Tener residente, ser residente. Las muchas caras de la docencia rural

Dr. José Félix Sastre García, Médico de Familia, Médico Rural, Espinoso del Rey y La Fresneda de la Jara, Centro de Salud De los Navalmorales
Vocal de Atención Primaria Rural del Colegio de Médicos de Toledo y miembro del Grupo Rural de la SCAMFYC

 

Suena el despertador. Me levanto sin energías. Me acosté tarde. Lo último “útil” que hice fue leer en el Farreras acerca las diarreas por Giardia. Pensé en ello ayer, cuando nos despedía la cuidadora cubana de María, y se quejo ya en la puerta de dolor abdominal y diarrea que sufría desde que había vuelto de las vacaciones de navidad de casa de su hermano, en la Habana.


La cocina está a oscuras. Es pronto. A pesar de las ventanas con las persianas levantadas no hay luz. Está nublado. En realidad llueve un poco. He dormido poco, el día es deprimente, tengo muchas cosas que hacer que no pueden esperar…”muy útiles”…Me pregunto como será ir a trabajar de algo en lo que todo no sea tan imprescindible, que es como a veces yo lo siento, que sólo yo puedo hacer determinadas cosas, y que las tengo que hacer sin remedio y como mejor sepa…pues sólo estoy yo…yo, yo, yo...


A la puerta del Garaje está Enrique, “wthasappeando”. Cuando me ve, sonríe. Se busca algo en el bolsillo y se saca una hoja arrugada…¡Son preguntas!   
No llevo 5 minutos conduciendo, y 2 preguntas comentadas (que no contestadas), cuando noto que las nubes se abren, hay mas luz, el café me ha hecho efecto por completo, y tengo ganas de seguir escuchando las preguntas de Enrique, algunas de las cuales nos obligarán a hacer visitas a domicilio no esperadas…pero que no me importa, al contrario, que estoy deseando hacer.


Y el día se sucede así, con preguntas, más preguntas, comentarios y muchas visitas, algunas evitables. Pero parece que hoy me interesa más que otras veces hablar, escuchar, mirar y sentir, y luego compartir…


Si, compartir, y así aprender y crecer, el residente, y yo que soy su tutor, y ambos, nosotros, que somos compañeros.


A veces bálsamo, a veces tónico, a menudo estimulante, y siempre inspirador y motivador…eso es tener Residente, eso es participar en la docencia, eso es compartir mi trabajo y, a cambio, que buen cambio, enriquecer mi trabajo, mis sensaciones, mis percepciones, los juicios que hago, que se vuelven mucho más frescos, vivos…si, eso, muy vivos.


Me he despertado antes de que suene el despertador. Aunque los días se hacen largos y tenemos mucho coche, me está encantando la rotación rural. Es genial que el tutor sea libre y dueño de todo, y parece capaz de todo. Da la sensación que el pueblo “arranca a vivir” cuando él llega.


Vemos de todo. Siempre atendemos a no menos de menos de 30 pacientes, incluidos 2 avisos y alguna infiltración o alguna cirugía menor, y son frecuentes las ecografías al principio de la mañana. Pero da la sensación de que tenemos tiempo, no es el estrés de otros lugares, otras rotaciones. 


Y es tan diverso. Los martes quedamos entre pueblo y pueblo a tomar café y discutir casos con la Asistente Social. Los miércoles, siempre, Reunión de Equipo. Los martes y viernes, frecuentemente, Ecografías en ayunas, y algunas incluso, sobre la marcha. Sobre la marcha infiltramos. El viernes pasado di una charla a los mayores sobre el estreñimiento. La pena es que “los estreñidos” son los que se quedan en casa, pero…Eso dice mi tutor rural, que es muy frecuente que los enfermos estén en su casa…Y que muchos, que están enfermos, no saben que lo están, y hay que buscarlos o “pillarlos”…Ja, ja, ja, pillarlos…Cuando vamos en el coche de visitas, lo hacemos con las ventanillas bajadas y mirando a todos los lados…como andan, que gesto tienen, quien va al BAR…remoloneamos en la plaza, aceptamos un café, que no una cerveza y aprovechamos a “cotillear”…más que visita médica parece que “estamos de patrulla”, je, je, je…


Llevo mes y medio y ya me conocen muchos por la calle. Me preguntan si me voy a quedar o, algunos que saben más, que dónde tengo que ir después.


Existen muchas personas mayores y, eso, lo hace muy interesante, pues se ve mucha patología crónica. Pero no veo enfermedades, no. Veo a familias con su abuelo enfermo, como se organizan o como no lo hacen, como sufren o como encuentran sentido y llenan sus vidas, acompañando y cuidando. Y, en alguna ocasión, he sentido que yo participaba en ese sistema, en alguna ocasión como un intruso en una ceremonia secreta, en muchas ocasiones como un invitado muy especial y muy valorado, casi imprescindible…No quiero que se acabe esta rotación y, además, tengo aun tantas dudas y preguntas que hacer.


Que entretenidas son las sesiones cuando viene el residente de mi compañero. Como se ríe, que ganas tiene. Nos transmite su energía, su buen humor.
Hace unas presentaciones muy amenas. Como ha estado rotando por muchos sitios, y tiene que hacer muchas sesiones, se le nota la práctica. El otro día estuvo conmigo, porque mi compañero no podía venir a la consulta. Fue un día distinto, muy entretenido. El me ayudo con un Electrocardiograma que me planteaba dudas. Menos mal que estaba. Después, estuvimos valorando la radiografía de un paciente mío. Después el me pregunto por la radiografía de un paciente que el atendió en urgencias. A mi siempre me ha gustado mucho la radiología de torax y, porque negarlo, disfrute mucho de ese, mi momento. Y a el le gusto. Después estuvimos discutiendo acerca de los nuevos y de los antiguos antidiabéticos. Ha estado rotando en Endocrino hace poco y tiene, muy fresco, lo de los antidiabéticos…a los nuevos antidiabéticos me refiero…

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.