Ministerio de Sanidad

El CGCOM apuesta por el enfoque One Health en las alegaciones al Real Decreto de Vigilancia en Salud Pública

El Consejo General de Colegios de Médicos (CGCOM) ha anunciado las aportaciones que proponen para el Proyecto de Real Decreto de Vigilancia en Salud Pública, que se encuentra en estado de consulta hasta el pasado 2 de marzo. El documento busca establecer el marco normativo en el que se desarrollará la vigilancia de salud pública en España en los próximos años


Madrid medicosypacientes.com

Entre las propuestas que se realizan para el Proyecto, el Consejo General de Colegios de Médicos (CGCOM) aboga por la creación de una Red Estatal de Vigilancia en Salud Pública con un enfoque One Health, siguiendo las recomendaciones que se recogen en la “Guía tripartita para hacer frente a las enfermedades zoonóticas en los países” elaborada por la Organización Mundial de la Salud, la Organización Mundial de Sanidad Animal y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (2019).

Siguiendo lo establecido en dicha guía, el CGCOM propone que la Red Estatal de Vigilancia en Salud Pública esté liderada por un Comité de Coordinación Multisectorial Estatal integrado por representantes de la salud humana, la sanidad animal y el medio ambiente (comprendidas la sanidad ambiental, la flora y fauna silvestre y la vigilancia entomológica) así como representantes de los ámbitos que se consideren oportunos para cubrir los factores sociales y culturales que condicionan la salud de la población. En dicho Comité también consideran que debería incluirse a personal del ámbito de la comunicación con el objetivo de armonizar los mensajes entre los sectores implicados. 

Este Comité de Coordinación Multisectorial Estatal debería cumplir con las funciones de liderazgo y coordinación interministeriales necesarias para la formulación de políticas que consideren sistemáticamente las implicaciones para la salud de las decisiones en todos los sectores, la planificación estratégica y la asignación de recursos.

Asimismo, creen que debería asumir la coordinación técnica necesaria para garantizar que se adopte un enfoque multisectorial One Health y que exista una alineación entre las estructuras administrativas existentes y las actividades técnicas que realizan de cara a preservar la salud de la población.

El Consejo de Médicos considera que la Red Estatal de Vigilancia en Salud Pública debería contar con los recursos, incluidas las tecnologías necesarias, para interconectar los datos de salud humana, salud animal, salud ambiental y seguridad alimentaria para realizar un análisis avanzado de toda esta información y poder desarrollar los mecanismos para la prevención, detección precoz y contención en origen de las enfermedades, como también construir modelos matemáticos predictivos en base al análisis masivos de datos multidisciplinares usando las nuevas tecnologías digitales.

La Red Estatal de Vigilancia en Salud Pública, gobernada por el Comité de Coordinación Multisectorial Estatal, debe para el CGCOM ser el eje vertebrador que articule toda la actividad desarrollada por el Centro Estatal de Salud Pública, incluyendo el seguimiento y evaluación de la Estrategia Estatal de Salud Pública.   

Apuesta del CGCOM por el enfoque One Health

Desde el CGCOM se resalta la importancia de tener en cuenta este enfoqueque está recogido en el Plan Estratégico de Salud y Medio Ambiente (PESMA) y que recogió la necesidad de abordar la salud desde la perspectiva One Health, poniendo de relieve la importancia de interconectar los datos de salud humana, salud animal y salud ambiental para desarrollar sistemas de vigilancia, predicción y prevención eficaces para reducir el impacto de los factores de riesgo para la salud y el bienestar de la población, a la vez que permitiría una adecuada relación coste/efectividad de la gestión de los recursos.

La creación de una Red de Vigilancia en Salud Pública multidisciplinar en base al concepto One Health permitirá para el CGCOM aumentar el conocimiento científico y técnico sobre los múltiples riesgos para la salud pública ayudando a la construcción de políticas sanitarias más acertadas y adecuadas a las necesidades y riesgos reales, y sobre todo enfocados a la prevención.

Asimismo, mejorará la eficiencia, la eficacia y la calidad de los procesos epidemiológicos y clínicos; y aumentará la capacidad de respuesta rápida, acertada y eficaz ante las amenazas emergentes para la salud pública, con capacidad para desarrollar modelos predictivos y en tiempo real con alta capacidad de detección precoz de eventos de salud pública disminuyendo considerablemente el impacto sanitario, social y económico.