrarnos en la 38

RkJQdWJsaXNoZXIy ODY0MDA=