Troncalidad sine die

El autor de este post, el Dr. José Luis Garavís, analiza la situación de la Troncalidad definida como el conjunto de competencias comunes a varias especialidades médicas que permite la agrupación de éstas y de su proceso formativo durante un tiempo determinado. Por lo que respecta a Atención Primaria, a día de hoy, el Foro de Médicos de A.P:, como recuerda, ha dejado de prestar su apoyo a este proceso y amenaza con pedir la exclusión de Medicina de Familia del tronco médico si no se reforma el formato actual


Es indudable que a través del sistema MIR, se ha alcanzado un nivel de competencia muy alto de los médicos españoles,  pilar fundamental en el que se ha basado la espectacular y progresiva mejora de la calidad asistencial y de la salud que ha experimentado la población española. Pero también ha conducido a una progresiva superespecialización de los profesionales, al requerirse un número cada vez mayor de especialistas dedicados a parcelas muy concretas de su ámbito de conocimiento. Esta superespecialización tiene innegables ventajas, ya que mejora la calidad de la asistencia terciaria y favorece el avance en el conocimiento mediante la investigación y la docencia, aunque también tiene algunos inconvenientes a otros niveles asistenciales, al provocar la atomización de la asistencia a un mismo paciente e, incluso, la desconexión entre los distintos profesionales con diferentes áreas de interés. 
Esta necesidad de múltiples especialistas para un mismo proceso, es debida a que la superespecialización conlleva una menor o incluso nula formación en aspectos básicos y genéricos de la medicina que todo médico debería poseer para el manejo de los procesos más comunes y prevalentes.


Con objeto de corregir esta situación y mejorar la formación común o básica de nuestros médicos especialistas, la Ley 44/2003, de 21 de Noviembre, de Ordenación de las Profesiones Sanitarias (LOPS) contempla un replanteamiento de los programas formativos mediante la inclusión del concepto de troncalidad. 

La troncalidad en formación especializada podría definirse como el conjunto de competencias comunes a varias especialidades médicas que permite la agrupación de éstas y de su proceso formativo durante un tiempo determinado. 

Ya desde el principio se apreciaron una serie de aspectos positivos o ventajas que podía aportar la troncalidad:
-Diversifica la formación para favorecer el aprendizaje de la resolución de los problemas desde diferentes perspectivas y distintos niveles asistenciales.
-Mejora la continuidad de la atención y evita que los pacientes con una misma enfermedad sean atendidos simultáneamente por varios especialistas. 
-Favorece la coalición entre especialidades y no la competitividad. 
-Adecúa el sistema formativo al itinerario de los pacientes. 
-Mejora la formación global del especialista. 
-Favorece la adaptación del especialista a diferentes entornos asistenciales y sociales.

Pero también no pocos inconvenientes o dificultades para su implementación:
-Mapas competenciales no suficientemente definidos en múltiples especialidades médicas. 
-No todas las especialidades son susceptibles de ser agrupadas mediante troncos. 
-La delimitación clásica de especialidades médicas, médico-quirúrgicas y procedimentales no es un criterio suficiente, ni en algunos casos pertinente para la agrupación de todas las especialidades. 
-Complejidad organizativa de la formación. 
-Complejidad en los procesos de acreditación. 
-Posible ruptura de un buen sistema formativo.
-Riesgo de prolongación de tiempos de formación no justificada.

Desde las Vocalías de Atención Primaria de la OMC se ha venido apoyando este proceso porque con la troncalidad la Atención Primaria se constituiría en lugar de aprendizaje básico, posibilitaría la circulación de todos los MIR por los centros de salud y el contacto con los médicos de familia, lo que conllevaría un mejor conocimiento de la Atención Primaria por los demás especialistas.

Pero en el ya largo desarrollo del proceso se ha venido produciendo un cambio de posicionamiento pues se considera que se está desvirtuando el sentido de la troncalidad, no se están atendiendo ninguna de las propuestas de la Comisión Nacional de la Especialidad ni del Foro de la Atención Primaria y, si no se subsanan los errores previos,  la AP no tendría el peso que le corresponde en el proceso formativo del tronco médico, pasando a ocupar un lugar secundario. Por ello, el Foro de la Atención Primaria ha dejado de prestar su apoyo a este proceso y amenaza con pedir la exclusión de Medicina de Familia del tronco médico si no se reforma el formato actual, pues considera que este no permite alcanzar los objetivos establecidos en el Real Decreto de Troncalidad y en la Estrategia de Abordaje de la Cronicidad del Ministerio de Sanidad, e incumple también la resolución de la Dirección General de Recursos Humanos (de 15 de junio de 2016) que acordó incorporar la rotación por Primaria en los programas de formación sanitaria especializada.

En diciembre de 2016 el Tribunal Supremo declaró la nulidad del Real Decreto 639/2014 que regula la troncalidad, por ser insuficiente su memoria de impacto económico. Se sigue trabajando en el proyecto pero, en las versiones posteriores de los borradores, el panorama para la Primaria no ha cambiado. Parece que las dificultades están resultando insalvables y la troncalidad aplazada sine die. 
 

Comentarios

En este tema de la troncalidad nos encontramos el mismo problema que en todo lo referente a los problemas que tiene la atención primaria , se nos pide colaboración y al final lo que hemos aportado no se tiene en cuenta para nada.

Tienes razón,nos hacen poco caso, pero cargados de razones y argumentos, seguiremos insistiendo.