Los médicos advierten: el cambio climático es la mayor amenaza contra la salud

“El cambio climático es la mayor amenaza contra la salud a la que nos enfrentamos en las próximas décadas”, Pedro Cabrera, presidente del Colegio de Médicos de Las Palmas, se hizo eco de la declaración de la OMS hoy en la exposición a medios sobre la Alianza Médica contra el Cambio Climático


Las Palmasmedicosypacientes.com/ COM Las Palmas

La Institución palmense es promotora de esta iniciativa a nivel nacional bajo el paraguas del Consejo General de Colegios de Médicos, que aglutina a todos los Colegios de Médicos de España. 

¿Y qué pueden hacer los médicos para luchar contra el cambio climático?

El presidente del Colegio de Médicos de Las Palmas puso de relieve que, como médicos, “pueden recomendar a los pacientes acciones sin coste que tendrían implicaciones positivas sobre su salud y contribuyen al cuidado del planeta” como consumir alimentos de proximidad o realizar los trayectos cortos a pie, entre otros. Una acción sencilla con un gran impacto es la prescripción de fármacos verdes, con envases y dispositivos menos contaminantes. 

Los sistemas sanitarios de salud son una fuente de contaminación a la que no se le ha prestado la atención debida. Si se considerara un país, sería el quinto productor de CO2 del mundo. “Para hacernos una idea, el sistema sanitario español contamina como 3 500 000 de coches circulando durante un año”, desveló Cabrera. 

Pedro Cabrera como neumólogo lo ejemplificó con los inhaladores presurizados. Estos contienen gases de efecto invernadero, inocuos para el ser humano pero, explicó, que “cada cartucho contamina tanto como los producidos por un coche convencional al recorrer 300 km.”. Casi la totalidad de los fármacos que se venden en formato de inhaladores presurizados pueden ser sustituidos por el mismo principio activo por otros formatos no presurizados como el polvo seco o la niebla fina”. 

La venta anual de estos inhaladores presurizados en España se sitúa alrededor de 15 millones de unidades. Esto equivale en gases invernadero a 355 000 coches circulando durante un año, solo este formato de presentación de medicamento.

El conocimiento del daño que hace el cambio climático a la salud es un deber ético del médico. “Los médicos, éticamente, no pueden mirar hacia otro lado para combatir el cambio climático”, sostuvo Pedro Cabrera, “deben y pueden actuar desde el ámbito social y desde el profesional”, prosiguió. De acuerdo con el presidente del Colegio, “la concienciación a los profesionales es el primer paso” y a continuación, “desde todo el colectivo médico a los pacientes; los médicos con nuestra palabra y consejo podemos crear conciencia social sobre el cambio climático”.

Alianza Médica contra el Cambio Climático

La intención es que desde las administraciones se cuente con la Alianza Médica contra el Cambio Climático como un asesor. Este proyecto se encuentra con el respaldo del Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de la OMS, la Oficina Española de Cambio Climático, la Representación de la Comisión Europea en España, la Oficina del Parlamento Europeo en Madrid (lugar donde se presentó el pasado 27 de enero), y del Ministerio de Sanidad.

Mediante esta Alianza Médica contra el Cambio Climático la corporación médica se compromete, en representación de los 270 000 médicos que ejercen en España, a sensibilizar al conjunto de médicos españoles para combatir el cambio climático y tomar una postura proactiva en la descarbonización de la sanidad, el cumplimiento de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Asimismo, Cabrera afirmó que “la lucha médica contra el cambio climático es pura medicina preventiva”, y que la idea de la inclusión “es la idea de todo el mundo médico trabajando en este sentido”. “No podemos permitirnos contribuir a la pérdida de salud de la población a desestabilizar a nuestros enfermos crónicos de respiratorio o cardiovascular”, concluyó. 

El cambio climático es un hecho, inequívoco, demostrado científicamente. Está provocado por el calentamiento global, un fenómeno natural pero que la acción del hombre ha multiplicado en exceso por la emisión de gases de efecto invernadero, CO2 principalmente entre otros. “El ser humano ha liberado cantidades muy problemáticas dióxido de carbono, ahora tenemos las consecuencias, no solo para el planeta sino para nuestra propia salud”.

Ya en la actualidad, “la salud se ve muy condicionada con el incremento del calentamiento global”, adelantó el presidente del Colegio. La llegada de nuevas enfermedades, explicó, “se verá amplificada por el aumento progresivo de temperaturas, inundaciones, sequías, migraciones de mosquitos y otros vectores de enfermedades”. Llevamos años en un progresivo aumento de las temperaturas extremas y de las olas de calor. La mayor cantidad de muertes en Europa se producían históricamente en invierno, en la actualidad, este fenómeno se ha trasladado a verano. 

El aumento de las temperaturas es desigual en nuestro planeta, esto provoca problemas y graves consecuencias, en algunas zonas asciende más que en otras. Esto provoca a su vez, graves inundaciones en algunas áreas y severas sequías en otras. Las aguas estancadas unidas al calor están provocando proliferaciones de bacterias en agua que provocan diarreas. Las temperaturas altas están provocando las migraciones de mosquitos, los que provocan la malaria, dengue, etcétera ya están asentados en lugares antes nunca vistos. E irá a más. 

Más información sobre la Alianza Médica contra el Cambio Climático